Correo Cartas, fax, ‘e-mails’ XLS 1408

El bloc del cartero

Alegría

La carta de esta semana es una de esas que a uno le habría gustado no poder premiar jamás. Una de esas cartas que ojalá nunca nadie hubiera escrito, por no existir causa para ello. Ojalá nunca hubiera habido gente entre nosotros que se creyera autorizada a sustraerse, para sus caprichos particulares, a las restricciones que pesan sobre el común de los ciudadanos. Entre ellas, la de tener que pagar impuestos por los beneficios en especie y dinerarios derivados del trabajo, la actividad profesional o lo que quiera que hicieran los titulares de las tarjetas negras de Cajamadrid para tener derecho a pasar una y otra vez el plástico ahora ominoso en restaurantes, grandes almacenes y cajeros automáticos. Era, como dice nuestra lectora, la vida alegre. Que hoy muchos ciudadanos han de juzgar desde su tristeza.

Artur y la Sibila.Si se mira con atención cualquier reproducción de los frescos de la Capilla Sixtina, se verán unas figuras femeninas intercaladas entre los profetas. Dichas figuras, paganas, recibían el nombre de Sibilas. Eran adivinas que profetizaban el destino de todos cuantos a ellas acudían. Tomaban el apellido de su lugar de procedencia, siendo las más famosas la de Delfos y la de Cumea. Cuenta la leyenda que la primera Sibila conocida, la de Delfos, se subía a una roca y, en forma de verso, cantaba sus profecías. Lo más característico de sus respuestas era una ambigüedad que a veces se prestaba a confusiones. Artur Mas debe de haber consultado a la Sibila de Cataluña por su destino y el de su país, y solo él sabe qué destino le ha adivinado, pero no es difícil predecir que le ocurra como a aquel soldado que acudió a la Sibila de Delfos para conocer su destino en la guerra. Irás, volverás, no morirás en la guerra , fue la respuesta que obtuvo el joven. Pero el soldado murió en combate, y los atribulados familiares exigieron una explicación a la adivina por no haberle contado la verdad de su destino final. La explicación que les dio Sibila no dejó lugar a dudas. El soldado me entendió mal, realmente lo que le dije fue. ‘Irás, volverás no, morirás en la guerra’ . Alfredo Rodríguez Blázquez. Ávila

Si fuera por ahorrar Hoy he ido a visitar a mi abuela y la he acompañado con sus amigas, sentado en la terraza de un bar. He disfrutado como un niño pequeño de sus conversaciones y las risas cotidianas con las que pasan la mañana. Hasta me he permitido, con la libertad que da el café matutino, hablar un poco de temas de actualidad. A todo esto ha aparecido una señora. 95 años nada menos. Me ha saludado alegremente y enseguida se ha puesto a departir con el resto los tejemanejes de su mañana, haciendo reír a gusto a las demás y con un ímpetu envidiable. Cuando se ha ido, hemos vuelto a la conversación que nos atenía. Una radio o un periódico había avisado de una ley que, sin vergüenza alguna, proponía marcar a los enfermos terminales y ‘cortarles el grifo’ de tratamientos, ya que son una inversión a fondo perdido, que hay que ahorrar. La indignación ha reverberado un rato por la mesa, yo aún me he quedado un rato más pensando. si fuera por ahorrar, a lo mejor hoy ni siquiera conocía a esa agradable señora de 95 años. Guillermo Nevot Sánchez. Zaragoza

Autopista de nadie.La autopista Cartagena-Vera recorre 110 kilómetros y ahorra al viajero conducir por la carretera convencional, con las curvas y visibilidades reducidas que conlleva. Pero ese paraíso del asfalto se convierte para el que lo transita en una suerte de Ruta 66 made in Spain sin la emoción de la original. Me cruzo con menos coches que dedos tengo. Imagino a los que estudiaron el proyecto en su estado fetal, que preveían casi diez mil vehículos diarios de tránsito. Necesito ir al baño, pero una estación de servicio aquí es como un político honrado; ni se ve ni se le espera. Da tiempo a pensar, a asemejar este tramo a los inicios profesionales de jóvenes como yo. Desierto. Prefiero cambiar de camino. Me voy de esta autopista de nadie. Me voy de este país para pocos. Llamadme cuando quiten los peajes. Silvia Nortes Manjavacas. Murcia

Un punto de vista.Su peregrinación ocurre en julio y agosto, aunque nos visitan en cualquier momento del año y, lo que es más, tienen presencia internacional. No están organizados, no tienen un uniforme estándar, son numerosos, marchan sin un orden aparente y están exhaustos de caminar. Aun así utilizan sus últimas energías en blandir sus armas. tabletas, smartphones y cámaras que disparan sin cesar. Son un nuevo tipo de invasor, diferente al clásico; ni destruyen, ni saquean ni expropian; al contrario, nutren las arcas del Estado como las de los hosteleros, comerciantes y vendedores ambulantes. La desventaja es que substraen algo inmaterial, hoy poco valorado aunque muy valioso, más que el dinero quizá, debido a su rareza en esta época frenética. nuestra paz y tranquilidad. A Cossío. Vitoria-Gasteiz (Álava)

La carta de la semana

Por qué la he premiado

Por la lección, que bien puede valer para cualquiera, pero sobre todo para los que siempre hallan una excusa a sus tropelías.

La vida alegre. Parece que algunos altos cargos de las finanzas recitaron aquello de corramos un tupido velo , y así inventaron las tarjetas opacas. Fondos reservados en forma de tarjetas ‘fantasma’. Más de una década fundiéndose millones de euros sin justificar su gasto. restaurantes, hoteles, viajes, ropa, supermercados, efectivo desde cajeros Y por si fuera poco, a algunos la declaración de la renta les salía a devolver. El robo del furgón blindado del Dioni es, comparado, una simpática travesura. Cuando el agujero económico era inconmensurable, lloraron y los rescatamos. Me refiero a nosotros, nuestros hijos y nuestros nietos. Dice el socialista Pedro Sánchez que hay que pedir explicaciones, pero a estas alturas que les quiten lo bailado, por muchas dimisiones que se pidan. Tenemos bastante que aprender del resto de Europa en cuanto a transparencia y calidad democrática. Sirva como ejemplo el exhaustivo chequeo a Arias Cañete, para ostentar el cargo de comisario de Medio Ambiente y Energía de la CE. La vida alegre es para la cúpula de la sociedad, esa que aplasta las espaldas de una especie en peligro de extinción. la resignada y venida a menos clase media. Maribel Núñez Arcos. Badajoz

XLSemanal quiere agradecer la colaboración de sus lectores premiando al autor de la carta de la semana con esta FNAC TABLET 3.0, de 8 pulgadas, valorada en 190 euros.

Nuestro TOP 5

¿De qué han escrito este mes nuestros lectores?

Géneración Y, ¿Qué futuro? *****

El atolladero catalán ****

Vuelta al cole ***

La amenaza del ébola **

La deuda del billón *

Cuando el río suena Hipotecados; divididos; con los jóvenes apenas esperanzados; muchos, evadidos. Y, sin embargo, algo habrá que hacer.

Rectificar es de sabiosEl brazalete que luce la actriz Elisa Mouilaá en la página 41 del número 1407 no es de la marca Uno de 50, sino de Aristocrazy. La chaqueta de Emporio Armani que aparece en la página 53 de la misma revista, en el reportaje Polos opuestos, estará a la venta desde el 10 de noviembre.