Correo Cartas, fax, ‘e-mails’ xls 1428

El bloc del cartero

GINER

Ya sabemos todos que lo que ocupa el centro de atención son otras cosas, pero dos de las cartas de esta semana van sobre educación. Cada una a su modo, ambas ponen de manifiesto nuestro gran fallo sistémico. la falta de un verdadero y responsable consenso nacional sobre un asunto de primer orden. Ese mal aflora en nuestra carta premiada, de una estudiante responsable que no quiere sumarse a algaradas sin contenido, pero tampoco se siente representada por los criterios ministeriales. O en la que recuerda, en medio del olvido general, a Giner de los Ríos, que hace ya más de un siglo soñó para España una educación libre de sectarismos. Cada año, cada día, cada segundo que pasa, resulta más escandaloso y lacerante que sigamos careciendo del pacto educativo que poseen las sociedades civilizadas.

Sin medallaReleo Imán, de Ramón J. Sender y, como siempre, termino la lectura con una acumulación de bilis en el estómago, y en esta ocasión la acumulación es mayor, al coincidir con un aniversario personal. En estas fechas, hace trece años, formé parte del primer grupo de militares españoles que llegó a Afganistán. allí estaban un grupo de periodistas, cámara en mano, para sacarnos al día siguiente en el telediario y los periódicos. A una semana de finalizar la misión, debí volver a territorio nacional para realizar unos exámenes de ascenso. A mi llegada a la base aérea de Zaragoza, nadie estaba para recibirme. Dos días permanecí acuartelado sin poder ver a mi familia, ya que un teniente coronel quería hablar conmigo, pero se encontraba de permiso. La reunión no duró ni cinco minutos. Actualmente, el personal que permaneció en zona de operaciones, en el primer año de la misión de Afganistán, no tiene medalla, ya que esta se creó con posterioridad y sin carácter retroactivo. Estoy muy orgulloso de mi servicio a mi país y ojalá tenga la oportunidad de volver a servirlo en el futuro; solo deseo prender mi medallita a la guerrera, porque en palabras de Viance, el protagonista de Imán. Si se va sin nada, parece que uno ha sido para poco . No pierdo la esperanza. en este país ‘solo’ hemos tardado 75 años en darles la Laureada de San Fernando a los héroes del regimiento Alcántara. F. M. Valladolid

EleccionesVan apareciendo las personas que se presentan voluntarias para la tarea.Son muchas y casi todas jóvenes. Quieren dirigir el reparto de los huevos producidos en el corral. Insisten en que los criterios de distribución deben ser diferentes. Muchas proceden del funcionariado o de la enseñanza y todas son especialistas en teoría teórica. No hay ningún granjero. estos saben bien lo que cuesta mantener llena la cesta.Todas ‘saben’ cómo se debe repartir el contenido de la cesta, pero nadie sabe (ni interesa) cómo hacer para que la cesta siempre tenga huevos. Dotados de una fe ciega, creen que las gallinas los ponen porque sí. Ignoran que, si no se alimenta, se cuida y se repone el gallinero, las gallinas no ponen huevos. Incluso se mueren.Cuando nos pregunten nuestra opinión, daremos el voto a favor de una idea que sonaba bien , que prometía mucho . Ya será tarde. Luego no habrá nada que repartir. Ángel Alduan. Pamplona

Invertir en salud es rentablePor mis casi 30 años trabajando en un laboratorio farmacéutico, puedo hablar y opinar de la rentabilidad de la industria farmacéutica. Puedo decir y agradecer la cantidad de puestos de trabajo que genera, pero, al mismo tiempo, ahora que ya estoy jubilado y no corro el riesgo de ninguna represalia, también quiero manifestar su escaso interés por moléculas que no sean rentables económicamente. En el número 1425 del XLSemanal, venían dos artículos que ilustraban perfectamente lo que digo. De un lado, la investigación sistemática y sistémica de la píldora para la obesidad. Son muchos, millones de obesos, y el mercado es lo suficientemente atrayente y rentable. Sin embargo, también venía un excelente reportaje sobre los niños afectados por el síndrome de Angelman, que, al ser escasas (afortunadamente) su incidencia y prevalencia, pocos laboratorios investigaban. Amplio es el abanico de dismorfologías o síndromes que carecen de medicación adecuada para su tratamiento. Los gobiernos debieran exigir a los laboratorios un porcentaje de beneficios e investigación en I+D+i para poder sufragar este tipo de investigación en patologías no rentables para la industria, pero muy necesarias para las criaturas que las padecen. Antonio Luis Gallardo Medina. Granada

Centenarios olvidadosParece que solo los eruditos, o quienes se presumen ilustrados a espaldas del vulgo educado por un aparato electrónico, rinden merecido homenaje a quien fue un pionero en las estrategias en educación como principal arma contra la incivilización humana en España. Esto explica que en nuestro país casi nadie haya recordado la figura de Francisco Giner de los Ríos. Este rondeño, fallecido hace cien años, propuso un modelo de excelencia académica que pretendía crear una sociedad más avanzada y cívica desde el punto de partida de la educación, libre de contaminaciones ideológicas o religiosas y basada exclusivamente en el sentido común. Muchos centros educativos, e incluso calles de nuestras ciudades, han sido bautizados con el nombre de este filósofo pedagogo, pero, en los tiempos en los que la educación ha sido usada como arma arrojadiza política, nadie parece recordar que hace cien años desapareció un pionero pensador cuyas teorías podrían sacar a este país del vacío ideológico en que tristemente hoy se debate. Cossío definió así la lucha de Giner. y a España la salvación ha de venirle por la educación . Pablo Cambronero. Sevilla

A esos bares Bares trasnochados, con rótulos ochenteros que aún se pueden ver en cualquier punto de la geografía española. Refugio de gentes de paso que buscan un café caliente y un baño donde poder desahogar la vejiga. Bares de pequeños pueblos que se transforman en ocasiones en autoservicios y centros de día. Puntos de información, lugares de encuentro para beber y cerrar tratos. Y ahí, siempre paciente, él o ella detrás de la barra, en horario ininterrumpido y un día detrás de otro. Ana Belén López García. Sevilla

La carta de la semana

Por qué la he premiado Porque de vez en cuando conviene prestar oído a esas otras voces que normalmente resultan acalladas por el ruido.

Mentes jóvenes, país viejo Querido ministro Wert. me dirijo a usted no con el propósito de la mayoría de los españoles; creo que las quejas o los insultos solo fomentan un pesimismo que intento vencer. Somos cientos los estudiantes que no entendemos su reforma, pero tampoco deseamos ir a la huelga. los sindicatos están llenos de esa parte del alumnado que aparece por las aulas para el examen, además de ser de una ideología tan radical que no encontramos nuestro lugar en ellos. Quiero asistir a las clases que he pagado. La Universidad es el centro de la formación, de la educación, de la cultura. Sin embargo, todo consiste en recibir una teoría extensísima que un profesor cuenta con prisa para acabar el temario. Se acabaron los debates, hacer reflexionar al alumno, propuestas de mentes jóvenes para mejorar un país viejo. No hay tiempo y no salimos bien preparados. ¿Y ahora desean reducir ese tiempo? Si quieren levantar este país a largo plazo, apuesten por la educación. No queremos un presidente tonto y rico que pueda permitirse una decena de grados y másteres, sino uno bien formado con una carrera bien hecha. Leticia Tovar. Madrid

XLSemanal quiere agradecer la colaboración de sus lectores premiando al autor de la carta de la semana con esta Tablet Fnac 4.0, de 10 pulgadas, valorada en 199 euros.

TOP 5 ¿De qué han escrito este mes nuestros lectores?

La pobreza que no cesa *****

Año electoral ****

Educación, asignatura pendiente ***

Podemos vs. casta **

El bullyng y sus sombras *

Cuando el río suena El año se presenta con urnas ante las que responder, y los nervios del caso. Pero ¿el debate va sobre lo que debería ir?