Correo Cartas, fax, “e-mails” XLS 1429

El bloc del cartero

Igualdad

Todos sabemos que llevada al extremo es un concepto utópico, incluso puede llegar a ser injusta. Mala solución es otorgar la misma recompensa a quien tiene menos merecimientos o ninguno, y la aspiración de que todos los seres humanos tengan iguales recursos, incluso iguales opciones, es tan loable como ardua de llevar a efecto. Ahora bien, podemos convenir en que una igualdad básica de oportunidades es requisito no solo para la equidad, sino también para la estabilidad y la viabilidad de una sociedad. Que los españoles, como recuerda uno de los lectores, hayamos ahondado la brecha de la desigualdad es una pésima noticia, que afecta al potencial de desarrollo de nuestra gente y nuestro país. Y contar con esa red de la solidaridad familiar, que otros lectores constatan, un insuficiente paliativo.

Corazón de tizaNo entiendo realmente por qué nos llevamos las manos a la cabeza cada vez que aparece un nuevo informe sobre nuestro sistema educativo; deberíamos más bien llevarnos las manos al corazón y descubrir si nos duelen de verdad esos datos. Seguimos buscando políticos que nos resuelvan el problema seguimos sin entender que esta posibilidad no está entre sus habilidades. También nos cuesta entender que en materia educativa los padres son una referencia y que a los chavales les gusta ser reconocidos por su esfuerzo. La educación no es una guerra civil de buenos contra malos. Los países cainitas como el nuestro están condenados a que su trágica historia se repita y a preguntarnos durante toda la eternidad y un día por qué no los empujamos en su momento a crecer, a pensar por sí mismos. Echo de menos al profesor Keating. Quiero creer que está en alguna parte levantando un nuevo club de los poetas muertos. Mientras tanto, la poesía sigue sin entrar en muchas aulas y, lo peor de todo, en esos despachos en los cuales alguien e incluso varios cometen un nuevo desatino, juegan con el destino de tantos. Ni el presente ni el futuro pueden resultarnos ajenos. Por suerte todos tenemos en la cabeza y en el corazón a esos maestros que nos han influido porque se empeñaron en hacer las cosas de un modo distinto y en tratarnos de una manera diferente. Julio Labrador Bagué. Fraga (Huesca)

Un país, dos realidadesRecientemente, fueron publicados los datos acerca de la pobreza en nuestro país. Unos datos estremecedores y escandalosos. el 27 por ciento de la población española o, lo que es lo mismo, 12,8 de millones de españoles se encuentra en riesgo de pobreza o exclusión social. Mientras tanto, nuestro Gobierno no se cansa de decirnos que nuestro país va a mejor y que estamos saliendo de la crisis. Además, cuando se les pregunta acerca de lo que estos datos informan, dicen no tener conocimiento de semejante realidad tan desoladora o se atreven a decir que son meras estadísticas y que lo que en verdad ocurre es otra cosa. Siento decirles, que la mejora no solamente se mira por los datos macroeconómicos, que indican que nuestro país está creciendo, sino que se mide por la calidad de vida del conjunto de sus ciudadanos, y no solamente de unos pocos, como está haciendo actualmente nuestro Gobierno. Si seguimos así, la brecha entre ricos y pobres va a ser tan grande que España se va a convertir en un país con dos realidades tan opuestas que serán irreconciliables. Gonzalo Preciado Azanza. Pinseque (Zaragoza)

La pastilla de la concentraciónHe leído con mucho interés el artículo sobre el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH), publicado en el XLSemanal número 1427. Me he identificado con los testimonios de la madre y de los maestros españoles y he envidiado profundamente el sistema finlandés, que ya quisiera yo que lo aplicaran en España con mi hijo diagnosticado de TDAH. Sin embargo, son muchos los artículos que están apareciendo en los últimos tiempos que dicen que el TDAH es una invención, que no todos los niños diagnosticados tienen realmente TDAH y que el diagnóstico es solamente una argucia para quitarnos de en medio a esos niños muy movidos y molestos que probablemente sean, sin más, unos maleducados . Los firmantes de esos artículos no ven lo muchos que sufren estos niños, lo frustrados e inferiores al resto de sus compañeros que se sienten, lo mucho que se esfuerzan hasta el doble que los demás para obtener la mitad de los resultados que el resto obtiene. Si la frustración es un sentimiento muy doloroso para un adulto, ¡imagínenselo para un niño de apenas diez años! Mi hijo ahora está diagnosticado y recibe un gran apoyo en la escuela. Y está también medicado (toma lo que él llama ‘la pastilla de la concentración’). Mi hijo ahora es feliz. Eva Calle Sanz. Aldea de San Miguel (Valladolid)

El coste de la no-familiaEsta crisis ya vamos por el séptimo año nos ha dejado claro el coste de la no-familia. El sistema de bienestar español hubiera sido absolutamente inviable si en los últimos años no hubiera existido una red de solidaridad básica. El ejemplo del sistema de atención a la dependencia es claro. diseñado en la época de ‘vacas gordas’, ha habido que recortarlo drásticamente. La atención a los dependientes sería hoy imposible si no existiera la solidaridad elemental entre padres e hijos. En plena crisis del estado del bienestar es necesario reconocer en términos económicos la aportación que hacen un hombre y una mujer que viven juntos de forma estable y que engendran y educan a sus hijos. Aportación para el futuro de la Seguridad Social, para la cohesión y para la estabilidad. Se ha dado un primer paso, pero quedan todavía muchos pendientes. Lluís Esquena Romaguera. Torroella de Montgrí (GErona)

Una relación muy especialTengo un hermano con discapacidad intelectual, que siempre ha vivido con nuestros padres; ellos se han hecho ya mayores, y me entristece el hecho de pensar que algún día ya no estarán con nosotros. Sé que es ley de vida y lo asumo, pero siento mucha preocupación por cómo le pueda afectar a mi hermano esa inevitable situación futura. Él está muy unido a mis padres, y ellos, a su vez, lo protegen con infinita ternura. Mi hermano trabaja en un centro especial de empleo que ha creado una asociación para personas con discapacidad como la que él tiene. Todos los días que trabaja, llama por teléfono a mis padres para ver si están bien o si necesitan algo. Cuando llega a casa después de trabajar, los besa y acaricia con tanto amor Mis padres sienten el haberse hecho mayores, no tanto por los años que ya tienen, sino por los que no puedan llegar a compartir al lado de él. Está claro que tienen una relación muy especial. Javier García Horas. León

La carta de la semana

Por qué la he premiado Por narrar, desde un pasillo de hospital, quiénes, a la postre, aguantan día a día lo que otros dicen (pero no supieron) organizar.

Mirando por la ventanaOtro día mirando desde una ventana de hospital, viendo caer las hojas de los árboles. Con esas hojas se va mi esperanza, escondida tras un grave mal que encadenó a mi padre para siempre en un mundo perdido. Mientras tanto, lees indignado en los periódicos cómo los ‘podemos’, los ‘hicimos’ y los ‘haremos’ luchan por el pastel. Lees sobre los sinsentidos de un ‘gran hermano’ nosequé y las vidas absurdas de cuatro ninis. Y descubres lo poco que te interesa lo que digan esos títeres de la sinrazón, porque de pronto aparece algo bueno. sin darte cuenta, una nueva gran familia se va gestando. Somos los acompañantes y nos sentimos una pieza clave del hospital. Somos los que susurran saboreando un café junto a la máquina, los que comparten lágrimas y se echan de menos para nuestra tertulia diaria. Que sigan recortando en sanidad, que disminuyan el personal sanitario, que tengamos que traer las gasas y el alcohol de casa Nunca podrán recortar nuestro sentimiento de unidad. Nosotros, los eternos acompañantes, ahí seguiremos a pie de cama. Eva López Deive. La Coruña

XLSemanal quiere agradecer la colaboración de sus lectores premiando al autor de la carta de la semana con esta Tablet Fnac 4.0, de 10 pulgadas, valorada en 199 euros.