Correo Cartas, fax, ‘e-mails’ XLS 1431

El bloc del cartero

Teatro

Solo llevamos una de las cuatro campañas electorales que nos esperan este año y ya aparecen los primeros damnificados. Podemos considerar tales a los ciudadanos sometidos a un espectáculo de descalificaciones, argumentos gruesos y sobreactuaciones varias, pero sobre todo, como avisa una de las cartas de esta semana, sale tocado el sistema mismo, ese en que confiamos hace ya casi cuatro décadas y que hasta aquí, aparte de unos cuantos desmanes, ha sido fuente de innegables progresos en la convivencia. Todo es puro teatro, dice nuestro lector. Hay algo en el tinglado que ha quedado notoriamente desfasado con el paso del tiempo. No se puede seguir tratando igual a unos electores que tienen tanta información, tantos recursos para desmontar el trampantojo. Quedan aún tres oportunidades.

Problema sistémicoHace unos días dimitió un ministro holandés por mentir en el Parlamento. En Alemania dimitieron en estos últimos años dos ministros por plagiar sus tesis doctorales, y en el Reino Unido dejó el cargo otro por intentar escaquearse de una multa de tráfico Y en España aún discutimos en qué momento de un proceso judicial puede plantearse una dimisión. Cuando hay sospechas fundadas de delitos mucho más graves que en los casos europeos, tertulianos, políticos y demás peña se ponen a hacer disquisiciones para encontrar el momento ad hoc en los tropecientos casos que van surgiendo. Está claro. el problema de la corrupción en España es algo sistémico. Por eso va bajando en el ranking de las preocupaciones de los españoles, porque se da por imposible su solución. Hay un sector importante de la población que espera algún cambio a través de las nuevas formaciones políticas, pero el tema es de una profundidad tal que el cambio solo sería a largo plazo y a través de grandes reformas de nuestros sistemas de convivencia, empezando por el educativo y siguiendo por el legislativo, para así ir avanzando en un futuro. José Miguel Grandal López. Cartagena

Nos hemos dejado engañarCon este titular y publicado el Día de la Mujer, me lanzo a leer la entrevista de El Correo a la periodista Sonsoles Ónega. Compruebo que la señora Ónega piensa que lo podemos hacer todo igual que ellos , refiriéndose a trabajar dentro y fuera del hogar. Según dice. No hay ningún informe clínico que indique un problema en el desarrollo de los bebés porque la madre se haya incorporado a trabajar . A continuación, leo la entrevista a Andrew Solomon (publicada en XLSemanal). El señor Solomon, profesor de Psiquiatría y experto en depresión, afirma que una de las razones por las que aumenta el número de niños diagnosticados de depresión es que los niños pasan cada vez más tiempo lejos de sus padres . Y luego veo (también en El Correo, ese mismo día) la foto de los papás canguro en Filipinas, con sus bebés pegados al cuerpo, siguiendo un programa de la OMS, ya que el roce de la piel del recién nacido con la del padre o de la madre reduce los riesgos de infección, apnea y muerte súbita. También mejora la temperatura, la respiración, reduce el llanto y aumenta el peso del bebé . El niño tiene derecho a ser cuidado por sus padres el tiempo necesario, lo ideal sería los primeros tres años. Si no se garantiza la reincorporación a la vida laboral pasado ese tiempo, cierto que nos están engañando a todos, a las mujeres y a los niños primero, pero a la postre a todos. María Teresa Rivera Iglesias. Urduliz (Vizcaya)

Lo afortunados que somosDespués de haber leído el reportaje sobre El Gallinero, me ha resultado difícil conciliar el sueño. A través de esa lectura me he dado cuenta de lo afortunados que somos algunos y lo mucho que nos quejamos. No podía parar de pensar en esos pobres niños, en cómo estarán pasando el invierno en esas ‘casas’, rodeados de basura y ratas. Me han dado ganas de coger la mochila e ir allí de voluntaria. Siempre que escuchamos la palabra ‘pobreza’, nos vamos a países del Tercer Mundo, pero desgraciadamente, en nuestra España, a muy pocos kilómetros del centro de la capital, tenemos lugares como este, donde cientos de personas necesitan nuestra ayuda. Un gran texto con el que he recapacitado y me he dado cuenta de que soy afortunada por tener lo que tengo. Espero que todo el trabajo de los voluntarios se valore cada día más y que consigamos entre todos cosas como ellos, que en ese poblado por lo menos el 70 por ciento de los niños estén escolarizados y que se pueda llegar en ese y en todos los poblados al cien por cien. Ruth Moraga Peña. Santander

¿Qué Dios la trama empieza?En uno de sus poemas, Jorge Luis Borges escribió. Dios mueve al jugador, y este, la pieza. ¿Qué Dios detrás de Dios la trama empieza? . Esto es lo que pienso cuando veo debatir entre sí a políticos de distintos partidos. El escenario. un programa de televisión. El político de traje azul le dice al de traje rojo. Qué ojos negros tienes . El de traje rojo refuta al de traje azul, y el tercero rechaza ambas opiniones. Todos sabemos a estas alturas cómo funciona el tema. Cada sílaba, cada coma, cada punto y aparte están meticulosamente medidos. Conocen de antemano las preguntas y las respuestas de sus colegas. Tienen en el atril decenas de hojas con frases envenenadas y fotocopias de periódicos elegidos con acierto para lanzar una estocada mortal. ¿Su trabajo es convencer o entretener? ¿Quién dirige esta función de teatro y observa impasible desde arriba? ¿Qué Dios detrás de Dios la trama empieza? Tengo la sensación de que la finalidad de que haya políticos es hacernos creer que nuestro voto es relevante y que con él podemos optar a tener otra situación social. Pero solo son actores en esta farsa. Un elenco sin vocación en esta obra de teatro. Ginés Pedro Jiménez Baño. Murcia

Bajar de la nubeCada tres años, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) nos presenta los resultados del famoso informe PISA. De una manera más artesanal y barata he ideado por mi cuenta y riesgo un sistema de evaluación sencillo y rápido. Consiste en lo siguiente. cuando coincido con jóvenes estudiantes universitarios, les hago un par de preguntas elementales. Les pido que me digan el nombre de las provincias de Andalucía y de Castilla-León. Pues actualmente no he encontrado aún un solo universitario que conozca las respuestas a esas preguntas. Con este elemental ejemplo creo que el ministerio del ramo debería bajar de la nube y, en vez de tanta LODE, LOGSE,  LOCE y demás familia, volver a las clásicas  Enseñanza Media, Enseñanza Superior y al PREU de los años sesenta, cuando el nivel cultural medio de los estudiantes era manifiestamente más elevado que hoy, sin Internet, iPhone, iPad, tabletas, Google Glass, USB, portátiles y demás aparatos anquilosantes del cerebro humano. Alfonso Uruñuela de la Rica. Avilés (Asturias)

La carta de la semana

Por qué la he premiado Por la bien traída apelación a la esperanza, esa planta que crece a veces sin tierra ni abono solo porque alguien la riega.

Amor de ventana. Como acérrimo lector de XLSemanal, no veo en las cartas sino cantos tristes de ilusiones truncadas, sueños rotos de realidades cercanas. Yo no quiero ser una voz negativa más; por eso, trataré de contar brevemente la anécdota favorita de mi padre, funcionario de una prisión. Siempre es la misma, cada noche la repite. Es la historia de un estafador y una traficante que se enamoran de la voz que les responde al otro lado del grueso muro de hormigón que separa sus módulos. No se ven, no se tocan, no se abrazan, no se besan y, aun así, se quieren. Desde el día que descubrieron que sus ventanas se miraban, no han dejado de expresar su amor en exacerbados ademanes efusivos. Mi padre siempre los observa, curioso. Va donde él y le pregunta sobre el asunto. Este le dice que, si se levanta cada mañana, es porque espera encontrarse con ella al salir. Al hablar con ella, más de lo mismo. Su correspondencia, diaria; su amor, conocido en la prisión entera. Un drama conmovedor. Su lucha, nuestro ejemplo. Dos vidas que penden de un solo amor de ventana. Eneko Arellano Arroyo. Bilbao (Vizcaya)

XLSemanal quiere agradecer la colaboración de sus lectores premiando al autor de la carta de la semana con esta Tablet Fnac 4.0, de 10 pulgadas, valorada en 199 euros.