Correo Cartas, fax, ‘e-mails’ XLS 1442

El bloc del cartero

Himnos

Los himnos son creaciones humanas, suelen tener orígenes no indiscutibles y, por tanto, no puede esperarse que susciten unanimidad. Lo más a lo que cabe aspirar es a que en torno a ellos exista un cierto consenso, y si este consenso no existe, o existió y se perdió, quizá convenga meditar sobre si se ha hecho lo necesario para promover su general aceptación. La tibieza con que algunos líderes políticos españoles han defendido el himno nacional, frente a la pitada sufrida en Barcelona, invita a alguna reflexión en ese sentido. Pero una cosa es eso y otra que, como ha hecho más de uno, se nos exija comprensión para lo que no deja de ser un acto de desprecio al sentimiento de millones de personas. Podrá no perseguirse, por no ser delito, pero esa pitada ni fue admirable, ni respetable ni civilizada.

Cultura democráticaAcabo de salir del colegio electoral. Son las 8.12 horas de la mañana del 24 de mayo. En la mano llevo unos papeles que ponen que soy suplente de presidente de mesa. Y en la cabeza me queda un comentario que ha hecho una de las personas que estaban en el lugar. Más o menos rezaba. Aquí no hay nadie por gusto. Y es un buen marrón. A ver si viene el presidente y nos podemos ir los suplentes . Huelga decir que es el presidente, al llegar, el que inicia la creación de la mesa electoral y permite a los suplentes que se vayan. Soy de los que este año cumplen los 50, esto es, un descartado para la regeneración democrática, según comentarios vertidos por algún político durante la pasada campaña. Yo todavía recuerdo a un señor muy mayor que salía la Nochebuena y decía eso de españoles todos . Cuando murió, me llevé una gran alegría por los días de vacaciones que nos dieron en la escuela. Me acuerdo perfectamente de aquella tarde, cuando, con 15 años, mi padre vino todo asustado a casa porque había entrado un tal Tejero en el Congreso. Recuerdo cuando en el 82 entraron los socialistas a gobernar. Aquella alegría de ver que realmente todo iba cambiando. Mi primera votación por el 86, OTAN sí u OTAN no Y luego muchas más, sin fallar a ninguna hasta la fecha. Hoy, al salir del colegio electoral, me han venido a la cabeza todos los comentarios que hacemos a diario sobre los políticos. Estoy seguro de que nos hace falta a todos más cultura democrática y más ganas de participar. No tenemos derecho a quejarnos de cómo está el país si, cuando el sistema democrático nos pide un poco de esfuerzo, nosotros racaneamos al dárselo. Luis Oliva Madrueño. marratxí (Islas Baleares)Cuando el pueblo hablaHace cuatro años los ciudadanos españoles quisimos transmitir en oleada un importante mensaje al bipartidismo, del cual, al parecer, no se dieron por enterados. Ahora, ese bipartidismo ha perdido un 50 por ciento de los votos que tuvo. Se les está agotando el tiempo y siguen limitados por las mismas cadenas que sus políticas. Y, lo crean o no todavía, pueden llegar a desaparecer, pues en democracia, cuando el pueblo habla, o se le escucha o se le oye. Javier Blasco Sendra. Correo electrónicoRespeto al himnoMuchos catalanes hemos sentido vergüenza por los insultos al himno nacional y a todos los españoles en la final de Copa del Rey, en el Camp Nou. Ya no se trata tan solo de una cuestión de sentimiento, de que la gran mayoría nos sentimos catalanes y españoles. Se trata, ante todo, de una cuestión de un mínimo respeto. los himnos, sea cual sea la competición deportiva nacional o internacional que se dispute, deben ser respetados en un ambiente cívico y educado. Es lamentable que determinadas asociaciones nacionalistas, muchas de ellas subvencionadas por el Gobierno catalán, organicen ese tipo de actos de resentimiento, ofensas e insultos. Su intolerancia y sus gritos no podrán acallar la voluntad de convivencia y respeto que tenemos la mayoría de los catalanes. Antoni Peiró. LéridaLo valioso, a un zuloEl despacho de la mejor científica española es tan austero y tan pequeño que parece mentira. Es lo que dice el artículo que leo sobre la científica más importante de España. Margarita Salas. Come a la una, una sencilla comida, sola y en varios minutos. Y me da coraje, la cantidad de dinero que mueve el fútbol, la exagerada afición que mueve a la gente allí donde vaya su equipo favorito, para después volver a sus casas con las manos vacías, y más de una familia empeñada hasta las cejas, cuyas consecuencias, como siempre, las pagarán sus hijos. Pero sarna con gusto no pica. Y sí pica y, además, escuece cuando lees que lo verdaderamente importante escasea en lo económico y en ayudas que benefician a todos. Pues son ellos, los científicos, los que se toman la vida en serio. Así lo demuestra Margarita Salas, que desconoce los veinte minutos del bocadillo, las salidas a tomar cafés en horario laboral cuya jornada no tiene horario; que vive por y para su trabajo en un despacho diminuto, y cuyo sueldo no creo que sea lo que cobra un futbolista con caché y renombre. Y pienso en la cantidad de euros que se derrochan en sueldos no merecidos, en funcionarios que sobran, en despachos caros y siempre vacíos. Y en lo realmente valioso, reducido así a algo que se asemeja a un zulo.  Magdalena Calvo. Santurce (Vizcaya)El diálogoTras las elecciones del pasado 24 de mayo, el diálogo se ha convertido en el punto de coincidencia invocado y en el procedimiento propuesto por los líderes y los portavoces de los partidos políticos, para conformar gobiernos decentes y estables, fiables y eficaces, en comunidades autónomas y ayuntamientos. En 1968 publicó Laín Entralgo Una y diversa España. Preocupado el insigne y admirado médico, historiador, antropólogo y ensayista por la estructura histórica y humana de nuestro país, y habiendo advertido una desiderativa apelación al diálogo entre algunos bienintencionados y voluntariosos españoles, dedica las últimas páginas de su obra a explicar las que considera condiciones previas del auténtico diálogo político. sinceridad de los dialogantes, libertad reglada y suficiente, respeto a la opinión y a la persona del otro, mínima capacidad de expresión, clara conciencia del límite irrebasable. Con estos requisitos concluye Pedro Laín, la pública comunicación verbal en torno a un tema cualquiera merecerá plenamente el nombre de diálogo ; sin ellos, será farsa convenida, juego de niños , en el mejor de los casos. Parece conveniente y oportuno tratar de hacer que mantengan actualidad esas circunstancias indispensables para un dialogar que intenta obtener un proyecto humano compartido y pretende la mejor convivencia cívica entre todos.  José Antonio Martínez Martínez. San Lorenzo de el Escorial (Madrid)

La carta de la semana

¿Solo una ilusión? Hace unos días hice una consulta a un abogado con canas y reconocida experiencia en Derecho. Tras exponer el caso y pedir asesoría neutral, calificó mi actitud como ilusa (utilizando otras palabras) y se limitó a darme su respuesta a la consulta de Derecho. Al finalizar, le pregunté cuánto era la consulta. 50 euros. ¿Me prepara una factura, por favor? , dije. Él añadió. En ese caso será más el 21 por ciento de IVA. Le haré un recibo con IVA . ¡No! insistí, quiero una factura como manda la ley . Él me preguntó. ¿Para qué quiere una factura si no puede desgravarla? . Yo respondí. Todo lo que pago cada día lleva el IVA . Y añadió. ¿Sabe que esto es tirar el dinero para los políticos corruptos? ¿O piensa que estas elecciones van a cambiar las cosas? . Las cosas están empezando a cambiar respondí, y si pido la factura es porque actúo según mis principios . Tras recibir de su secretaria la factura, el abogado la firmó y me la entregó. Indicaba su nombre y profesión, no su DNI, no su dirección ni los datos completos del cliente. ¿Un gobierno y una sociedad justos y humanitarios serán solo una ilusión? Gotzone. Vizcaya

Por qué la he premiado Por servirle de portavoz a una pregunta hoy individual y anecdótica, pero que algún día debería ser colectiva y general.

XLSemanal agradece la colaboración de sus lectores premiando al autor de la carta de la semana con esta Phablet Fnac de 5″, valorada en 249,99 .