Trump

EL BLOC DEL CARTERO

Contra el pronóstico de muchos, y pese a su demonización, Donald Trump será el sucesor de Barack Obama en la Casa Blanca. No parece que le vayan a dar el Nobel por adelantado, como a su predecesor, y para sus detractores ya será bastante con que no añada alguna guerra nueva a las varias en este momento en curso en el mundo. ¿Ha sido tan asombrosa su elección? Algunos, antes de que las votaciones se produjeran, apostamos por ella, porque no tenía enfrente a la mejor candidata y porque con todos sus excesos, y tal y como observa uno de nuestros lectores, Trump supo leer mejor las corrientes de profundo descontento que atraviesan la sociedad estadounidense (y otras). Ahora, ahí está y, como aperitivo, toca convivir con su negacionismo del cambio climático. Nada menos.

LA CARTA DE LA SEMANA

Populismo y Trump

Me pregunto qué pasa ahora con el populismo. ¿Tan malo es? Me he paseado por las redes y, pese a que seré colgado de un árbol por estas palabras, lo del nuevo presidente de Estados Unidos no es más que un derecho democrático. La mayoría votó que este hombre gobernara. Muchos se llevan las manos a la cabeza, olvidando que otros representantes europeos, después de descalificaciones varias, hipócritamente empiezan a defender sus intereses con palmaditas en la espalda de Trump. Lo único que me preocupa, y mucho, es ese presidente caliente que cuando EE.UU. sufra un atentado, Dios no lo quiera, arrase con todo. Pero si vemos sus comentarios de campaña, que los hubo de todo tipo, fue el más listo de la clase. Y encima mucho de lo que salió por su boca, que a todos nos indigna, se habla en todos los bares de medio mundo. Tal vez por eso ganó. No ganó la hipocresía, ganó la estupidez. Este es el verdadero peligro de este nuevo presidente. David Creus Carrasco, Mollet del Vallés (Barcelona)

Por qué la he premiado…  Por situarse fuera de los márgenes del discurso predominante, en un asunto tan delicado como trascendente para nuestro futuro


Trump, peligro descomunal

Me duele que los comentaristas no subrayen lo muy dañino que es la oposición de Trump al Acuerdo de París contra el calentamiento. Va a gobernar justo cuando puede herir mortalmente a la humanidad. Justo cuando se intenta dar el dificilísimo cambio de quitarnos del petróleo y pasar a energías sostenibles. Si este cambio no se consigue ahora, ya no se podrá parar más tarde el calentamiento. Pasaremos de los 4 ºC y, en 2100, más. Daños aniquiladores. Yendo contra el Acuerdo de París, Trump puede darnos la puntilla. Normalmente el mundo podía encajar y curarse de sus barbaridades, pero ahora, sin su colaboración, no podremos frenar el calentamiento. Estos días está reunida en Marrakech la cumbre de la ONU contra el cambio climático. Con Trump, creen, todo será un desastre, mucho más difícil y se niegan a perder la esperanza. Pero casi. Creo que solo queda esperanza en una intensa movilización mundial para maniatarlo. Y es muy difícil. Los gobiernos no se lo toman con la fuerza y desesperación necesarias. No pueden ni imaginar el peligro descomunal de Trump. Pablo Osés, Azcona (Fuengirola)   


Bolonia, ceguera virulenta

Coincido con la crítica que Juan Manuel de Prada plantea en su artículo Educación a la boloñesa respecto al calamitoso cambio de principios, métodos y objetivos en la enseñanza y en la investigación universitarias que emanan de la aceptación ‘voluntaria’, por parte de los Estados, de la carta de Bolonia, auténtico certificado de defunción del intelectualismo europeo, de la ciencia enciclopédica y de los saberes humanísticos. De un plumazo han naufragado la Universidad Medieval, la Renacentista y las academias de la Ilustración. En la época lamentable de las guerras de religión del barroco europeo, unas universidades corruptas y obtusas enfangadas en la demonología, cuando eran consultadas por los tribunales ordinarios respecto a la conveniencia o no de la represión de la hechicería y de la brujería, su contribución se basó en echar leña al fuego en lugar de agua en las hogueras encendidas por la persecución atroz que costó la vida de miles y miles de seres humanos. Hoy en día, las universidades oficiales practican una ceguera virulenta, basada en una anhelada ignorancia compartida, similar a aquella de la época oscura de las guerras de religión y la caza de brujas.  Luis Fernando Torres (Zaragoza)  


Tan solo un momento

Qué fácil es, señores de Podemos, sacar a relucir las miserias de los «viejos partidos» desde una supuesta y ejemplarizante moralidad de vírgenes vestales y a las primeras de cambio no dar la cara y asumir con dignidad que nadie está libre de tirar la primera piedra. Qué pena, señores, que en tan poco tiempo hayan acabado con la ilusión que el 15-M hizo surgir en los corazones de tantos españoles. Reconozco que por un momento me ilusionaron, pero fue solo un momento. Ángel Roba Rodríguez, Logroño (la Rioja) 


No son perroflautas

No han sido perroflautas del catastrofismo medioambiental, sino investigadores franceses, quienes han dibujado en Science un escenario para el sur de España de desertificación progresiva si no evitamos una subida de las temperaturas de  2 ºC de aquí a 2100. Pero si confiamos solo en la buena voluntad de los gobiernos, estamos listos. Hay que dejar el coche para distancias ridículas, ir andando al trabajo o usar el transporte público, enfrentarse a los abusos en el consumo de agua o electricidad, renunciar a las absurdas bolsas de plástico que nos dan en las farmacias… Solo desde abajo se hacen las revoluciones. Y eso hace falta: una revolución de las actitudes. José Miguel Grandal López (Cartagena)