Pagaremos acercando nuestro móvil a las cajas. Los billetes se convertirán en bits.

Una nueva tecnología memorice desde hoy sus siglas. NFC revolucionará pronto el sector de los micropagos. Carteras, billetes y tarjetas de crédito serán cosas del pasado. Todo se pagará con el móvil sí, ha leído bien o, mejor dicho, con el smartphone, el teléfono inteligente que enterrará los viejos terminales. Usted acercará entonces su smartphone a la caja, y pago realizado.Según Google, en 2014 la mitad de los teléfonos será NFC y las transacciones pagadas con un móvil NFC alcanzarán los 50.000 millones de dólares. Cifra que, según la consultora Juniper Research, alcanzará los 670.000 millones al año siguiente, en 2015. ¿Pero cómo funciona la NFC?De una parte (la caja del supermercado, por ejemplo), se origina una petición de pago emitida por un dispositivo TPV táctil; de otra parte, responderá nuestra cartera electrónica, constituida por un teléfono móvil con un chip NFC. La compañía telefónica con la que tengamos contrato comprobará nuestra identidad a través de una clave. El cargo se adeudará en nuestra cuenta bancaria o en la factura de teléfono. Samsung, LG y Nokia son los primeros productores de smartphone que han lanzado ya modelos NFC. Pero en Internet se comenta que también el próximo iPhone 5 incluirá esta nueva tecnología. Entre los proveedores de servicios que recogen ya el desafío del NFC. Paypal, Google, Visa, American Express y todas las redes principales.En Asia, los pagos de este tipo son una realidad desde hace tiempo. Y en Japón, en particular, los puntos de venta táctiles son más de 100 millones, por lo que hacer compras con el móvil se ha convertido allí en un hábito. En España, las principales operadoras de telefonía y los grandes fabricantes de smartphones están cerrando acuerdos unos con otros y lanzando cada vez más terminales con tecnología NFC. La batalla por nuestra cartera electrónica no ha hecho más que comenzar.   e. f.

EL FUTURO, EN TRES LETRAS. La tecnología NCF (Near Field Communication), el sistema de pago a través del móvil, muy difundido en Asia y Estados Unidos, comienza a desembarcar también en España a pasos agigantados

Estimular el consumo

En Estados Unidos, Google está dando mucho que hablar por su Google Wallet, un sistema de pago que no solo utiliza NFC para reemplazar a la tarjeta de crédito, sino que pretende renovar la experiencia de ir de compras aprovechando la geolocalización, gracias a la cual nuestro teléfono nos informará de las ofertas cercanas más interesantes a nuestros gustos. También el couponing, la compilación de bonos de descuento, que, al otro lado del océano, es una verdadera obsesión, llegará en forma electrónica evitando papel y tijeras. Más que frente a un sistema de pago, nos encontramos así frente a un verdadero ecosistema, un ambiente virtual que simplifica y ¿nos empuja? al consumo.