Las manos dicen mucho sobre una persona y más si nos fijamos en el tamaño de los dedos. la relación entre el índice y el anular. La lectura de la mano se sitúa claramente en el terreno de las paraciencias. Sin embargo, sí que es verdad que las manos dicen mucho sobre una persona y más si nos fijamos en la relación entre el ídnice y el anular

Las manos como espejo del alma Quienes se dedican a leer las manos creen que en sus líneas pueden encontrar información sobre los sentimientos y el carácter de una persona. Algunos incluso predicen su futuro. Aunque este tipo de conclusiones carece de base científica, sí es cierto que las manos pueden delatar bastantes cosas sobre sus dueños.Los médicos pueden encontrar en ellas indicios de posibles enfermedades, como trastornos cardiopulmonares o hepáticos, por ejemplo. Por otro lado, algunos estudios indican que la proporción entre los dedos índice y anular encierra datos sobre la conducta y los talentos de una persona. Sin embargo, aún no existe base científica para esta relación. Los científicos creen que el nivel de hormonas sexuales en el útero materno no solo afecta al desarrollo del cerebro, sino también al crecimiento de los dedos. Si el embrión está expuesto a niveles altos de testosterona, el dedo anular sobrepasa en longitud al dedo índice. Las personas con esta configuración de la mano suelen ser, entre otras cosas, más atléticos que aquellos con un dedo anular más corto que el índice.   e.f.

Mano masculina. Al margen quizá del futbolista David Beckham, se puede afirmar que los hombres se preocupan menos de su manicura. Se espera de sus manos que tengan un buen aspecto, pero sobre todo que abarquen. El turco Sultan Kösen tiene las manos más grandes del mundo. Miden 28,5 centímetros de largo y su palma es de 30,48 centímetros.

Pliegue únicoSe forma cuando se juntan varios pliegues de la mano en un solo punto. Se calcula que una de cada 30 personas sanas presenta esta línea. En las personas con síndrome de Down es comparativamente más frecuente. Síndrome de raynaudLos dedos blancos son señal de una forma específica de trastorno circulatorio. Se produce de forma repentina, por ejemplo cuando los afectados se exponen a temperaturas frías. La causa es un estrechamiento de los vasos sanguíneos, de forma que los dedos reciben un menor aporte sanguíneo.Índice más cortoEn los hombres, el dedo índice es, de media, más corto que el anular. En el caso de los centroeuropeos, el coeficiente entre índice y anular se sitúa entre el 0,95 y el 0,98 por ciento. En algunos informes científicos se asegura que, cuanto más pequeño sea este valor, más largo es el pene del hombre.

Mano femenina. Las empresas cosméticas fabrican cada año toneladas de productos para el cuidado de las uñas. No se sabe la cantidad que necesita la norteamericana Chris Walton, lo que sí es seguro es que sus uñas, con una longitud conjunta de seis metros, son las más largas del mundo. La del pulgar izquierdo mide ella sola 90 centímetros. Esta mujer de 45 años lleva 18 sin cortárselas.

Dedos en “palillos de tambor”Los extremos de los dedos ensanchados pueden apuntar a una dolencia cardiaca o pulmonar. La causa suele ser el bajo nivel de oxígeno en la sangre. El cuerpo intenta compensar esa carencia mediante engrosamientos de tejido. A menudo suelen ir acompañados por las llamadas uñas esfera de reloj (ver más abajo).

Anular más cortoEn las mujeres, los dedos índice y anular suelen medir lo mismo, quizá el índice es algo más largo. Por eso, su coeficiente entre índice y anular es más alto que en los hombres. Hay quien asegura que las mujeres con una proporción masculina entre ambos dedos poseen más capacidad para imponerse, pero menos capacidad comunicativa. ArtrosisEste deterioro de las articulaciones, generalmente debido a la edad, se presenta en sus estadios avanzados en forma de inflamación. Las articulaciones presentan una movilidad limitada y producen dolor. Además de las manos, las articulaciones más afectadas por la artrosis son las rodillas y las caderas. SabañonesEstas pequeñas inflamaciones cutáneas de color rojo-azulado a violeta pueden ser señal de lupus, una enfermedad autoinmune. Por otro lado, cualquiera que exponga sus manos al frío durante demasiado tiempo puede padecer sabañones. Eso sí, los enfermos de lupus son especialmente vulnerables.