Fue el primer escritor global, el equivalente a una estrella del pop en la época victoriana. De su talento literario dan fe clásicos como ‘Oliver Twist’, ‘Cuento de Navidad’ o ‘David Copperfield’. De su apasionante vida, una parte se mantuvo en secreto durante años. Por Javier Sanz

Aquel fin de semana de mayo de 1837 que acabaría en tragedia, no pudo comenzar mejor para el joven Charles Dickens. El sábado por la mañana se había publicado una nueva entrega de Los papeles del Club Pickwick, su primera novela, y su editor le había confirmado que era un éxito, un acontecimiento seguido por miles de británicos. Por la tarde había ido con su esposa, Catherine Hogarth, al estreno de una obra de teatro que él había escrito, una comedia titulada Is she his wife?, or, something singular!, celebrada con risas y aplausos por el público. A sus 25 años, la vida de Dickens cronista parlamentario y autor en alza no podía ir mejor. Pero esa noche iba a producirse un giro inesperado en su existencia. Al regresar del teatro a casa, se encontraron con que la hermana de Catherine, Mary, de 17 años, que vivía con ellos, se había indispuesto.

La joven se sintió mal durante toda la noche, y al día siguiente murió (posiblemente de un paro cardiaco, aunque nunca se supo con certeza) en los brazos del propio Dickens. De la mano sin vida de Mary, el escritor, afectado como pocas veces en su vida, extrajo el anillo que su cuñada lucía en un dedo y se lo colocó en uno de los suyos. Lo llevó hasta su muerte, 43 años después.üTan romántico gesto y el hecho de que Dickens no ocultase su enorme aflicción por la muerte de Mary ha dado para todo tipo de especulaciones. Ella era bella, dulce, con luz propia , según quienes la conocieron; el espíritu que dirige mi vida , escribiría Dickens.

Su cuñada Mary, de 17 años, murió en sus brazos. Dickens le quitó un anillo de la mano para ponérselo él. Lo llevó hasta su muerte

En su correspondencia hay numerosas referencias a las veces en que sueña, vívidamente, con su cuñada e incluso en 1842, cuando visita las cataratas del Niágara, dice que le parece oír la voz de Mary entre el estruendo del agua. Con todo, sus biógrafos no creen que hubiera una relación más que fraternal con ella. Para él era una representación de la inocencia y la ternura. Y su muerte marcó muchas de sus obras posteriores, como Oliver Twist y La vida y aventuras de Nicholas Nickleby.

Pero la relación de Dickens con las mujeres a lo largo de su vida no fue, en absoluto, platónica. Su primera novia fue Maria Beadnell, un amor a primera vista, pasional, cuando tenía 20 años. Aunque no parece que ella estuviese enamorada de él con la misma intensidad, lo que acabó con aquel romance no fue la falta de pasión, sino las diferencias sociales. Maria era hija de un banquero, Dickens un estenógrafo y reportero de familia de clase media venida a menos, a mucho menos.

El escritor había nacido en Portsmouth, en el seno de una familia con posibles que las deudas del padre llevó a la ruina. El pequeño Dickens no fue escolarizado hasta los nueve años. Su escasa formación será un argumento recurrente para sus críticos a lo largo de toda su vida. Pero él supo sacarle partido a esa rémora para convertirse en un gran observador de todo lo que lo rodeaba sin estereotipos creados y devorar los escasos libros que su padre no empeñó como el Quijote. En 1824, cuando Dickens tenía 12 años, se produjo un hecho que marcó su vida y parte de su obra: las deudas llevan a prisión a su padre. Al pequeño Charles lo ponen a trabajar en una fábrica de betún por seis chelines semanales, con los que debía pagar su hospedaje y ayudar a su familia.

El fallecimiento de la abuela paterna parecía que iba a cambiar las cosas: dejó en manos de la familia una herencia considerable, que la madre de Dickens utilizó para sacar de prisión a su padre, pero no a él de su esclavo y miserable trabajo, una experiencia próxima a la orfandad que él reflejó después en Oliver Twist. Dickens nunca perdonó a su madre por aquella decisión. La vida daría un giro de 180 grados cuando la familia se trasladó a Londres y él consiguió un trabajo de pasante en un bufete de abogados. Poco después, su capacidad de trabajo y sus ganas de plasmar todo lo que veía, acompañado por un curso de taquigrafía, le permitieron ser contratado por el Morning Chronicle como reportero político. Pero todavía estaba lejos de hacerse un nombre. Por eso, al rico padre de Maria le parecía que aquel jovencito no podía satisfacer las necesidades de su hija y acabó convenciéndola. Ella se casó con un hombre de mejor familia.

Después de la ruptura con Maria Beadnell, Dickens puso sus ojos en la joven Catherine Hogarth, cuyo padre, el avispado editor George Hogarth, los había puesto antes sobre él. El que sería su suegro -ya que en 1836 Charles y Catherine se casan- seguía sus crónicas, que iban más allá de lo político, llegando a convertirse en auténticas crónicas de sociedad, y le ofreció publicar una serie en esta línea bajo el seudónimo de Boz, para no entorpecer su labor como periodista político. Ese mismo año se lanzaron Los apuntes de Boz y Los papeles póstumos del Club Pickwick. Su éxito fue inmediato por dos motivos: la gente vio reflejado en ellos su vida cotidiana, entremezclando miserias y esperanzas y, además, al ser por entregas, era más fácil económicamente poder adquirirlos.

Catherine, su esposa, le dio diez hijos, pero su relación nunca funcionó. Sus discusiones llegaron a ser violentas

En Catherine, Dickens encontró, más que una esposa, un ama de casa y una madre que le daría diez hijos. Su relación se deterioró pronto y solo se mantuvo por los imperativos de una sociedad estrictamente puritana (hasta el extremo de aconsejar, en aras del decoro, no mezclar en una misma estantería los libros escritos por hombres y por mujeres, a no ser que los autores estuviesen casados). Catherine vivía entre embarazos y depresiones y Dickens, a medida que triunfaba y se reafirmaba, se hacía más insufrible. La relación se hizo intolerable por momentos.

Charles Dickens

Frederick Evans, quien publicó varios libros de Dickens, relató que no podía tolerar la rudeza de Dickens hacia su esposa, ya que la insultaba gravemente en presencia de los niños, invitados y empleados. El final de aquel matrimonio tuvo un guion propio de una novela de enredos. Dickens encargó un brazalete de oro y el joyero, pensando que era para su esposa, lo entregó en su casa. Pero aquella joya no era para Catherine, sino para Ellen Ternan, una joven actriz que Dickens -metido a empresario teatral a sus 45 años- había contratado para la obra The frozen deep. De nada sirvieron las explicaciones del escritor cuando decía que entre ellos no había nada y que en el mundo de la farándula era habitual hacer regalos a las actrices.

Cuando tenía 45 años, conoció a la joven actriz Ellen Ternan, de 18. Su relación, de amante y musa, duró más de una década

En 1858 se separaron, pero no hubo divorcio, impensable en aquella época. Más aun para alguien como Dickens, una celebridad del momento. La sociedad victoriana que celebraba las Navidades con sus cuentos no hubiese aceptado que su gran autor dejase a su mujer y a sus diez hijos por otra mujer 27 años más joven que él. Habría sido un escándalo. Dickens se esforzó mucho en mantener su relación con Ellen en secreto. Ni sus amigos conocían a Nelly, como él la llamaba, pese a que se veían hasta tres veces a la semana, sobre todo aprovechando los continuos viajes de él. Era su amante y su musa.

Para evitar ser pillados, Dickens alquiló un cottage en Slough, donde se podía encontrar con Nelly lejos de las miradas inquisitivas de Londres. También tuvieron, se cree, un nido de amor en Francia. Un documental de la BBC sugiere, de hecho, que en Francia tuvo Nelly un bebé, que murió poco después del parto. No hay información al respecto porque los editores y los biógrafos de Dickens se empeñaron en tapar esta relación. Era un escándalo inconveniente para el marketing de la época. Pero un accidente ferroviario en 1865 destapó el affaire o, al menos, alimentó los rumores.

Regresando de Francia, el tren descarriló en Staplehurst. Murieron diez personas y más de 50 resultaron heridas. Seis vagones cayeron al río y un séptimo se quedó suspendido en el aire. En él iba Dickens con Ellen Ternan y su madre. Salieron ilesos del accidente, pero no indemnes en su privacidad. Ellen tenía ya 26 años y llevaba ocho de relación con el escritor, una relación que duraría aún cinco años más, hasta la muerte de Dickens, en 1870. Ella, cabe pensar, fue el gran amor de su vida, pero no hay pruebas irrefutables.

Seis años después de la muerte del autor de Oliver Twist, Ellen se casó con un reverendo, con quien tuvo dos hijos. Su nueva familia nunca supo de su relación con Dickens. Ella jamás habló de ello con nadie ni dejó ningún escrito al respecto. Y eso que vivió 44 años más. En cambio, quien sí quiso que se reconociese no solo su papel como esposa, sino como mujer amada por el genio literario, fue Catherine. En su lecho de muerte, en 1879, le dio a uno de sus hijos las cartas que le había escrito Dickens durante su noviazgo con el encargo expreso de llevarlas al Museo Británico y un objetivo. Que todo el mundo sepa que una vez me quiso.

VIDA DE UN SEDUCTOR

Veinte embarazos llegó a tener Catherine Hogarth, la esposa de Dickens, aunque solo diez llegaron a término. Así que es comprensible que su vida girase en torno a sus hijos y sufriese varias depresiones posparto. La relación con su marido se hizo difícil a partir del segundo año de matrimonio, pero no se separaron hasta que ella conoció la infidelidad de él con la joven Ellen Ternan. No se divorciaron. En ese proceso, Catherine contó con el total apoyo de su hijo mayor, Charles. No así con el de sus hijas mayores, que se fueron con su padre.