Tiene cien mil años y es un clon de Posidonia oceanica, una especie en extinción que científicos del CSIC han hallado en Formentera. El secreto de su longevidad está en su crecimiento clonal, basado en que su tallo subterráneo (rizoma) crece horizontalmente, a lo largo de kilómetros, de modo muy lento, emitiendo a su paso nuevas raíces y brotes según van muriendo los viejos. Así se han creado millones de plantas a partir de un primer y único brote, surgido hace ya cien mil años. ? e.f.