Los científicos barajan curiosas posibles causas del hundimiento del ‘Titanic’. Por Rodrigo Padilla

Algunas investigaciones científicas sugieren que la catástrofe no se debió solo a la soberbia y la ineptitud humanas, sino también a los astros y las leyes naturales. Así lo cree Donald Olson, de la Texas State University.

Este profesor de Astrofísica asegura que, a comienzos de 1912, la Luna se encontraba más cerca de la Tierra que en los últimos 1400 años. Además, el Sol, la Tierra y la Luna estaban alineados, lo que aumentó su efecto sobre las mareas. Como consecuencia, los campos de hielo e icebergs desprendidos del casquete ártico eran especialmente grandes y llegaron aquella primavera mucho más al sur de lo normal, entrando así en la ruta del Titanic a través del Atlántico.

Un efecto óptico habría creado un espejismo –un segundo horizonte– que ocultó el iceberg

Es cierto: el barco podría haber evitado el iceberg contra el que chocó si lo hubiese visto. En el Instituto Smithsoniano de Washington creen que se lo impidió un efecto óptico llamado ‘superrefracción’. Aquella noche, el transatlántico estaba pasando de las cálidas aguas de la corriente del Golfo a las gélidas de la corriente del Labrador cuando una columna de aire frío produjo una inversión térmica: las capas de aire frío se situaron por debajo de las de aire más caliente, fenómeno que actuó como una lente y formó un espejismo, un segundo horizonte situado por encima del real. Según esta teoría, el iceberg habría quedado oculto entre ambos horizontes y por eso los vigías solo lo descubrieron cuando era tarde. Lo que vino después -el hundimiento, la falta de botes o los actos de heroísmo y miseria de sus 2200 pasajeros- forma parte de la leyenda.

Diez puntos claves del buque

1. Había botes salvavidas para 1178 de los 2200 pasajeros. Aun así, solo se salvaron 705 personas.

2. Una turbina movía la hélice central de 4 palas.

3. Estos motores permitían navegar a 43 km/h.

4 y 5. Había 29 calderas alimentadas por 159 hornos de carbón.

6. El iceberg, al chocar, abrió 6 brechas en las placas de estribor a 5 m de profundidad. El Titanic, sentenciado.

7. Además de squash, tenía también piscina interior, gimnasio, baño turco

8. Desde esta torre, Frederick Fleet avistó un iceberg de 30 metros por encima del nivel del mar a menos de 500 metros. Hizo sonar tres veces la campana y telefoneó al puente de mando.

9. El primer oficial del puente de mando intenta esquivar el iceberg. El choque lateral será fatídico. De haber sido frontal, el barco no se habría hundido.

10. El lujo (como la gran escalera) en el interior del barco no estaba pensado para tanto pánico final.