Hace 20 años el Endeavour, el quinto y último transbordador que construyó la NASA, emprendió su primer vuelo para arreglar un satélite. La misión era rutinaria, pero el lanzamiento era muy especial. se producía tras el Challenger, que estalló en 1986 y en el que murieron los siete tripulantes. El Endeavour se jubiló el año pasado y la NASA ha decidido exponerlo al público en el Space Center de Los Ángeles. Allí se pueden ver de cerca los impresionantes paneles de mando que le permitían entrar en la atmósfera a una velocidad superior a la del sonido y, solo 30 minutos más tarde, aterrizar en una pista como un avión.   e.f.