El desafortunado pez ya no puede desviar la trayectoria del salto. El hambriento caimán está en el lugar indicado en el momento indicado. Y, ¡zas!, comida rápida La foto fue tomada en el río Myakka, en Florida, por una turista. El pez, en cualquier caso, no tenía muchas oportunidades. tras el de la foto había otros 70 caimanes. Algunos llegan a medir hasta 5 metros, como el que acababa de cazar cerca de allí, en el lago Talquin, el biólogo Stephens Lane. Según la ley de Estado, un caimán tan grande debe ser asesinado. De hecho, el cazado por Lane tras una hora de lucha con él es el mayor ejemplar que él midió nunca en Florida. Si estos reptiles supiesen que tanto miden tanto viven, se pensarían quizá dos veces qué comen para no crecer más de la cuenta   e.f.