Las usan todos los deportistas de élite, pero fueron creadas en los 70 en Japón.

Tras un partido del Real Madrid contra el Deportivo de La Coruña en 2006, David Beckham se quitó la camiseta y, además de sus conocidos tatuajes, en su torso apareció un curioso dibujo trazado con cintas adhesivas rosas. No hizo falta más. Había nacido una moda. En realidad, y para ser precisos, las cintas en cuestión datan de los años 70 y hasta el último año no se han extendido de manera exponencial, pero fue Beckham quien hizo que medio mundo reparase en ellas. Son unas cintas de algodón con un adhesivo acrílico para tratar lesiones y trastornos físicos. Se conocen como vendaje neuromuscular o kinesiotaping y se venden en farmacias.

Al principio las usaban ortopedistas, quiroprácticos y acupunturistas, hasta que en los 80 empezaron a usarlas los atletas olímpicos japoneses. Su terapia se basa en conceptos de la quiropraxia y la kinesiología que valoran la circulación sanguínea y linfática y la temperatura corporal. Se les atribuye la capacidad de relajar los músculos tras un ejercicio intenso o ayudarlos a rehabilitarse. Pero también la capacidad de reeducar el sistema neuromuscular, mejorar la postura y facilitar el drenaje linfático y no solo es aplicable a lesiones deportivas; vale incluso para dolores menstruales. Ahora bien, no hay estudios científicos sólidos que lo avalen. Su único, pero nada desdeñable, aval es que casi no hay deportista de élite que no las use en algún momento.  

Mira mi color y sabrás qué me duele

Fucsia. La de este color absorbe más luz y aumenta la temperatura de la zona en lesiones musculares subagudas o crónicas. Estimula.

Azul. Refleja más luz y disminuye la temperatura de la zona en lesiones agudas o con inflamación (esguinces o tendinitis) y en aplicaciones linfáticas. Relaja.

Beis. Neutra, es para cuando no se quiere influir con el color. Muy utilizada en bebés.

Negra. Una demanda estética de los usuarios y uno de los colores más usados, actúa como refuerzo de otros colores.

El inventor. Kenzo Kase

Tras años de pruebas, investigación y ensayos clínicos, el doctor Kenzo Kase ideó en 1973 el método curativo en el que se basan las vendas elásticas hoy tan de moda. Lo llamó Kinesio Taping.