Apareció en una playa con miles de bañistas. ¿Cómo Nadie vio el animal Ni a su aún mayor depredador

Hace 15 días, un hombre que paseaba por la playa Pompano, en Florida, encontró varado en la arena este ojo gigante de aspecto prehistórico. El hombre, que debió de pensar que era una falsificación, cogió el ojo del suelo y comprobó, para su asombro, que era real. ¿Qué animal era capaz de tener semejantes ojos? ¿Cómo era posible que una criatura de ese tamaño nadara cerca de la costa donde se bañaban millares de personas sin ser visto? Y aun más alarmante. ¿cómo sería el predador que había matado y descuartizado al dueño del ojo? Decidido a dar a conocer su hallazgo, el paseante entregó su misterioso ojo a las autoridades portuarias y estas lo remitieron al Instituto de Investigaciones Pesqueras y para la Vida Salvaje, donde podrían determinar a qué especie pertenecía. La sorpresa de los científicos no solo radicó en el tamaño del ojo. Su perfecto estado indicaba que el animal al que pertenecía había vivido hasta hacía unas horas y, a todas luces, era de gran tamaño. Las conjeturas no se hicieron esperar. Calamares gigantes, ballenas y algunos grandes peces fueron los favoritos en la quiniela. Los más atrevidos especularon más, y los monstruos marinos y las nuevas especies acapararon la atención de los medios. ¿Existía un animal de grandes dimensiones, desconocido, cerca de las playas de Florida? Pero la ilusión duró poco. Los expertos terminaron su trabajo y el misterioso ojo del abismo resultó ser el de un pez espada. Un pescador local lo pescó temprano, acercó su barco a la costa y limpió el pez antes de llevarlo al mercado. Así los monstruos legendarios volvieron en silencio al abismo insondable esperando otra ocasión para ser descubiertos. ¦ f.g.sitges

Los sospechosos habituales (por sus ojos)

Calamar gigante. Cuenta con los mayores ojos de la naturaleza. Y aún faltan por descubrir los de los abisales.

Peces espada. El pez vela y los marlines los tienen grandes para ver los pequeños peces que comen.

Ictiosaurio. Tiene los mayores de la historia animal. Sin rival desde el Triásico, hace 245 millones de años.

Tiburones. Tienen los ojos de tamaño medio, salvo los abisales, pero muy vistosos en algunos casos.

Besugo. La mayoría de los peces pelágicos poseen ojos grandes en relación con su cuerpo.

De acuario. La modificación genética, alentada por la acuariofilia, ha dado peces con ojos ‘imposibles’.