El 6 de diciembre de 1912, el arqueólogo alemán Ludwig Borchardt halló el busto de Nefertiti en las excavaciones de Tell el-Amarna. El hallazgo hacía honor al nombre de la semidiosa. Nefertiti significa ‘la bella ha venido’. El Nuevo Museo de Berlín celebra este centenario exponiendo 600 piezas que se encontraron con el busto y las fotografías originales de aquel descubrimiento. La escultura de su marido, el faraón Akenatón, fue hallada rota y no alcanzó la fama del policromado busto de la reina. Hoy restaurada, es una de las joyas esperadas de la exposición. ¦ suzana mihalic