Los Manuscritos del Mar Muerto, accesibles gracias a google.

La cabra, ya se sabe, tira al monte. Y hacia allí, a las cumbres que rodean el valle de Qumrán a orillas del mar Muerto y a 13 kilómetros al sur de Jericó, se escapó una del rebaño de Juma, y este y su primo Mohammed ed-Dhi ambos, pastores beduinos fueron obligados a ir en su búsqueda. Por diversión, lanzaron una piedra al interior de una cueva y les sorprendió escuchar el sonido de una vasija de barro al romperse. Así apareció, en 1947, el primer pergamino de los rollos del mar Muerto.

Cientos de documentos más, escritos entre el año 250 antes de Cristo y el 70 de nuestra era, serían rescatados desde entonces. Hoy, más de dos mil años después de su creación, estos textos llegan, vía Internet, hasta nuestras casas. Google, junto con la Autoridad de Antigüedades de Israel, se ha encargado de digitalizarlos, de tal forma que las imágenes que alcanzamos a golpe de ratón ofrecen incluso un nivel de detalle mayor del que captarían nuestros ojos a simple vista.

Utilizando una tecnología infrarroja desarrollada por la NASA, la página web del proyecto (www.deadseascrolls.org.il) muestra los documentos arqueológicos a escala real y a una gran resolución (1215 píxeles por pulgada).

Un viaje histórico que empieza por los cinco documentos hasta ahora digitalizados, entre los que destaca el Gran Rollo de Isaías, el más completo de todos los encontrados. Pasen y lean.