No es un montaje. La rana es -era- de verdad y se vio fatalmente arrastrada por la fuerza de los propulsores que impulsaban el lanzamiento. Así lo registró una de las cámaras de la NASA el mes pasado durante el despegue de la nave Ladee, que partía en una misión hacia la Luna. La imagen no pasará a la historia de la conquista espacial, pero ha dado para un buen montón de comentarios jocosos en Internet. Un pequeño paso para una rana, un gran paso para la ranidad . Lástima que no tuviese final feliz.