Ni los más complejos ordenadores ni las agencias especializadas en descifrar códigos han podido desvelar el extraño lenguaje del manuscrito Voynich, del siglo XV. Cuando ya se empezaba a dudar de que tuviera sentido, unos investigadores han demostrado que no es un fraude. Es un idioma real y puede esconder mensajes secretos. Lea, lea.

Los jesuitas de Villa Mondragone, un colegio de la Compañía de Jesús cerca de Roma, estaban al borde de la ruina. Era el año 1912. No les quedaba otra. tenían que vender su biblioteca.

Avisaron a un coleccionista, Wilfrid M. Voynich, de origen polaco. Voynich compró allí 30 manuscritos; entre ellos, uno que nadie ha podido leer hasta la fecha. Está escrito en una lengua misteriosa de la que no se ha descifrado ni una sola palabra. Y desde hace un siglo obsesiona a criptógrafos, historiadores, paleógrafos, lingüistas, filólogos, matemáticos, ingenieros e incluso astrónomos y botánicos, pues el libro está adornado con extrañas ilustraciones cosmológicas y plantas quiméricas que tampoco nadie ha podido identificar. Hasta la controvertida Agencia Nacional de Seguridad estadounidense (NSA) intentó descifrar el código durante tres décadas. No pudo.

¿Esconde un tesoro? ¿La resolución de un crimen? ¿Conocimientos secretos que cambiarían la historia de la ciencia? ¿Acaso una profecía? La frustración es tal que desde 2004 la teoría más extendida sobre el manuscrito Voynich es que se trata de un fraude. no se puede descifrar porque no hay nada que descifrar; es un galimatías, una broma. Pero un reciente estudio de la Universidad de Mánchester (Reino Unido) demuestra que no es así. El texto está escrito en una lengua auténtica y puede contener mensajes cifrados. ¿Qué lengua es y qué mensajes oculta? No se sabe. Los investigadores, dirigidos por el físico Marcelo Montemurro, analizaron la frecuencia de las palabras en el manuscrito y las compararon con textos de similar extensión en inglés, chino, latín, un lenguaje informático y fragmentos del código del ADN. Los textos analizados entre ellos, Las confesiones de san Agustín y El origen de las especies, de Charles Darwin tienen entre 500 y 700 palabras claves, mientras que el sistema de programación ronda las 300, y el genoma, las diez. El voynichés, como se conoce el presunto idioma del manuscrito, tiene 800. Su estructura es compatible con la de una lengua humana , afirma Montemurro.

Además, en el voynichés, la distribución estadística de las letras y palabras es cualquier cosa menos aleatoria. Por ejemplo, cumple a rajatabla la ley de Zipf, que establece que en todas las lenguas humanas la palabra más frecuente en un texto extenso aparece el doble de veces que la segunda más frecuente, el triple que la tercera, etcétera. Lenguajes artificiales como los élficos de Tolkien o el klingon de Star Trek no cumplen esta regla. Poco se sabe con certeza del manuscrito, un pergamino de 240 páginas. La Universidad de Arizona demostró mediante la prueba del carbono 14 que podía datarse entre 1404 y 1438. Su autor es anónimo. El emperador Rodolfo II de Bohemia está acreditado como el primer propietario conocido del manuscrito, por el que pagó 600 ducados de oro, unos 70.000 euros. Rodolfo II, sobrino de Felipe II, fue un monarca excéntrico aficionado a las ciencias ocultas. Coleccionaba juguetes mecánicos, autómatas, recetarios de magia y manuales de alquimia.

El manuscrito lo heredó su farmacéutico, Jacobus Sinapius, favorito del emperador, al que curó presuntamente de una grave enfermedad con un elixir de su invención. La panacea tuvo una enorme demanda y Sinapius ganó una fortuna. Fue el primero que intentó descifrarlo.En la larga lista de traductores frustrados sobresalen dos. uno es William Newbold, profesor de Filosofía en Pensilvania a principios del siglo XX y condecorado por descifrar mensajes de los espías alemanes durante la Primera Guerra Mundial. Dedicó los últimos años de su vida a examinar el manuscrito, hasta que perdió la noción de la realidad. Murió loco. el otro es william friedman, considerado el mejor criptógrafo de la era moderna y uno de los fundadores de la NSA. Friedman descifró el Código Púrpura que protegía las comunicaciones navales japonesas durante la Segunda Guerra Mundial. Pero no pudo con el manuscrito Voynich, aunque su hipótesis de trabajo se considera plausible. No se trataría de un idioma inventado, sino de una lengua probablemente europea ‘oscurecida’ mediante un algoritmo que desplaza letras individuales.

Con la potencia de los ordenadores actuales desentrañarlo debería ser cosa de niños. Pero no es así. Se han hecho pruebas con el hebreo; también con un cóctel políglota de lenguas orientales (chino, tibetano, vietnamita ); con escritura esteganográfica (textos que carecen de significado en su mayor parte, pero que contienen la información oculta en detalles arbitrarios y discretos). Todo, en vano.El propósito del libro también intriga a los estudiosos. Teorías recientes lo relacionan con secretos de los gremios de artesanos de Milán que incluyen la elaboración de venenos y la producción de vidrio, cuya transmisión a potencias extranjeras estaba sujeta a la pena de muerte. Y hay incluso quien lo relaciona con conocimientos pioneros en la energía atómica. Pero llega un punto en que se mezclan la leyenda y los pocos datos fehacientes. No es extraño que se hayan escrito unas treinta novelas sobre el manuscrito. Como escribe Reed Johnson, de la Universidad de Virginia. Tanta gente ha dedicado tanto tiempo a intentar descifrarlo que si fuera un fraude sería trágico. Nos impulsa el afán de descubrir algún significado trascendente. Por lo menos, que no sea una lista de la compra o un catálogo de chistes verdes de los monjes del siglo XV .

El dueño del documento

Wilfrid Voynich (1865-1930) fue un bibliófilo y coleccionista polaco. Graduado en Química y Farmacia, destacó por ser un revolucionario antizarista (una parte de Polonia pertenecía al Imperio ruso), lo que lo llevó a ser encarcelado en Siberia. Logró escapar vía Manchuria y China. Acabó regentando una librería en Londres junto con su mujer, Boole, novelista de éxito. En 1914, a punto de comenzar la guerra, se mudó a Nueva York con parte de su colección de libros entre ellos, el manuscrito, que había comprado en 1912 y continuó con su oficio de librero especializado en textos raros. A su muerte, su viuda vendió el manuscrito a un marchante, que no pudo encontrar comprador y lo legó en 1969 a la Universidad de Yale, donde continúa hoy.

Así es el manuscrito Voynich

-El manuscrito. El texto está escrito en un pergamino de 240 páginas, redactado e ilustrado en el siglo XV con pluma de ave.

-Ni una palabra. Está escrito en una lengua misteriosa de la que no se ha logrado descifrar ni una sola palabra.

-Impecable. Todo el texto está escrito de izquierda a derecha de manera fluida y no contiene ni un solo tachón.

-Una clave secreta. El voynichés, como se conoce el presunto idioma en el que está escrito, no sería una lengua desconocida, inventada o artificial, sino una lengua probablemente europea (o varias lenguas combinadas) ‘oscurecida’ mediante un algoritmo que desplaza letras individuales. Un método similar fue usado por la cancillería de Milán en el siglo XV.

-¿Más de un autor? Se aprecian al menos dos caligrafías, como si fuese obra de dos escribanos.

-Dibujos por secciones. Las ilustraciones lo dividen en seis secciones. La primera es un herbario con dibujos de plantas. La segunda está relacionada con la astrología, con símbolos zodiacales y mujeres desnudas que sostienen estrellas. La tercera aludiría a la biología; la cuarta, a la cosmología; la quinta, a la farmacia; y la sexta serían unas recetas alquímicas.

-Previendo el futuro. En la sección cosmológica se aprecian tránsitos de cuerpos celestes, dibujos de galaxias y quizá prototipos de instrumentos ópticos.

-Texto corrido. El voynichés tiene entre 20 y 30 letras (los expertos no se ponen de acuerdo). El texto tiene 170.000 caracteres agrupados en 35.000 palabras. No hay palabras de más de diez letras ni signos de puntuación.

-Tinta datada. La tinta está datada entre 1404 y 1438, lo que certifica que el manuscrito es medieval.

¿QUIÉN LO ESCRIBIÓ?

-El manuscrito Voynich se atribuyó primero al fraile franciscano Roger Bacon, pero esta teoría ha sido descartada. También se dijo que lo escribió John Dee (abajo), matemático y astrólogo de la corte de Isabel I de Inglaterra. O su ayudante, Edward Kelly, un alquimista que aseguraba que era capaz de conversar con los ángeles. Se ha sugerido que Kelly inventó ese idioma para engañar a Dee, que a su vez lo utilizó para estafar al emperador Rodolfo II de Bohemia. Hoy parecen descartadas todas estas teorías. La única pista realmente fiable es el lugar donde se escribió. el norte de Italia. Según la Universidad de Arizona, en una ilustración se ve una ciudad amurallada con almenas en forma de cola de golondrina, un estilo que durante el Renacimiento se acabó popularizando en toda Europa, pero que en la época de la redacción del manuscrito solo se empleó en las zonas de influencia de Venecia y Milán.