Para crear un perfil en una red social basta un instante, pero eliminarlo se convierte casi siempre en una odisea. Normalmente, el proceso requiere armarse de paciencia. En algunos sitios, incluso nos pedirán una explicación. ¿El motivo? Para los colosos de la web, nuestra información es una mercancía preciosa. Su éxito depende de la cantidad de datos disponibles. Y se resisten a renunciar a ellos. Le explicamos las trabas que nos ponen y cómo esquivarlas

-Laborioso. Facebook. Antes de aceptar la petición de eliminar su cuenta, se le ofrece la posibilidad de guardar sus fotos y vídeos en su ordenador.

Todos los usuarios de este gigante país virtual de amigos tienen dos opciones para abandonar la red social. desactivar la cuenta o eliminarla. Si lo que se busca es eliminar para siempre todo rastro de uno en cualquier rincón de Facebook, desde luego la opción es la segunda. Con la primera seguirán siendo visibles algunos elementos que uno haya publicado (mensajes, comentarios a un post y a fotos de amigos ). ¿Ventajas de esto? Como no son infrecuentes los arrepentimientos, Facebook conserva todo el material necesario de los usuarios que solo pidan desactivar su cuenta. Si alguien quiere reactivarla, allí estará aún la información. ¿Qué se debe hacer para eliminar el perfil de modo permanente?

Más que andar a la caza de la opción correspondiente entre los diversos menús, el camino más corto quizá sea escribir directamente eliminar cuenta en el centro de asistencia y seguir las instrucciones. en un par de clics, todo habrá terminado. O casi, porque durante algunos días, si se intenta acceder a la cuenta, se reactivará y habrá que recomenzar todo desde el principio. Lo mismo podría suceder si se utiliza alguna de las aplicaciones externas que están asociadas al perfil de Facebook.

-Casi imposible. YouTube. Podemos cerrar el canal creado, pero borrarse por completo nos priva de otros productos de Google.

Varias de las aplicaciones de Google (una sobre todo. Gmail) permiten a cada usuario borrarse de ese servicio puntual sin necesidad de eliminar por ello la cuenta general que comparten de modo asociado a otras aplicaciones del buscador. No es el caso de YouTube. De hecho, darse de baja en la mítica red social dedicada al vídeo sin renunciar, por ejemplo, a nuestra cuenta de Gmail es imposible. La única opción que se nos ofrece es la de eliminar el canal propio que hayamos creado, vaciándolo de todos los vídeos subidos hasta la fecha. Pese a ello, la cuenta se mantiene y, con ella, toda la información personal asociada. las playlists, las preferencias, los comentarios

Para eliminar también esto, la única vía es suprimir la cuenta de Google (renunciando en consecuencia a todos los demás servicios asociados). Sin embargo, la opción que pone en marcha la petición no resulta ni mucho menos tan fácil de localizar. Primero se debe hacer clic sobre el triángulo que aparece junto a la foto del usuario, luego sobre la opción Configuración de YouTube. En ese momento se abre una sección llamada Descripción general, donde en la parte alta aparece el rótulo Opciones avanzadas (¡es la más pequeña de toda la panorámica!). Aún un clic y, por fin, en la ventana siguiente se materializa el ansiado Eliminar canal. Es posible que, en lo sucesivo, entre los resultados de una búsqueda, figuren aún las miniaturas de vídeos eliminados. sucede porque la actualización de los contenidos del sitio no es inmediata y (según promete YouTube) pasados unos días ya no serán visibles.

-Fácil. Google. Si rompes con Google, ya no puedes seguir usando Gmail y no podrás abrir otra cuenta con la misma dirección.

No todos los internautas están contentos con Google en materia de privacidad y datos personales, pero decirle adiós a la ‘gran G’ es bastante sencillo. Pinche sobre el propio icono, arriba a la derecha; luego sobre Cuenta y, allí, sobre Herramientas de datos. Entonces, ya podrá pinchar sobre Eliminar la cuenta y los datos. Una vez eliminada la cuenta en Google, se eliminarán también aquellas asociadas a los demás productos de la casa, como YouTube, Gmail y Blogspot. Y aunque la hipótesis de un cierre involuntario sea remota (se requiere la contraseña y pinchar sobre Sí, quiero eliminar mi cuenta), se puede intentar recuperar el perfil desde la página Asistencia para Contraseñas. No es seguro que funcione, pero Si funciona, será solo durante un tiempo .

-Complicadísimo. iTunes

Lo primero, una consideración. si usted cree en poder cerrar su cuenta de iTunes ‘por libre’ es decir, pinchando aquí y allá hasta dar con el enlace adecuado, no va muy bien encaminado. Y es que, para llevar a buen puerto la operación, es preciso (llegados a un cierto punto) pedir ayuda, por teléfono o correo electrónico, a la asistencia. Y para llegar hasta ese punto, el camino no es que sea fácil Parta del sitio de Apple pinchando, abajo a la derecha, sobre la opción Contacto; luego, en la página siguiente, en Contacta con el soporte técnico para iTunes Store.

Tras elegir la opción Gestión de cuentas y constatado que ninguna de las opciones hace referencia al cierre de la cuenta, conviene (para abreviar) hacer clic sobre Seguridad de las cuentas y seguir las instrucciones para ponerse en contacto. Si se opta por la solución telefónica, la asistencia de Apple llamará al interesado pasados unos minutos, solicitará algunos datos de seguridad (entre ellos, el correo electrónico con el que el usuario está registrado) y, por fin, en ese punto, es posible hacer la petición. Una vez cerrada la cuenta, se podrán seguir utilizando las apps de los iPads, iPhones , aunque no se podrán actualizar.

-Complicadísimo. Amazon. Puede pedir vía chat al servicio de asistencia el proceso para descargar en su PC sus ‘ebooks’ comprados. Si no, los perderá.

En efecto. si decide cerrar su cuenta de Amazon, es necesario guardar antes en su ordenador los libros que tenga en el Kindle. Al borraerfil, se vacía también la librería digital y, desde ese momento, en cuanto el dispositivo se sincronice, usted perderá todos los contenidos que tenía. Guardando copias de seguridad, se pueden volver a cargar de nuevo en el Kindle con un cable USB. Por lo demás, darse de baja exige recorrer un largo camino. Parta del menú Ayuda. Luego entre en la sección Gestionar mi cuenta y haga clic sobre Cambiar la configuración de mi cuenta. Obviando todas las sugerencias referidas a pedidos, opciones de pago, privacidad se llega a dos menús desplegables. Allí se puede cursar la petición por correo electrónico, chat o por teléfono a condición de rellenar, por razones de seguridad, el número del último pedido realizado y la fecha. En un día, por lo general, llega la confirmación de la baja.

-Fácil. Twitter. Es posible incluso usar el mismo apodo en una cuenta nueva.

Los chicos de Twitter no se toman del todo bien que uno se dé de baja e intentan disuadirnos. ¿Estás seguro de que no quieres pensarlo mejor? ¿Ha sido por algo que hemos dicho? Háznoslo saber . Pero, ya puestos, no hacen nada para impedirnos huir. Se accede a la vía de escape abriendo Configuración (desde el icono del engranaje) y pinchando sobre Desactiva mi cuenta al final de la página. Si lo desea, antes de pinchar sobre el OK, puede solicitar el envío de un archivo con todos los tuits. En pocos minutos, su cuenta ya no será visible (con la excepción de algunos contenidos para los que serán necesarios unos días). Si se arrepiente, puede reactivarla en los 30 días siguientes.

-Fácil. WhatsApp.Instalar antes la versión más reciente de la app garantiza la operación.

No basta con desinstalar la aplicación de su móvil. su inscripción en el servicio se mantiene activa. Y, con ella, su perfil, que continuará visible para los demás usuarios. Para borrarse del todo, es necesario seleccionar Cuenta y seguir las instrucciones. La opción se halla en Configuración y se puede acceder fácilmente desde el menú de la mayor parte de los smartphones (Android, BlackBerry, Windows Mobile), aunque son ligeramente diferentes unos de otros. Hay solo una variante para los iPhone. una vez que se entra en Configuración, hay que seleccionar Configuración chat, luego Avanzado y después Eliminar mi cuenta. Además del perfil (que desaparecerá no solo de las listas, sino de todos los grupos de WhatsApp), se borrará el historial de los mensajes.

-Laborioso. Linkedin. Una vez que uno se haya ‘borrado’, no podrá crear una nueva cuenta con la misma dirección de correo electrónico que estaba asociada ala cuenta eliminada.

Está pensando en eliminar su perfil en Linkedin? No le resultará complicado. El único ‘problema’ es que, incluso tras haber cerrado la cuenta, quizá continúe recibiendo invitaciones por parte de otros miembros que desean sumarse a su misma red. Si se desea evitar ser acribillado por estos mensajes (que pueden resultar frecuentes y fastidiosos), será necesario escribir un correo electrónico a la asistencia y solicitar que se añada nuestro nombre a una lista de direcciones de correo bloqueadas. El perfil eliminado ya no resultará así visible para el resto de los usuarios de Linkedin (desde el primer instante) ni para las búsquedas de motores como Google y Yahoo (desde ese momento o a partir de algunas semanas después).

¿Cómo se solicita el cierre? Se trata de seleccionar la opción Privacidad y configuración (hay que posicionar el cursor del ratón sobre la propia fotografía, arriba a la derecha) para luego hacer clic abajo, a la izquierda, sobre Cuenta. el enlace Cerrar tu cuenta se encuentra en la parte derecha de la pantalla. Antes de la confirmación definitiva (tras introducir una última vez la contraseña), al usuario se le solicitará el motivo de la decisión.

-Complicadísmo. Skype. Antes era imposible darse de baja. El propio servicio de videochat lo anunciaba. Una vez creada, no es posible eliminar su cuenta . Pero esto ha cambiado.

Gracias a la intervención del Defensor de la Privacidad, las condiciones de Skype han mejorado, aunque el procedimiento sigue siendo bastante enrevesado. En primer lugar, si lo que buscamos es ser invisible a las búsquedas de los demás usuarios, es preciso eliminar todos los datos personales que hayamos introducido en nuestro Perfil (en la sección Datos de la cuenta, si se visita la página Skype.com desde un ordenador). Aquí se puede utilizar un truco que sugiere la propia ayuda del servicio. dado que las casillas de nombre, apellidos, fecha de nacimiento, número de teléfono no pueden quedar vacías, siempre podemos recurrir en última instancia a una combinación del tipo xxxxxxxx .

De modo similar, se puede sustituir la dirección de correo electrónico. Para modificar la imagen del perfil, en cambio, es necesario abrir el programa (ya no la página web) y seleccionar Modifica la imagen en el menú Perfil. ¿Misión cumplida? Aún no. Para dar el último paso hacia el olvido y eliminar el propio nombre de la lista de Skype, es necesario enviar un mensaje al Soporte técnico (en el menú de Ayuda), y en un plazo determinado que puede ser de hasta dos semanas se satisface nuestra petición. Sin embargo, atención. después de tantos trámites, nuestro nombre continuará figurando entre las personas que lo habían añadido a sus contactos. Al menos por un tiempo.

-Fácil. Flickr.Para no perder las fotos que uno quiera conservar, puede guardarlas una a una.

Si quiere abandonar Flickr, cautivado por alguno de sus competidores mejor preparados, relájese. Ante todo, porque incluso cuando decida cerrar la cuenta podrá continuar utilizando el resto de los servicios que ofrece Yahoo, el coloso bajo cuyo control pasó Flickr unos años después de su nacimiento como plataforma independiente. La otra razón para relajarse es que bastan unos pocos segundos para desaparecer. el tiempo de entrar en Configuración, clicar sobre Eliminar cuenta (en evidente rojo) y finalmente pinchar en OK. También aquí es posible anular la operación durante los 90 días siguientes.

-Fácil. Instagram. Puede obtener una copia de sus fotos antes de eliminar la cuenta. Vaya a la página Instaport.me y entre con la misma acreditación que en Instagram.

Muchas redes sociales ofrecen la posibilidad de recuperar nuestra cuenta si, tras haberla cerrado, recapacitásemos o si incluso la hubiésemos cerrado por error. Sobre la base de esta ‘oferta’ se apoyan muchas empresas para conservar durante un tiempo una copia del material subido (fotos, vídeos, informaciones personales) de los perfiles que han solicitado su baja. Instagram, por el contrario, no ofrece esta posibilidad; por lo tanto, si no la garantía, uno puede al menos tener la esperanza de que, una vez dado nuestro visto bueno a la cancelación, nuestros datos personales se eliminarán de verdad.

Hacerlo requiere verdaderamente poco tiempo. después de iniciar sesión en el sitio (introduciendo el nombre de usuario y la contraseña correspondientes), basta con pinchar sobre la imagen del perfil, elegir Selecciona y recorrer el menú hasta Modificar el perfil. Aquí se pueden borrar las huellas modificando (y guardando) nombre de usuario, dirección de correo electrónico e información personal. En caso contrario, se deberá pinchar directamente sobre Deseo eliminar la cuenta.

-Imposible. Wikipedia. La página en la que debemos solicitar el cambio de nombre de la cuenta es pública. Si queremos una mayor discreción, debemos solicitar los cambios por correo electrónico.

Para consultar la célebre enciclopedia, no se necesita inscripción. El asunto ya cambia si se desea contribuir a la creación de contenidos. En este caso, ya es necesario crear una cuenta. ¿Qué sucede si un día, perdida la inspiración, se decide eliminarla? Según las actuales reglas de Wikipedia (que se actualizan con bastante frecuencia), una vez creada una cuenta de usuario no se puede eliminar. ello explican podría causar errores de funcionamiento al sitio. La vía más eficaz para desaparecer, por tanto, consiste en dejar de escribir contribuciones y solicitar el cambio de nombre de usuario a los ‘burócratas’ (el grupo de voluntarios designados por la comunidad para gestionar algunos aspectos técnicos de la Wikipedia).

De esta forma, en las siguientes búsquedas, no quedará rastro del perfil. En caso necesario, se puede solicitar también la eliminación de las páginas creadas o que estas sean inaccesibles. Es evidente que no es la solución, porque en situaciones particulares por ejemplo, en el caso de autores con numerosas contribuciones o para aquellas páginas que forman parte de proyectos más amplios la Wikipedia Foundation se reserva el derecho a no eliminar la información.