El mundo del libro se ha quedado boquiabierto. El tipo de la foto, Marino Massimo De Caro, no solo ha saqueado la biblioteca más antigua de Nápoles, también ha logrado engañar a expertos mundiales creando una falsificación casi perfecta de un tratado de Galileo Galilei sobre la Luna. Esta es su historia. Por Fátima Uribarri

Por la noche bajaba a la sala central. Abría a sus compinches y llenaban cajas que cargaban en una furgoneta. La alarma estaba desconectada. Así lo había ordenado el jefe de los ladrones, el propio director de la biblioteca, la más antigua de Nápoles.

Marino Massimo de Caro (en Nápoles) más de mil libros de siglos de antigüedad, joyas como tratados astronómicos de Nicolás Copérnico y de Johannes Kepler, o escritos del sabio Atanasio Kircher.El escándalo del saqueo de la Biblioteca dei Girolamini, custodia de más de 160.000 libros antiguos, entre ellos de casi un centenar de incunables (impresos entre 1553, año de la invención de la imprenta, y 1500) ha venido acompañado, además, de otra bofetada al mundo del libro antiguo. cuando detuvieron a De Caro se descubrió que su grandioso descubrimiento de un ejemplar único de un libro de Galileo Galilei era otra descomunal mentira.

Qué hábil fue De Caro. Colar una falsificación en el reducido y exclusivo mundo del libro antiguo no es fácil. Esto es un círculo cerrado, todos nos conocemos. Por eso nos extrañó la llegada de De Caro (un desconocido) a la Biblioteca dei Girolamini. Luego se convirtió en una persona respetada en el mercado. Su caso es de película, nos ha dejado atónitos y ha tenido consecuencias. ahora hay recelos en el mercado de libros italianos , explica Alicia Bardón, de la librería anticuaria Bardón de Madrid.

A finales de 2013 salió a la luz que Marino Massimo De Caro también había falsificado un ejemplar del Sidereus nuncius (Mensajero de las estrellas), el tratado en el que Galileo Galilei desvelaba, en 1610, que la superficie de la Luna no era llana, sino que estaba cubierta de cráteres. Galileo lo descubrió utilizando un telescopio de su invención y lo contó en este libro, del que se imprimieron 550 ejemplares. Se conservan unos 150, ninguno de ellos es como el que ‘descubrió’ De Caro. Su libro contenía velados dibujos a acuarela, vistas de la Luna trazadas con delicadeza

Podría ser el ejemplar de Galileo anotado e ilustrado por él. Así lo creyeron reputados expertos que cayeron en su trampa.

En mayo de 2005, De Caro viajó a Nueva York con su insólito Mensajero de las estrellas. Convenció al prestigioso anticuario Richard Lan, que se lo compró según De Caro por 150.000 dólares. Otro experto, el alemán Horst Bredekamp, puso todo su entusiasmo en confirmar la autenticidad de ese ejemplar. Además, un grupo de prestigiosos colegas publicaron un voluminoso estudio en 2011 en el que sostenían, todos a una, que aquella era una obra genial y única de Galileo Galilei. El libro se valoró entonces en diez millones de dólares.

Desenmascarado.

Fue el británico Nick Wilding, historiador del Renacimiento de la Universidad de Georgia (Estados Unidos), el que ha sacado los colores a todos esos expertos. En 2012, Wilding averiguó que ese libro era una falsificación y desenmascaró a De Caro, de quien afirma que es la cabeza de una banda de timadores a nivel mundial.

Cuando saltó el escándalo de la falsificación, De Caro estaba detenido por el saqueo de la Biblioteca dei Girolamini. Con él cayeron otras trece personas. Y se descubrieron decenas de cajas almacenadas en varios escondites.

Un argentino había sido el autor de las falsas acuarelas, siguiendo los bocetos del propio De Caro, que es un loco de Galileo y lleva años estudiando su obra. Por eso, su falsificación era casi perfecta. De Caro ha confesado que la fabricación de su Mensajero de las estrellas le costó 150.000 dólares. También ha reconocido otros ‘trabajos’. varias falsificaciones de Le operazioni del compasso geometrico e militare, un tratado de Galileo sobre geometría del que solo se imprimieron 60 copias, de las que sobreviven apenas 25; otros cinco ejemplares del Mensajero de las estrellas, pero sin ilustraciones... Y ha confesado otros importantes delitos. de la abadía de Montecassino, por ejemplo, se llevó un original de La Divina Comedia, de Dante Alighieri, que luego vendió por 80.000 euros.

Pero lo que ha dejado boquiabiertos a los bibliófilos es la magnitud del saqueo de la biblioteca de Nápoles. Hubo dos factores que ayudaron. la falta de inventario y el nombramiento arbitrario del director, que logró el puesto gracias a sus contactos con políticos. El pillaje lo descubrió un profesor universitario que acudió a consultar fondos de la biblioteca y lo denunció en la prensa.

Los autores de robos de libros antiguos suelen ser archiveros, estudiosos o investigadores y las sustracciones se suelen detectar cuando las obras robadas salen al mercado , explica la jefe del Grupo Primero de la Brigada de Patrimonio Histórico de la Policía Nacional, los responsables de la restitución, por ejemplo, del Códice Calixtino sustraído en 2011 de la catedral de Santiago de Compostela.

Libro de la policía.

En España no hay un mercado negro de contrabando de libros antiguos , explica Alicia Bardón. Además, hay controles. cada librero anticuario tiene un ‘libro de la Policía’ donde debe anotar sus compras, y la Interpol y la Liga Internacional de Libreros Anticuarios les facilitan listas de libros robados.En España ha habido algunos casos importantes. Un sacerdote y un bibliógrafo fueron condenados en 2001 por llevarse de la biblioteca diocesana del Obispado de Zamora 466 libros antiguos, valorados en más de 300.000 euros. También desaparecieron 735 libros doce de ellos, incunables de la biblioteca del seminario y la catedral de Cuenca. De la Biblioteca Nacional sustrajeron, en 2007, ocho valiosos mapamundis de 1482 ya recuperados

De Caro sigue confinado en su preciosa casa de Verona cumpliendo su condena de siete años de arresto domiciliario. Prepara una bibliografía de las representaciones de la Luna. Ha empezado por Galileo.

Los libros antiguos más caros (y auténticos)

1.- Codex Leicester [27,3 millones] 

Bill Gates compró en 1994 este documento de 72 páginas en el que Leonardo da Vinci habla de astronomía, meteorología, cosmología, geología y paleontología. Antes perteneció al empresario Armand Hammer y al conde de Leicester.

2.- Carta Magna [18,9 millones] 

Copia de 1297 de este importantísimo texto histórico escrito a mano y firmado por el rey Eduardo I de Inglaterra. Lo compró el empresario estadounidense David Rubinstein en 2007.

3.- Libro de Evangelios de Enrique el León [16 millones]

Del siglo XII. Lo encargó el príncipe de Sajonia y Baviera. En 1983 lo compró un grupo de instituciones alemanas.

4.- Libro de salmos [12,4 millones]

Data de 1640, se considera el primer libro impreso en los Estados Unidos. Se hicieron 1700 copias y solo se conservan 11.

5.- Evangelio de San Cuthbert [10,9 millones]

Es una copia en latín del Evangelio de San Juan. Data del siglo VII. Se encontró en la tumba de san Cuthbert en 1104. La compró el Museo Británico.

6.- Las aves de América [10,2 millones]

Maravilla ilustrada en cuatro volúmenes. Se publicó entre 1827 y 1838 y costaba la friolera de mil dólares.

Para saber más

Liga Internacional de Libreros Anticuarios. www.ilab.org