Una exposición muestra los retratos de la corte de la poderosa familia florentina que gobernó con maneras maquiavélicas e inventó el mecenazgo.

La élite florentina del siglo XVI (el célebre Cinquecento) quiso pasar a la posteridad y lo consiguió de la manera más brillante y perdurable, encargando sus retratos a grandes maestros como Francesco Salviati, Pontormo, Andrea del Sarto, Bronzino, Giorgio Vasari Entre las grandes familias, los Medici sobresalieron por su poder y su apuesta por el arte. Conseguir el mando de Florencia no fue fácil. Tampoco lo fue recuperarlo cuando lo perdieron en los muchos embates en los que los Medici estuvieron inmersos. Tuvieron que luchar y vencer. Y una vez conseguido el trono, la ilustre familia decidió publicitarse. De ese afán proceden los retratos de sus varones con armaduras, altavoces que anuncian su poderío. Y cuando la paz parecía asegurada, los Medici (ellos y ellas) posaron ante los pintores con vistosos ropajes bordados en oro. Sus retratos siempre maravillan, por ser de ellos, por mostrar una época tan esplendorosa en la Historia del Arte y por el inmenso talento de los autores de los cuadros. Se muestran ahora 40 lienzos grandiosos en el Museo Jacquemart-André, en París, dentro de la exposición Florencia, retratos en la Corte de los Medici. Podrían ser las ilustraciones de un manual de Ciencia Política o de un álbum de celebridades del Renacimiento. Los Medici emparentaron con familias reales; fueron papas (León X, Clemente VII, Pío IV, León XI); sostuvieron a Miguel Ángel, Donatello, Fra Angelico, Masaccio Siguen fascinando.

La española. Leonor Álvarez de Toledo. Hija del virrey de Nápoles, fue crucial. Se casó con Cosme I, aportó su enorme fortuna (ella compró el palacio Pitti) y tuvo once hijos; entre ellos, Francisco I.

El erudito. Francisco I. Prefirió el conocimiento y el lujo a las armas y la política. Coleccionó esculturas antiguas, bronces y mármoles, y encargó a Giorgio Vasari y a Vincenzo Borghini la decoración de su studiolo, dentro del Palazzo Vecchio.

SSPSAE E Per il polo Museale della Cittá de Firenze.

Déspota y mecenas. Cosme I. Instauró una rama de la dinastía (mandó matar a su sobrino Lorenzino, asesino a su vez de Alejandro de Medici). Gobernó con mano dura, ideó la Galleria degli Uffici, pensada para albergar oficinas gubernamentales, patrocinó a Cellini

The Alana Collection Newark USA

El guerrero asesinado. Alejandro I. Le costó un año de asedio la conquista de Florencia. Luego utilizó sus retratos en actitud guerrera como propaganda. En esta ocasión está pintado por Giorgio Vasari. Lo asesinaron tras solo siete años al mando de Florencia.

SSPSAE E Per il polo Museale della Cittá de Firenze.