Nuevas teorías sobre cómo el ser humano pudo acabar con la megafauna del planeta.

Hubo un tiempo, hace unos 200.000 años, en que la Tierra estaba poblada por animales muy muy grandes. Los ciervos medían tres metros de alto, los osos pesaban dos toneladas Así que ir de caza no era una misión sencilla. Pese a ello, una especie diminuta que rondaba el metro y medio acabó con la mayoría de ellos. Se calcula que han desaparecido unas 90 especies de mamíferos de peso superior a 44 kilos y su extinción está estrechamente ligada a la expansión humana , según los últimos estudios de investigadores daneses y británicos.

Lo que no está claro es cómo un puñado de hombres (hasta ahora se ha impuesto la teoría de que se dispersaron desde África en clanes de unos 20 individuos) pudo hacer tanto daño en tan poco tiempo y en tanto espacio. El arqueólogo norteamericano Curtis Marean plantea un escenario alternativo. Cree que los colonizadores de la Edad de Hielo conquistaron el planeta organizados en pequeños ejércitos de 500 individuos o más. Marean está excavando en las cuevas de Pinacle Point, en la punta sur de África, donde los pueblos costeros ya se dedicaban hace 160.000 años a recoger moluscos, para lo que habrían cooperado y creado las primeras comunidades no emparentadas por lazos de sangre y, por lo tanto, más amplias. Además, alcanzaron un gran dominio técnico. Los recolectores de moluscos fabricaban hace 71.000 años microlitos, artefactos muy afilados tallados en piedra. Hacían con ellos lanzas que eran capaces de causar heridas profundas a elefantes y rinocerontes. Es posible que para lanzarlas usaran, además, un propulsor, conocido como átlatl, una especie de prolongación del brazo que permitía arrojar las lanzas a 150 kilómetros por hora.

Además, sabían emponzoñar sus armas con venenos. Fue este arsenal el que, según Marean, hizo posible que el Homo sapiens se alzara hasta la posición de depredador alfa y conquistara el planeta. L.G.

La caída de las bestias XLEl Homo sapiens surgió en África. Durante un período climático extremo, que hizo gran parte del continente inhabitable, se centró en la costa y aprendió a cosechar mejillones. Tras el desarrollo de una estructura social cada vez más sofisticada y de nuevas armas, emprendió su éxodo hacia el norte, y de allí al resto del mundo. La línea roja del gráfico marca su itinerario.

ÁFRICAEl hogar original del Homo sapiens no sufrió la inicial devastación, posiblemente porque no necesitaban tanta caza para alimentarse. Los elefantes, jirafas o rinocerontes tuvieron tiempo para adaptarse. Megafauna extinguida 12%

EUROPAEn la fría Europa perecieron el rinoceronte lanudo y el buey almizclero, pero la extinción se mantuvo dentro de ciertos límites, en buena medida debido a que los grandes mamíferos pudieron escabullirse hacia las amplias superficies de Eurasia. Megafauna extinguida 38%

AustraliaEn Australia había varanos de 5 m de largo y tortugas de 1 t de peso. ¿Cómo se extinguieron? Coincidiendo con la llegada del ser humano, en los sedimentos solo se encuentra carbón vegetal. Es decir, provocaron grandes fuegos en las praderas. Estos incendios, combinados con ataques a punta de lanza, acabaron con los grandes mamíferos. De más de 50 kg, solo sobrevivió el canguro. Megafauna extinguida 81%

AsiaEl hombre se encontró también con parientes lejanos. En las planicies del este de Asia habitaba el hombre de Denisova. También había neandertales. Se extinguieron. ¿Fue el Homo sapiens el responsable? Aún no se sabe. Megafauna extinguida 356%

América del norteEl ser humano apareció en América tarde, hace solo unos 15.000 años. Es decir, mucho mejor equipado. Ya había descubierto el arco y la flecha. Dejaba atrás los glaciares de Canadá y se abría camino hacia el sur eliminando lo que encontraba a su paso. Megafauna extinguida 79%

Nueva ZelandaApenas vivían mamíferos, pero los humanos acabaron con las aves. La mayor de ellas, el moa gigante, alcanzaba una altura de 3,6 m y ponía huevos de 4 kg. Los recién llegados saquearon los nidos. Unos 200 años más tarde, el moa se había extinguido. La poderosa águila de Haast, con una envergadura de hasta 3 m y para la que el moa constituía su principal presa, se extinguió poco después. Megafauna extinguida 80%

SudaméricaSe encontraron con tigres de dientes de sable, castores monstruosos y perezosos de hasta 4 t de peso. Estas indefensas criaturas no conocían al hombre y por eso no huían al verlo. Para los recién llegados fue un juego de niños darles caza. Megafauna extinguida 83%

Megaloceros, 3,6 m. de envergadura de la cornamenta

Oso de las cavernas, 3 m. de alto

Megaladapis, 80 kilos

Rinoceronte lanudo, 2 toneladas

Thylacoleo, 130 kilos

Harpagornis moorei. 3 m. de envergadura

Mamut, 10 toneladas

Megatherium, cuatro toneladas

Doedicurus, 3,6 m. largo