Medusas: marea gelatinosa

Estas son varias de las especies que espantan a los bañistas de las playas de la costa española. Algunas son peligrosas.

Son incombustibles. Las medusas existen desde hace 600 millones de años y no pueden con ellas la contaminación, las aguas turbias o la escasez de oxígeno. Es más, a muchas de sus 1500 especies el cambio climático les favorece porque les van bien las temperaturas altas. Estos seres compuestos por tejidos gelatinosos, agua (en un 98%), órganos sexuales, cavidad estomacal, un primitivo sistema nervioso y cápsulas urticantes se llevan bien con los desórdenes que provoca el ser humano: proliferan donde el hombre explota y ensucia el mar y les favorece la sobrepesca porque así disminuyen los peces que se las comen a ellas. A veces organizan invasiones masivas y todos los veranos son molestos visitantes de las costas españolas.