EE.UU. lanzó dos millones de toneladas de bombas sobre Laos. Obama quiere desactivar ahora miles de ellas. Por Fernando Goitia

Fue la mayor operación de la historia llevada a cabo por la CIA y, sin embargo, casi nadie se enteró. Durante nueve años -1964-1973-, Estados Unidos lanzó dos millones de toneladas de bombas sobre Laos -«más de las que lanzamos sobre Alemania y Japón en la Segunda Guerra Mundial», según el presidente Obama-, mientras el mundo protestaba contra el conflicto en el vecino Vietnam. Washington reconoció su intervención en 1969, sin cesar por ello su campaña bélica en un país donde operaba una guerrilla comunista -que alcanzó el poder en 1975-, clave para el suministro de armas a sus aliados vietnamitas.

Este septiembre, Obama, primer inquilino de la Casa Blanca que visita este país de fronteras artificiales dibujadas tras la salida francesa de Indochina, reconoció el daño causado -sin pedir perdón por ello– y anunció un paquete millonario de ayudas para desmantelar las miles de bombas sin explotar que llevan cuatro décadas matando y mutilando a miles de personas.