Más de 50.000 orangutanes han muerto en los últimos 30 años. La mayoría, quemados vivos. Otros son asesinados o vendidos, incluso a burdeles. Ellos y la selva son un estorbo. De hecho, el 90 por ciento ya ha desaparecido. Por Fernando González Sitges

Su hija, de apenas cinco meses, intenta mamar sin conseguir una gota de leche. Lentamente, la madre orangután sube por una higuera hasta su copa, a 30 metros de altura. El árbol no tiene frutos; no le toca tenerlos. Y la orangutana lo sabe. La selva que la vio nacer tenía tal variedad de especies vegetales que nunca hasta entonces había pasado hambre. Pero el mundo está cambiando.

*** EXCLUSIVE - VIDEO AVAILABLE *** BORNEO, INDONESIA - 19 DECEMBER 2013: Fresh and clean - a mother organutan, still dripping with soap suds, hangs with her baby on 19 December, 2013 in Borneo, Indonesia. An orangutan gives herself a scrub with a bar soap – before licking herself clean.Photographer Kevin Su and his friends returned from a jungle trek to find a mother orangutan and her baby using a bar of soap which it had stolen from their boat. The opportunistic ape had watched the group wash the previous day and was appearing to mimic their behaviour. Tajung Puting National Park was established in 1982 to help protect organutans, who are still at risk from deforestation in Borneo. PHOTOGRAPH BY Kevin Su / Barcroft Media UK Office, London. T +44 845 370 2233 W www.barcroftmedia.com USA Office, New York City. T +1 212 796 2458 W www.barcroftusa.com Indian Office, Delhi. T +91 11 4053 2429 W www.barcroftindia.com *** Local Caption *** 02071504

Llega a la copa y se sienta agotada. Mira a su alrededor. Allí donde antes se extendía un mar de grandes copas frondosas se ven ahora largas hileras de palmas aceiteras. Ya no hay frutos durante todo el año ni futuro para la cría que se mueve inquieta entre sus brazos. Sus parientes evolutivos, los seres humanos, han acabado con la selva. El mundo de los orangutanes toca a su fin.

Mueren al ser cazados en la tala de árboles o quemados en los incendios

En las próximas décadas, los orangutanes se enfrentan a su extinción en libertad. La tala y quema de sus selvas para cultivar palmas aceiteras ha incrementado exponencialmente la devastación que las madereras llevan años practicando sin apenas control. Se estima que cerca del 90 por ciento de las selvas de los orangutanes ha desaparecido para siempre.

A two-year-old orangutan reacts as Thai veterinarians collect blood sample during a health examination at Kao Pratubchang Conservation Centre in Ratchaburi, Thailand, August 27, 2015. Thai veterinarians from the Department of National Park Wildlife, and Plant Conservation conducted a health check of 14 orangutans for preparation for the repatriation to their country of origin, Indonesia. Most of Sumatran and Borneo Kalimantan orangutans, were confiscated from entertainment businesses in Phuket province since 2008. Authorities said the orangutans are being examined to ensure they are free from diseases such as Rabies, Foot and Mouth disease, Tuberculosis, Hepatitis and Herpes. Thai officials said the orangutans are expected to return to Indonesia in September. REUTERS/Athit PerawongmethaCODE: X02943

Los orangutanes que las habitan, tanto en Sumatra como en Borneo, mueren al ser cazados por los trabajadores en el momento de la tala, quemados vivos durante los incendios -e incluso después de ellos como mera diversión- o son capturados y vendidos para diferentes fines, que incluyen la prostitución en burdeles de Indonesia. En ocasiones las crías son rescatadas junto al cadáver de sus madres y, con suerte, llegan a alguno de los centros de acogida donde se les intenta ayudar tras el trauma de ver cómo mataban a sus madres. Voluntarios especializados cuidan de los huérfanos y les dan todo el amor y cuidados que pueden. Pero devolver la esperanza de supervivencia a una cría de orangután no es tan fácil.

La infancia robada

Los orangutanes tienen una infancia muy larga propia de uno de los animales más inteligentes de la Tierra. Las crías dependen de sus madres durante seis o siete años, periodo en el que deben aprender los conocimientos necesarios para sobrevivir en la selva tropical. Las madres, que conocen cada una de las más de 400 especies vegetales de las que se alimentan y en qué época concreta maduran los frutos de cada árbol, necesitan años para enseñar a sus hijos todo lo necesario para poder independizarse y salir adelante en la jungla. Pero, si la madre muere, ningún cuidador puede transmitir estos conocimientos a la cría y sin ellos esta nunca podrá volver a vivir en libertad.

Las crías rescatadas no pueden volver a vivir en libertad. Necesitan los conocimientos de su madre

En el año 2003, la revista Science publicó un trabajo en el que quedaba demostrado el uso de herramientas por parte de los orangutanes. Como ya había pasado antes con los chimpancés, los científicos sostienen que estos parientes cercanos del hombre poseen culturas rudimentarias que pueden explicar el origen y desarrollo de la nuestra. Cada grupo de orangutanes, aquellos que viven en regiones concretas y separadas unas de otras, posee su cultura particular. Cuando un grupo desaparece, su cultura se extingue con ellos. Y los huérfanos que quedan detrás quedan condenados a una vida dependiente de los humanos.

Máxima alerta

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza ha pasado a los orangutanes de Borneo de la categoría de «en peligro» a «en peligro crítico», la más extrema de su ya popular Lista Roja de Especies Amenazadas.

Las hembras de orangután solo dan a luz una vez cada ocho años, el periodo más largo de todos los animales

Más del 60 por ciento de la población de orangutanes de Borneo ha desaparecido y se estima que apenas quedarán en libertad 50.000 individuos. Sus hermanos los orangutanes de Sumatra ya estaban en esa categoría desde el año 2008, con una población que no llega a los 14.000 ejemplares. Y las previsiones para un futuro inmediato son aún peores.

A baby orangutan hangs from a tree near his mother (unseen) while waiting their turn at a feeding station at Camp Leakey in Tanjung Puting National Park in Central Kalimantan province, Indonesia in this June 15, 2015 file picture. The endangered orangutan is a solitary animal and it is rare to sight these great apes in groups, but this is Camp Leakey in the Tanjung Puting National Park in Indonesia and home to around 6,000 rescued orangutans. The park in Borneo's central Kalimantan has been protecting great apes for 38 years but its success is now a problem as the reserve does not have sufficient space and resources to sustain any more apes. To match ENVIRONMENT-ORANGUTAN/ REUTERS/Darren WhitesideCODE: X00511

Las hembras de orangután solo dan a luz una vez cada ocho años, el periodo más largo entre todos los animales de la Tierra. Tras el apareamiento, los machos se van y son las madres las que durante seis años se encargarán de formar a sus hijos y transmitirles su cultura, aquella que necesitarán para sobrevivir en la jungla. Pero con una selva que mengua y se fragmenta día a día las poblaciones de orangutanes se van reduciendo, separando, diseminando… Salvo que Indonesia y Malasia decidan regular y controlar la deforestación provocada por la industria del aceite de palma y del caucho -opción poco probable en países que históricamente han demostrado un terrible desprecio al medioambiente-, el futuro de los orangutanes quedará reducido a su vida en cautividad.

Un hogar en las alturas

Un orangután trepa por un ficus estrangulador en la selva del Parque Nacional Gunung Palung, en Borneo. Estos simios pasan el 90 por ciento de sus vidas en los árboles, a más de 30 metros del suelo.

Salvados antes de ser vendidos como mascotas

***EXCLUSIVE*** KALIMANTAN PROVINCE, INDONESIA - UNDATED: Jati, an 18-month-old baby orangutan being checked over after she was freed from illegal captivity as a pet in Kalimantan Province, Indonesia. AN adorable baby orangutan - who was dressed as a baby girl by her owner - has been rescued from captivity. The 18-month-old orphan, named Jati, was discovered in a village in the Kalimantan province of Indonesia, where she was being kept as a pet. Jati was found cold and shivering from a fever brought on by a bout of flu when discovered by volunteers from the Borneo Orangutan Survival Foundation (BOS Foundation). Jati has since been taken to Nyaru Menteng, the BOS Foundation's rescue and reintroduction centre in Central Kalimantan. At the rescue centre she has embarked on the long road of rehabilitation, with the aim being to reintroduce her to the rainforest - a process that can take between seven and 10 years. PHOTOGRAPH BY BOS Foundation / Barcroft India UK Office, London. T +44 845 370 2233 W www.barcroftmedia.com USA Office, New York City. T +1 212 796 2458 W www.barcroftusa.com Indian Office, Delhi. T +91 11 4053 2429 W www.barcroftindia.com *** Local Caption *** 01697270

Los centros de rehabilitación para orangutanes de Borneo acogen a un número creciente de huérfanos que han perdido a sus madres por los incendios o la caza furtiva.

El fuego exterminador

«Cuando estás allí, ves cómo desaparecen de un día para otro hectáreas de bosque», explica María Suárez, bióloga española que ha colaborado con International Animal Rescue en centros de rescate de orangutanes de Indonesia. Muchos bosques se incendian para hacer hueco al cultivo de palma. Además, en 2015, el fenómeno de El Niño provocó en Indonesia una sequía sin precedentes y grandes fuegos. Un total de 21.000 km2 de selva desaparecieron con las llamas.


Usted consume dos kilos de aceite de palma al año. Por Daniel Méndez

Cada año consumimos unos dos kilos de aceite de palma. Está en las patatas fritas, la bollería industrial, las margarinas… También en cosméticos, jabones y detergentes. Su cultivo se concentra en Indonesia y Malasia: el 85 por ciento de la producción mundial. ¿Puede hacer algo el consumidor para frenar la deforestación que conlleva su consumo? La solución parece sencilla: comprar solo productos que garanticen sostenibilidad. Pero aunque Europa obliga a indicar el origen de las grasas vegetales en las etiquetas (debe especificar si es de aceite de palma, girasol, maíz, oliva…), no hay modo de saber en qué país se ha producido ni la sostenibilidad de sus cultivos.


PARA SABER MÁS

Orangutan Rescue. De Sean Whyte and; Alan Knight G2 Entertainment 2015.