Nuevos testimonios y documentos sostienen que Hans Kammler, general de las SS encargado de las armas secretas de los nazis, ayudó a los americanos a fabricar la bomba atómica. Por Fátima Uribarri / Fotos: Cordon Press y Getty Images

Su objetivo era recoger a Hans Kammler, general de las SS y una maleta con 60 kilos de uranio. Richardson se los llevó a Estados Unidos, donde aprovecharon el uranio y los conocimientos del militar alemán para fabricar Little Boy, la bomba atómica que se lanzó sobre Hiroshima. Esta hipótesis que suena disparatada -¿los nazis y los estadounidenses trabajaron juntos para atacar Japón?- está ganando partidarios entre los historiadores alemanes.

Misteriosa desaparición

Sería, además, una respuesta convincente a la misteriosa desaparición de Hans Kammler, todopoderoso general de las SS, el hombre que diseñó los campos de exterminio -incluidas las cámaras de gas y los crematorios-, el general a quien Hitler encargó los proyectos de armas secretas.

Kammler fue responsable de graves crímenes, pero apenas lo mencionaron en los juicios de Núremberg

Kammler desapareció en 1945. Su cuerpo no se ha encontrado nunca y hay hasta seis versiones sobre su final. Una de ellas es la que sostiene que, viendo que la guerra estaba perdida, se puso en contacto con los americanos y les pasó información y material sobre las investigaciones nucleares nazis.
Eso proclama con rotunda convicción el hijo de Donald Richardson, el agente que desempeñó un papel importante en las controvertidas misiones de los servicios secretos estadounidenses durante los meses finales de la Segunda Guerra Mundial. En las operaciones Paperclip y Alsos, los norteamericanos reclutaron a científicos nazis. Se los llevaron en secreto a Estados Unidos para que sus conocimientos no cayeran en manos de los soviéticos.

bomba atomica hiroshima nazis alemania (1)

Los nazis construyeron las instalaciones subterráneas B8 Bergkristall, en Austria donde trabajaron 10.000 prisioneros construyendo aviones Messerschmitt Me 262

Trasladaron a Estados Unidos a más de 700 científicos alemanes y a sus familias. Todavía, 71 años después del fin de la guerra, las operaciones Paperclip y Alsos siguen siendo absoluto top secret y aún encienden polémicas, ya que muchos de aquellos científicos ‘rescatados’ habían colaborado con su trabajo en las atrocidades nazis.

bomba atomica hiroshima nazis alemania (2)

El agente secreto de Estados Unidos Donald Richardson (en la foto, el segundo por la derecha) viajó a buscar el uranio alemán

El objetivo de una de estas operaciones, la Alsos, era hacerse con los secretos nucleares de los nazis. Si alguien los conocía era Hans Kammler, el general ingeniero que también se encargó de diseñar en Austria el complejo de galerías subterráneas B8 Bergkristall, excavadas a costa de la vida de decenas de miles de deportados y donde se construían los temibles aviones Messerschmitt. Capturar a Hans Kammler era una baza importante.

Salvar el pellejo

El hijo de Don Richardson asegura que su padre fue el agente encargado de recoger al general nazi y los 60 kilos de uranio. Kammler pensó que si se entregaba y colaboraba con los americanos no caería en manos soviéticas y podría salvar la vida. La misión recayó en Don Richardson, un agente de alto nivel: se lo reconoce en las fotografías de la conferencia de Yalta detrás de Roosevelt (imagen de la página 46) y mirando de reojo a Stalin. A Kammler no le salió bien la jugada. El hijo de Richardson cuenta que en América fue interrogado sin miramientos y que murió allí, prisionero, en 1947. Richardson reveló los detalles de esta misión a sus hijos, John y Doug, en su lecho de muerte.

Los americanos llevaron a Estados Unidos a más de 700 científicos alemanes y sus familias en misiones secretas

Esta impactante información la refrenda un documento del Cuerpo de Contrainteligencia (CIC) desclasificado en Estados Unidos en 1978 donde se dice que «poco después de la ocupación (de Alemania) Hans Kammler se presentó ante los hombres del CIC en Gmunden (municipio austriaco) e hizo una declaración pormenorizada». Lo secunda el periodista Frank Döbert, que ha reconstruido las últimas semanas del general en Austria y sostiene que «viajó en un B-29 con algo más de 60 kilos de uranio, rumbo a Estados Unidos y que aterrizó en la base de la Fuerza Aérea de Wendover. Allí estaban en marcha los preparativos para el lanzamiento de la bomba atómica sobre Japón».

circa 1945: The Enola Gay, the B-29 bomber which dropped the first atomic bomb on Hiroshima during World War II, now at Roswell Army Airfield in New Mexico. (Photo by Keystone/Getty Images)

Desde el bombardero Boeing B-29 bautizado como Enola Gay se lanzó la bomba atómica sobre Hiroshima

Y lo cree también el historiador alemán Rainer Karlsch porque explicaría otro misterio: ¿por qué en los juicios de Núremberg apenas se mencionó a Kammler? Se juzgó a la plana mayor nazi y se pasó de puntillas sobre un gerifalte cuya responsabilidad criminal era mayúscula. El general de las SS era también responsable de la muerte de miles de prisioneros del campo de Gusen en cuyas galerías subterráneas se habrían desarrollado experimentos nucleares.
También Kammler estaba implicado en el desarrollo de la Wunderwaffe, el arma milagrosa que daría la victoria a Alemania y que nunca llegó, aunque la buscaron con ímpetu.

A post-war model of 'Little Boy', the atomic bomb exploded over Hiroshima, Japan, in World War 2. (BSLOC_2014_6_77)

Ataque definitivo. Los americanos lo llamaron el ‘Little Boy’

Los alemanes, muy adelantados en ciencia, crearon el Uranverein, club del uranio. Con este mineral abundante en su territorio (tenían el mayor yacimiento del mundo) pretendían fabricar un poderoso explosivo y elaborar un combustible que propulsara sus carros de combate y submarinos.

Pruebas atómicas

No lo consiguieron, aunque un programa de la televisión pública alemana Zdf ha informado de dos pruebas atómicas efectuadas en Turingia que se han conocido gracias a unos informes realizados en 1945 por el servicio militar secreto soviético (GRU). Estos experimentos habrían acabado con miles de prisioneros de guerra.

Estados Unidos tenía poco uranio. Por eso, el ensayo atómico previo a Hiroshima lo hicieron con una bomba de plutonio

Alemania y Estados Unidos avanzaban en sus pesquisas nucleares, pero los americanos tenían dificultades para reunir el uranio suficiente para alimentar su bomba atómica. Para la prueba Trinity, la primera explosión nuclear de la historia, que se realizó el 16 de julio de 1945 en el desierto de Nuevo México, se utilizó una bomba de plutonio. La que semanas después lanzó el bombardeo Enola Gay sobre Hiroshima iba cargada con uranio: ¿alemán? Es una tesis sorprendente. Lo relacionado con el nazismo no deja nunca de asombrar.

Un alemán contra japón

bomba atomica hiroshima nazis alemania (7)

Kammler fue responsable de graves crímenes, pero apenas lo mencionaron en los juicios de Núremberg

Hans Kammler, ingeniero militar, fue el general de las SS que diseñó los campos de exterminio. También se encargó de las instalaciones subterráneas donde se fabricaban aviones de combate y de los proyectos de armas secretas nazis, como las bombas volantes V-2.

Desapareció en 1945. Hay indicios de que cuando vio la guerra perdida se entregó a los americanos y les cedió información secreta y uranio. Aseguran que murió, preso, en Estados Unidos en 1947.

La bombe atomique a Hiroshima au Japon le 6 aout 1945 --- Atomic bomb on Hiroshima in Japan on august 6, 1945 *** Local Caption *** Atomic bomb on Hiroshima in Japan on august 6, 1945

La bomba atómica de Hiroshima en Japón el 6 de agosto de 1945

 

Los americanos llamaron Little Boy al potente explosivo. La bomba estaba cargada con 64 kilos de uranio. Explotó a las 8.15 de la mañana del 6 de agosto de 1945.

World War II, after the explosion of the atom bomb in August 1945Hiroshima, Japan

Tras la explosión de la bomba atómica

El 9 de agostó lanzaron otra bomba sobre Nagasaki. Tres días después, el 15 , Japón anunció su rendición


PARA SABER MÁS

Hitlers bombe. Rainer Karlsch (Deutsche Verlags Anstalt).

Armas secretas de Hitler. José Miguel Romaña (Nowtilus).