El nombre de Antonio López Osés no ha pasado a la historia de la fotografía, pero no porque no lo merezca. Simplemente no estaba ‘en el lugar adecuado’. Por Lourdes Gómez

Vivió y trabajó en Logroño dedicado a documentar la vida de provincias, lejos de la capital. Pero lo hizo con un grado de perfección y exquisitez que bien le valen el calificativo de ‘clásico de la fotografía española’. Una exposición recupera la obra de este fotógrafo de provincias.

Una visión de la época

fotógrafo de provincias Antonio López Osés xlsemanal (2)

En los años cincuenta del siglo XX surgen en España las agrupaciones fotográficas de aficionados. López Osés, que como la mayoría es un autodidacta, se une a la Asociación Fotográfica de La Rioja. Entre ellos se forman y estimulan, siguiendo los dictados de la época. Arriba, ropa tendida junto al Ebro, en Logroño, en los años sesenta.

Buscando la pefeccción

fotógrafo de provincias Antonio López Osés xlsemanal (5)

López Osés trabajó en diversos formatos a lo largo de su carrera, aunque el cuadrado fue su favorito. Sus primeras imágenes están tomadas con una antigua cámara de fuelle en formato 6 por 9 cm. Luego pasó a una Rolleiflex de 6 por 6 cm, que fue su cámara prácticamente hasta su muerte; en sus últimos trabajos usó también una Hasselblad. En la imagen, una escuadrilla de North American F-86F Sabre en un día de nieve en Zaragoza en los años sesenta. Dejó 40.000 negativos.

Tan lejos de Madrid

fotógrafo de provincias Antonio López Osés xlsemanal (4)

En los años cincuenta y sesenta, los fotógrafos españoles más avanzados se reunieron alrededor del grupo Afal (Agrupación Fotográfica de Almería), una asociación de provincias que marcaría el desarrollo de la fotografía en nuestro país. Pero se instalaron en Madrid y Barcelona. Allí, fotógrafos como Colom, Cualladó, Ontañón o Masats marcan las pautas del neorrealismo hispano. Los fotógrafos de provincias apenas tuvieron visibilidad entonces. Arriba, comida popular en la calle del Peso, Logroño.

Vivir de las editoriales y los concursos

fotógrafo de provincias Antonio López Osés xlsemanal (8)

López Osés trabajó durante años para las principales editoriales, como Everest, Anaya o Salvat, documentando gráficamente La Rioja. Al mismo tiempo participaba en concursos por todo el territorio nacional, que se prodigaban en los años sesenta. No había concurso en el que el nombre de López Osés no estuviera entre los finalistas, y pocos que no hubiera ganado. Arriba, cazadores en 1967.

Tejiendo humanidad

fotógrafo de provincias Antonio López Osés xlsemanal (6)

López Osés fue un fotógrafo «cargado de humanidad», como explican los organizadores de la exposición (Casa de la Imagen y el Instituto de Estudios Riojanos), y en ello se centra la muestra que se puede ver en el Ayuntamiento de Logroño hasta el 20 de enero. En la foto, mujeres haciendo ganchillo en Fraga en 1969.

El hombre callado

fotógrafo de provincias Antonio López Osés xlsemanal (3)

Antonio López Osés (1928-1999) fue sargento en aviación en su juventud, y el resto de su vida vivió de las fotos que vendía a las editoriales y de una tienda de decoración en la que se hicieron buena parte de las fotografías-pósteres que decoraban los portales de Logroño en los años setenta. Era tranquilo, observador y solitario. Se casó cumplidos los 50 con Encarna Ruiz, hoy encargada de su archivo. Teo Martínez, fotógrafo y amigo suyo, lo define como un hombre perfeccionista y, «sobre todo, callado, muy callado».

A pie de calle

fotógrafo de provincias Antonio López Osés xlsemanal (7)

López Osés estaba especialmente interesado en mostrar su tierra y los ambientes rurales de una España que salía de la posguerra. Eso lo definirá como fotógrafo etnográfico y costumbrista, pero su punto de vista siempre es original. Como en esta imagen de unos lugareños esperando la procesión en Híjar, de 1973.