La realidad virtual ya está aquí. Y ha llegado para quedarse. Por Daniel Méndez

Ponemos a prueba dos dispositivos de realidad virtual diseñados para ser usados con smartphone y otros dos más compatibles para utilizar con PC. Estos últimos ganan la batalla.

Antes de comprar… ¡lea esto!

-Los modelos basados en PC exigen un dispositivo de alta gama: mucha memoria RAM y tarjeta gráfica potente.

-¿Mareos? Se deben, en gran parte, a un ligero desfase entre nuestro movimiento corporal y el que vemos en la pantalla. Algo que ya no se aprecia apenas. En cualquier caso, no fuerce.

-¿Lleva gafas? Compruebe si el dispositivo le resulta cómodo antes de comprarlo. Podría dar problemas.

La elección del experto

Es la que explota más a fondo las posibilidades de la realidad virtual y ofrece una experiencia más inmersiva.

HTC VIVE

gafas de realidad virtual

El modelo HTC VIVE está pensado para usarse de pie y necesita espacio diáfano a su alrededor, unos 9 m2; si no, quizá mejor una versión más estática, como Oculus. La experiencia es francamente realista y su uso, muy intuitivo. El cable que las conecta al PC puede resultar incómodo, pero no se chocará con las paredes. si se acerca, una línea azul le recordará el perímetro de juego: 899 euros.

WOXTER VR5

gafas de realidad virtual

Aunque limitadas, las Woxter VR5 valen como vía de entrada a la realidad virtual. Sin pantalla propia, ofrece un compartimento para ubicar su smartphone. Es compatible con muchos modelos y cómoda de usar. El contenido para teléfonos es aún limitado. Buena relación calidad-precio: 39,90 euros.

LG 360 VR

gafas de realidad virtual

Un fallo importante: las LG 360 VR no cubren todo nuestro ángulo de visión y vemos algo de nuestro entorno, por encima y por debajo del dispositivo. Es una consecuencia de la apuesta de la firma por la portabilidad y la ligereza. pesan muy poco y tienen un diseño muy compacto. Solo para el teléfono LG G5.

A favor: con la cámara, no incluida, podemos hacer fotos y vídeos: 299 euros.

OCULUS RIFT

gafas de realidad virtual

Las Oculus Rift son más compactas y ligeras que las HTC: 470 g con auriculares, frente a los 555 sin auriculares de Vive, lo cual es apreciable tras un rato con ellas. La diferencia de precio con su rival se disipa al añadir los mandos. Muy similares en casi todo, ninguna de ellas defraudará: 699 euros.