Las aguas frente a las costas de Monterrey, California, están a unos 15 grados. Por eso esta cría de nutria, de apenas unos días, busca el calor de la tripa de su mamá. Por M. G.

Las lecciones de natación empezarán dentro de unas semanas. Hasta ese momento, la pequeña nutria puede permanecer caliente y seca sobre el vientre materno. Solo debe mojarse cuando su madre busca comida, tarea durante la cual la cría puede flotar sola hasta ser otra vez recogida. Su madre entonces se la coloca de nuevo sobre la tripa y retoma los mimos, soplándola para secarla hasta que se le vuelven a cerrar los ojos.