El Papa cuenta con ellas. Y mucho. Ocupa puestos claves y forman de la estrategia de Francisco para dar más voz a la mujeres. Algunas incluso se declaran abiertamente feministas. Por Caroline Pigozzi

Rectora de la Universidad Pontificia Antonianum

Hermana Mary Melonee / 51 años

mujeres del Vaticano, mujeres del Papa, xlsemanal (6)

Es la primera mujer que dirige una de las nueve universidades pontificias romanas. Preside también la prestigiosa Sociedad Italiana para la Investigación Teológica. «Hay una Teología hecha por mujeres que reflexionan de forma diferente sobre los misterios de Dios. No soy combativa, pero hay que escuchar y valorar a las mujeres dentro de la Iglesia».

Directora de los Museos Vaticanos

Bárbara Jatta / 54 años

mujeres del Vaticano, mujeres del Papa, xlsemanal (6)

Madre de familia, diplomada en Historia del Diseño, del Grabado y del Grafismo, está al frente de estos 12 museos. Son los más ricos y los más visitados del planeta, ya que en ellos se encuentran las esplendorosas colecciones de obras de arte que atesoran los papas desde el siglo XVI.

Subsecretaria del Dicasterio

Reverenda Madre Nicla Spezzati / 68 años

mujeres del Vaticano, mujeres del Papa, xlsemanal (6)

Es la religiosa más importante de la Iglesia católica. Y la mujer que ostenta el más alto cargo en la curia romana. Subsecretaria del Dicasterio para la Vida Consagrada y la Sociedad de la Vida Apostólica, reunió en mayo de 2016 a 900 madres superiores de todo el mundo y es su más ardiente abogada.

Presidenta del hospital Bambino Gesú

Mariela Enoc / 72 años

mujeres del Vaticano, mujeres del Papa, xlsemanal (6)

Es laica y dirige el centro pediátrico hospitalario y de investigación más grande de Europa. Propiedad de la Santa Sede, sus 600 camas reciben a jóvenes enfermos del mundo entero.

Línea directa con la Curia

mujeres del Vaticano, mujeres del Papa, xlsemanal (6)

La primera voz que alguien escucha cuando llama al Vaticano pertenece a una de estas religiosas. Hablan varios idiomas, reconocen a los cardenales por su entonación y son las encargadas de llamar para ellos a los dirigentes del planeta. Con semejante posición, están al corriente de todo, pero no dicen nada. Esta es, de hecho, la primera vez que el centralino (‘centralita’) abre sus puertas. Todas pertenecen a la congregación de las Hermanas del Divino Maestro. De izquierda a derecha, Maria Hilaria (polaca), Maria Clara (surcoreana), Maria Rachele, la superiora Lucis y Maria Grazia (italianas) y Maria Peter (filipina).