Nueve generaciones y 250 años separan a este jefe de una tribu de Rascar Capac, en Papúa, de su ancestro momificado. Por L. G. 

Embalsamar a los grandes jefes tribales para poder exhibir sus cuerpos en ocasiones especiales sigue siendo una práctica habitual en ciertas islas indonesias, pese a que está prohibida por cuestiones de higiene. Con estos rituales, los indígenas intentan protegerse de las tentaciones del mundo occidental, que amenaza con acabar con su cultura. Son, sin embargo, estas celebraciones las que, curiosamente, atraen al mundo moderno… en ‘forma’ de turistas.