Una exposición del museo de Bellas Artes de Bilbao reúne por primera vez las tres únicas obras conservadas en colecciones españolas del singular artista Arcimboldo. Por Fátima Uribarri

Una exposición del MoMA de Nueva York sobre arte fantástico, dadaísmo y surrealismo resucitó en 1936 al artista italiano del siglo XVI Giuseppe Arcimboldo. Sus originales ‘pinturas inversas’ -que son dos obras en una- y sus ‘cabezas compuestas’ -creadas con flores, hortalizas, o animales- fascinaron al público igual que habían entusiasmado a artistas del surrealismo como Salvador Dalí. Arcimboldo «es uno de los pocos artistas plásticos anteriores al impresionismo que conectan con la sensibilidad contemporánea», explica Miguel Falomir, director del Museo del Prado y autor de un texto del catálogo de la exposición Giuseppe Arcimboldo. Las flores y la primavera, que mostrará -a partir del 8 de noviembre en el Museo de Bellas Artes de Bilbao- las tres únicas obras de Arcimboldo conservadas en colecciones españolas: Flora y Flora meretrix, en manos de particulares, y La primavera, propiedad de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. Arcimboldo fue un creador original y concienzudo.

Los elementos vegetales o animales de sus ‘cabezas compuestas’ siguen normas precisas

En sus ‘cabezas compuestas’ siguió ciertas normas: los elementos vegetales o animales que las habitan tienen relación con el tema del cuadro, están entrelazados con precisión y delatan los conocimientos de anatomía del pintor: a veces aparecen detallados con gran fidelidad músculos como el esternocleido-mastoideo. Arcimboldo trabajó en la corte austriaca de Rodolfo II y gozó de fama en vida. «Tuvo más ingenio que genio», subraya Falomir.

conoce, arte, excentricidades, museo bellas artes bilbao, xlsemanal

Arcimboldo pintó Flora para el austriaco Rodolfo II, que era muy aficionado a la botánica. Este rey, a su vez, regaló a Felipe II de España una copia de Las cuatro estaciones. La primavera (centro) se conserva en Madrid. Flora meretix (derecha) la creó alrededor de 1590.

Vuelta y… ¡sorpresa!

conoce, arte, excentricidades, museo bellas artes bilbao, xlsemanal

Otra de sus genialidades son las ‘pinturas inversas’. se ven cosas distintas cuando se gira la obra. Arcimboldo fue precursor del bodegón, género que se encumbró después en el siglo XVII. En la imagen, Retrato con verduras.

Colección privada. Foto: Fernando ramajo / Real Academia de Bellas Artes de San Fernando