Aleksander Deineka es una de las estrellas de una exposición que repasa la historia visual de Rusia y del nacimiento de la Unión Soviética. Por Suzana Mihalic

El autor: Aleksander Aleksán-drovich Deineka (Kursk, 1899- Moscú, 1969)

arte, alekxander deineka

Exaltación de la revolución

Fue uno de los pintores más destacados del realismo socialista. Es autor de obras monumentales en las que se loa la excelencia del trabajo y se exalta el espíritu de la revolución. En sus obras destaca el tono patriótico. Sus composiciones están pensadas para hacer vibrar al espectador y empatizar con el mensaje lanzado. A partir de la Segunda Guerra Mundial realizó pinturas monumentales muy dramáticas en las que se retrata el sufrimiento de la guerra.

Aleksander Deineka / Exposition in Paris 1937 / 1937/ 260 x 2000 MM / Oil Pant on Canvas / CopyRighth Perm State Art Gallery, Russia / Cortesía Tate Modern

1. La composición: plana

Este cuadro de dos metros, pintado en óleo sobre lienzo, es en realidad un boceto para una obra aún mayor: un mural gigante, hoy perdido, para el pabellón soviético de la Exposición Universal de París de 1937. Tuvo dos millones de visitantes e incluso superó al de España, que expuso el Guernica, de Picasso. La obra muestra una de las características típicas de las composiciones del artista, un espacio plano y enorme.

2. Arquitectura: totalitaria

En el fondo, fundiéndose con un cielo monocromo, se erige el Palacio de los Sóviets, una megaconstrucción de la arquitectura estalinista pensada en los años treinta que, con sus 400 metros de altura y coronada con una estatua de Vladímir Lenin de 100 metros, debería haberse convertido en la más alta del mundo. Así se pretendía mostrar de un modo visual el poder de la URSS. Pero este edificio colosal nunca llegó a construirse.

3. El motivo: solemnidad

Un amplio grupo de personas, algunas sonrientes y con un aire festivo y a la vez solemne, avanzan hacia el espectador en varias filas. La obra tenía como objetivo mostrar al observador extranjero una nación socialista de trabajadores felices y heroicos bajo el régimen de Stalin. Aleksander Deineka cantó en sus obras la excelencia del trabajo siguiendo el espíritu de la revolución.

4. Personajes: algunos son reales

Algunos de los personajes están identificados, como Alekséi Stajánov, líder del movimiento obrero estalinista; el heroico piloto Valeri Chkálov; y María y Evdokia Vinogradova, pioneras en el sector del textil. Los demás personajes son ficticios y pretenden representar a todos los segmentos de la sociedad.

5. El color: blanco

A pesar del predominante y deslumbrante blanco, Deineka -uno de los máximos representantes del realismo socialista- muestra a sus personajes de la primera fila con siluetas claras, mientras que los de detrás se funden y se pierden en la multitud. Por ambos lados, la masa blanca está flanqueada por un rojo vivo, el color de la bandera de la Unión Soviética, que resalta la profundidad del cuadro.

6. Las pinceladas: de cartelista

En las pinceladas se hace visible la experiencia de Deineka en el mundo gráfico. Son casi invisibles, ya que se convierten en superficies planas. Son delicadas, casi como si estuviera pintando con acuarela, no con óleo. Contrastan líneas finas que muestran detalles como las sandalias de la chica con flores o las líneas delicadas que sujetan las banderitas rojas en manos de las atletas.