¿Cómo empezó todo esto? ¿En qué momento articula el hombre su primera palabra? Caminar erguido, fabricar armas o ingerir alcaloides son tres posibles teorías para empezar a hablar

¿Por qué nos dió por hablar? La primitiva jerga homínida bien pudo consistir en un rudimentario sistema de llamadas visuales, táctiles o auditivas, al estilo de la comunicación animal. Pero cuando adquirimos la capacidad de representar objetos mediante símbolos y comunicarle a otro individuo las propias creaciones mentales nos hicimos diferentes al resto de los seres vivos. La evolución había comenzado. Esta facultad de articular vocablos con significado no ha dejado de fascinar a filósofos de todas las épocas. Ya Platón se preguntaba sobre la relación entre las palabras y las cosas que designan. Las teorías creacionistas solucionaron durante siglos esta cuestión atribuyendo a un ser divino la génesis del lenguaje. Pero tras el darwinismo, paleontólogos y lingüistas buscan el ‘eslabón perdido’, el agente prodigioso que abrió al ser humano las puertas de las palabras. Y la cuestión más formulada ha sido: ¿el lenguaje nace o se hace?

El primer lenguaje simbólico apareció hace 2,5 millones de años, fecha en la que el ‘Homo habilis’ comenzó a fabricar las primeras herramientas de piedra

Ninguna teoría aporta una sola pista sobre cómo llegó la capacidad de hablar a nuestra cabeza. Y las incógnitas se multiplican. ¿Cuándo adquirimos tal destreza? ¿Qué factores de selección natural contribuyeron a ella? ¿Fue su aparición un detonante del desarrollo de la inteligencia o sucedió justo al contrario? ¿Cómo pudieron organizarse las estructuras cerebrales que permitieron el lenguaje? ¿Cómo pudo triplicarse el tamaño del cerebro de los primeros homínidos en tres millones de años?
Respecto al cuándo, podemos establecer que el primer lenguaje simbólico apareció hace 2,5 millones de años, fecha en la que el Homo habilis empezó a fabricar las primeras herramientas de piedra. Una habilidad que sin duda jugó un papel clave en el desarrollo de la comunicación simbólica. La articulación en cambio se fue perfeccionando hasta llegar al Homo sapiens, quien ya emitía sonidos como los de hoy. La boca, nariz y laringe acabaron por transformarse en un aparato refinado, en el que el aire se convertía en vocales y consonantes gracias a una mejor posición de lengua y labios. A partir de ahí la adquisición de una gramática y sintaxis fue el resultado de un proceso evolutivo, mientras que la capacidad de escribir fue consecuencia de la interpretación fonética de los primitivos iconos.

conocer, origen del lenguaje, xlsemanal

Los factores de tal evolución hay que buscarlos en la locomoción bípeda. Según una teoría muy extendida, caminar erguidos fue un fenómeno que, al dejar las manos libres para ser usadas, incidió en el desarrollo del cerebro y por tanto del lenguaje. De hecho todas las funciones necesarias para dominar el lenguaje -dirigir la articulación, almacenar datos e integrar reglas gramaticales- están gobernadas por el hemisferio izquierdo, el mismo que rige los movimientos de la mano derecha -el 99 por ciento de las personas son diestras-. Debido a ello algunos científicos apuestan por la tesis de que ambas facultades, uso de las manos y lenguaje, aparecieron a la vez debido a la marcha bípeda. Otros creen que el uso de la mano derecha fue anterior al lenguaje y que éste se fijó en el mismo hemisferio porque al principio el hombre se comunicaba con las manos.

Pero la cuestión es averiguar qué elemento, externo o interno, hizo a los homínidos empezar a caminar erguidos. Una teoría señala la causa en una gran crisis tectónica que, hace ocho millones de años, dividió al continente africano en un largo valle de norte a sur, tan profundo que las especies quedaron incomunicadas. Al oeste (el Congo) evolucionaron los monos que se adaptaron al ambiente de la selva. Mientras que los primates que quedaron al este, en una gran planicie, tuvieron que adoptar la posición bípeda al haber pocos árboles donde encaramarse. La postura erguida dio paso a la visión binocular, a la aparición del pulgar oponible y al brazo hábil para lanzar objetos. Adquisiciones todas que pudieron producir un aumento en el tamaño del cerebro y del desarrollo del lenguaje.

ALGUNAS PISTAS FALSAS

A. ‘Vak’, palabra madre. La religión védica, surgida en India (2000-1000 antes de nuestra era), asegura que todas las palabras nacieron del término Vak que significa ‘palabra hablada’ y según su doctrina representaba al lenguaje y las fuerzas de la naturaleza.

B. Y dijo Dios… Según la Biblia el lenguaje humano se originó en el mismo momento de la creación, a golpe de palabra divina. Y una vez creado Adán (Génesis 18), llamó Dios a todos los seres vivos para que el primer ser humano les diera nombre.

C. la torre de babel. Algunos filólogos han defendido que existió en un principio una sola lengua con la que toda la humanidad podía entenderse. De este idioma primigenio habrían surgido las otros tras la confusión provocada por la Torre de Babel.

D. E.T., el profesor de lengua. Teorías propias de la Nueva Era y de seguidores de Expedientes X sostienen que seres alienígenas realizaron un implante en el cerebro de los primeros homínidos que aceleró el desarrollo de su inteligencia.

A. TRES HIPÓTESIS

1. El etnobotánico Terence McKenna creía que la facultad de procesar información habría aumentado al incluir los primeros homínidos psilocibina en su dieta, un componente psicoactivo de la Stropharia cubensis, un hongo que crece en los excrementos del ganado. Este alcaloide activa áreas del cerebro que han evolucionado más recientemente, como la de Broca y el neocórtex, implicadas en el control del procesamiento del lenguaje. Las pinturas neolíticas del Tassili-n-Ajjer, con representaciones de chamanes con los puños llenos de hongos, parecen corroborar su teoría.

2. Conocida también como ‘argumento evolucionista’, esta tesis sostiene que la anatomía del lenguaje es demasiado compleja, tanto, que su nacimiento sólo puede explicarse como colofón de una cadena de innovaciones del cerebro. Una serie de mecanismos cuya existencia ha de suponer por fuerza una clara ventaja adaptativa. Es decir, el lenguaje al servicio de la reproducción y de las relaciones humanas básicas para la supervivencia.

3. Según el lingüista estadounidense Noam Chomsky, nacemos en cierto modo con un ‘órgano del lenguaje’ y éste no sería otro que un sistema computacional surgido por una única mutación, una propiedad emergente originada en un momento de complejidad biológica. La prueba de la veracidad de su argumento estriba, según él, en que bajo la extrema diversidad de las lenguas humanas el análisis lingüístico revela una estructura común a todas ellas que debe ser considerada innata y característica de la especie.

B. UNA PRUEBA

Un descubrimiento, llevado a cabo en el año 2001 por un equipo de investigadores estadounidenses liderado por Cecilia S. L. Lay y Simon E. Fisher, identifió un gen concreto, en el cromosoma 7, cuya presencia en los miembros de una familia producía serias dificultades lingüisticas para construir frases y entenderlas, aunque esas personas no carecían de inteligencia. Según el paleontólogo español Juan Luis Arsuaga, codirector de las excavaciones de Atapuerca (Burgos), esta investigación prueba, por una parte, que el lenguaje es independiente de la inteligencia general, y, por otra, aunque no quiere decir que exista un ‘gen del lenguaje’, parece apuntar que hay una base genética o biológica para éste con lo que quizá la teoría de Chomsky sea acertada.


5 PREGUNTAS CLAVE

  • ¿Se puede aprender a hablar aislado de la sociedad? Los célebres casos de pequeños crecidos en la soledad de los bosques, como el de Kaspar Hauser o el niño salvaje de Aveyron, muestran que el aprendizaje del lenguaje requiere la interacción con otras personas
  • ¿Hay relación entre la capacidad del cerebro y la aparición del lenguaje? No existe relación directa entre volumen cerebral e inteligencia. Lo que hace distinto al ser humano del resto de las especies es la aparición del neocórtex, una delgada lámina situada en la parte externa de la corteza cerebral: el verdadero aparato pensante.
  • ¿Qué fue antes: el pensamiento o el lenguaje? Según la escuela ‘funcionalista’ ambos se apoyan mutuamente y dependen de la inteligencia, la cual es anterior al lenguaje. Los ‘relativistas’, en cambio, dicen que el lenguaje es anterior y condiciona el pensamiento.
  •  ¿Pueden hablar los simios? Sí, si se cree que el lenguaje se adquirió gradualmente. Un simio del Centro de Primatología de la Universidad de Georgia maneja 250 símbolos gráficos por gestos u ordenador. Pero su cerebro tiene topes como la nula conciencia temporal.
  • ¿Hubo una lengua primigenia? Las más de 5.500 lenguas habladas hoy tienen su raíz en nueve familias lingüísticas, pero no se ha podido determinar si hubo una lengua madre de la que habrían derivado los idiomas.