Esta malla metálica, elaborada con las técnicas más sofisticadas de impresión en 3D, la ha diseñado para la NASA un español, Raúl Polit Casillas. Por M. G. 

Es una tela inteligente que sabe regular la temperatura. por una de sus caras refleja la luz y por la otra la absorbe. Todavía es un prototipo, pero sus perspectivas son muy prometedoras: con ella se podrán confeccionar las indumentarias de los astronautas, forrar antenas (puede conducir ondas de radio) o recubrir naves espaciales y proteger así a sus tripulantes de meteoritos y fríos extremos. Además, los astronautas podrían fabricar nuevas piezas ellos mismos en el espacio.