Obligado por las circunstancias, hizo de la igualdad de derechos entre blancos y negros la obra de su vida

Frente a la escalinata del Capitolo y ante 20.000 personas pronunció su famoso discurso “Yo tengo un sueño”.

Habrían llegado a Washington de todas partes del país, negros sobre todo, pero tambien blancos; muchos pobres, pero también ricos, políticos, religiosos; todos invadieron pacificamente la capital. En lo alto de la escalinata, los líderes de diversas organizaciones , antes el micrófono, Martin Luther King: “Yo sueño que un día, los hijos de los antiguos esclavos y de los antiguos dueños de esclavos se sienten juntos en la mesa de la fraternidad. Quiero soñar que mis hijos vivirán algún día en un país donde no serán juzgados por el color de su piel”

conocer historia Martin Luther king lider

King era el campeón de los derechos civiles de los negros, el luchador que, a imitación de Gandhi, exigía la igualdad valiéndose de la resistencia pacífica, de las acciones civiles, legales y no violentas. Era el 28 de agosto de 1963…

Era hijo y nieto de pastores baptistas y fue ordenado sacerdote de esta confesión a los 17 años.

Martin Luther King se tenía por un hombre afortunado por haber nacido (Atlanta, 1929) en una familia negra culta, por haber recibido la vocación religiosa; por haber conocido a la hermosa Coretta, que le apoyó en su revolucionaria lucha por los derechos civiles, asumiendo privaciones y peligros; por haber seguido la doctrina pacifista de Mahatma Gandhi; por haber abandonado la elegante y tranquila Boston, donde la vida era más cómoda y la segregación menos onerosa, y haber elegido Montgomery, capital del sudista estado de Alabama, donde se reencontró con la terrible realidad de la gente de color.

La segregación entre negros y blancos era brutal

Sus feligreses eran negros, y no podían asistir a la iglesia de blancos pobres: a igualdad de trabajo, su sueldo era inferior al de un blanco; en fábricas y oficinas utilizan cuartos de baño para negros; sus niños acudían a escuelas para negros, sin calefacción en invierno, sin biblioteca, sin medios de enseñanza… Los negros tenían problemas para ejercer el derecho al voto; podían ser apaleados en la calle por los blancos y no ocurría nada; si resultaba muerto un negro, es posible que el asesino tuviera que pasar algún tiempo en la cárcel o, quizás, sería condenado a prestar algunos servicios civiles; pero si el agresor era un negro, iría a la cárcel y si era convicto de asesinato, terminaría ejecutado. No podían frecuentar piscinas públicas, cines o teatros; tenían hospitales y hasta cementerios segregados, viajaban en la trasera de los autobuses, cedían el asiento a los blancos y descendían en caso de faltar plazas para ellos…

Cada vez que organizaba una marcha era encarcelado

La experiencia le dio a King ideas sobre su revolución pacífica pro derechos civiles y fundó, en 1957, la Conferencia Directiva de los Cristianos del Sur (SCLC). Poco después se convertía en el líder de la lucha por los derechos civiles, sufría su segundo encarcelamiento y era gravemente herido por una demente negra… En muy poco tiempo era una notoriedad mundial y la fundación Gandhi lo invitó a visitar la India, donde fue recibido por el presidente Nehru.

En 1960, año de la elección presidencial del demócrata John F. Kennedy, King fue dos veces a prisión; en la segunda, fue ayudado por él. Luther agradecía su apoyo, pero no se fiaba de su programa y decidió mantener la lucha: en 1961 organizó varias marchar pos la libertad, a consecuencia de las cuales terminó nuevamente en la cárcel. Pero el movimiento avanzaba y demostraba a los blancos la injusticia de la situación y la dificultad de impedir la lucha: si para frenar la no violencia reivindicativa debían encarcelar al cinco por ciento de los negros, tendrían que ampliar las cárceles en un millón de plazas.

En 1968 fue asesinado por un conocido racista

La campaña se centró en 1963 en Birminghan (Alabama), donde gobernaba el feroz alcalde racista Eugene Connor. La huelga contra los comercios por la segregación en las zonas de compra, dio con King en la cárcel. Connor ordenó su aislamiento, pero Kennedy envió al FBI a la ciudad. Ocho días más tarde fue liberado. La campaña concluyó con la invervención del ejército y varios tribunales y con la destitución de Connor. Los negros podrían estar en los mismos sitios que los blanco. Ese año triunfal en la batalla por la igualdad terminó en tristeza por el asesinato de Kennedy. Pero el nuevo presidente, Johnson, aprobó gran parte de sus promesas.

En los años siguientes su lucha se centró en la pobreza. En abril de 1968 llegó a Memphis para apoyar lasa reivindicaciones de los trabajadores de los servicios de limpieza. A las siete de la tarde del día 5 se asomó al balcón de su modesto hotel para negros y en ese instante un tirador le abatió con un solo disparo. El asesinos era James Earl Ray, un conocido racista que había colaborado en la campaña presidencial republicana.


LUCES

    • Nunca pretendió ser un héroe, sentía la inmensa injusticia de la segregación en su propia carne, pero dudó mucho antes de emprender su primera lucha.
    • Aceptó siempre el compromiso al que le abocaron las circunstancias.
    •  Su firmeza consiguió quebrar el racismo cotidiano que vivían las comunidades negras del sur de EE.UU.

SOMBRAS

  • Sólo dejó como herencia los logros que atesoró durante su lucha personal, más voluntariosa que bien organizada.
  •  No consiguió sentar su movimiento sobre bases sólidas y, tras su muerte, se escindió y los jóvenes prefirieron la acción violenta al pacifismo.
  •  Desconfiaba en exceso de los políticos y rechazó cualquier clase de protección.