Milicias rebeldes armadas, furtivos, compañías petroleras y mineras… Los enemigos del Parque Nacional de Virunga -el más importante de África- son muchos y temibles. Por Fernando González Sitges 

Frente a ellos están un hombre, Emmanuel de Merode, director del parque, y su ejército de ‘rangers’. Porque en el Parque Nacional de Virunga la defensa del medioambiente es la guerra.

Los primeros disparos los escuchó muy cerca del lugar donde yace enterrada la célebre zoóloga Dian Fossey, asesinada a machetazos por furtivos en 1985.

conocer, naturaleza, rangers, asesinatos paque nacional virunga, africa, xlsemanal (3)

Emmanuel de Merode, rector del Parque Nacional Virunga, en la República Democrática del Congo, regresaba ese 15 de abril de 2014 de una reunión con el fiscal del Estado en Goma. Había presentado pruebas de actividades presuntamente ilegales de la compañía petrolera inglesa SOCO Internacional, que había entrado en Virunga a realizar prospecciones.

Un ‘ranger’ tiene un 44% de posibilidades de  sufrir una muerte violenta. La mayoría muere protegiendo a la gente, no a los gorilas

Emmanuel conducía con prudencia. Sabía que en sus seis años al frente del parque nacional se había ganado numerosos enemigos. Pero estaba acostumbrado a vivir con el riesgo. Alrededor o en el interior del parque habían empezado cada uno de los conflictos que han castigado al Congo en la guerra civil más sangrienta de África; más de seis millones de muertos en 20 años.

BUKIMA, VIRUNGA NATIONAL PARK, EASTERN CONGO - JULY 2007: Emmanuel De Merode, director of conservation group Wildlife Direct, stands with Congolese Conservation Rangers over the body of a murdered female Mountain Gorilla, July 2007 in the Democratic Republic of Congo. This female was one of 7 highly endangered mountain gorillas who were mysteriously killed that day in one of the biggest killings of an endangered primate in over 30 years. (Photo by Brent Stirton/Getty Images.)

De Merode observa el cadáver de una gorila en 2007. Toda una familia de gorilas fue asesinada. Está casado con Louise Leakey y tienen dos hijas. Ellas viven en Nairobi, Kenia. «Tenerlas lejos -dice- es lo más duro de todo»

Los impactos los notó enseguida. Cuatro balas se alojaron en sus piernas y su estómago. Alguien le disparaba con la clara intención de matarlo; alguien quería que su trabajo llegara a su fin.

Virunga es el primer Parque de África y, probablemente, el más importante. Un total de 7800 kilómetros cuadrados de selvas, sabanas, ríos, lagos y montañas que albergan la mayor biodiversidad del continente. Desde que en 1925 el rey Alberto I de Bélgica lo fundara dándole el nombre de Parque Nacional Alberto, el territorio ha sido tan famoso por su naturaleza como por sus tensiones. Pero los problemas graves empezaron con el genocidio ruandés de 1994. Más de un millón de refugiados entraron en el Parque Nacional desde el país vecino creando una enorme presión para su vida salvaje. Y no solo los refugiados. Los ‘señores de la guerra’ vieron el increíble negocio de su riqueza mineral -oro, coltán, diamantes, petróleo, casiterita, uranio y un largo etcétera que atesora el parque- y llegaron para tomar su parte del botín.

conocer, naturaleza, rangers, asesinatos paque nacional virunga, africa, xlsemanal

Cazadores cazados: a este elefante lo han descuartizado para quitarle los colmillos. En los años noventa, la población de elefantes descendió de 3000 a 400; la de hipopótamos, de 27.000 a 350

Y en esta terrible escalada de tensiones la población de gorilas de montaña, la joya de la corona del parque nacional, empezó a descender de forma alarmante. Virunga cuenta con el 20% de la población mundial de gorilas de montaña. Son el mayor atractivo para una industria turística que se dibuja como la mejor alternativa a la viabilidad económica sostenible del parque. En 2007, los miembros de una mafia dedicada a la producción de carbón vegetal mataron a una familia completa de gorilas. El Gobierno del Congo reaccionó y nombró a De Merode director del parque.

Un príncipe en la jungla

De Merode es un príncipe belga nacido en Túnez y educado en Kenia y el Reino Unido, donde estudió Antropología. Cuando en 2008 lo nombraron director del Parque Nacional Virunga, las cosas empezaron a cambiar. La experiencia y los conocimientos de De Merode enfocaron la conservación en el desarrollo de sus comunidades locales y, en paralelo, y tal y como hiciera su suegro, Richard Leakey en Kenia, en entrenar y equipar a los guardas del parque como si de un ejército se tratara: dedicarse a la conservación en territorio de los ‘señores de la guerra’ es en sí una misión bélica.

conocer, naturaleza, rangers, asesinatos paque nacional virunga, africa, xlsemanal

Los rangers detienen a un furtivo y se enfrentan a otros. Los furtivos son controlados muchas veces por mafias

La línea de actuación de De Merode, siempre pensando en aunar conservación y desarrollo sostenible, se basa en el turismo, que supone unos ingresos de más de dos millones de dólares al año. El 30% va directamente a las comunidades locales. El resto de las necesidades del parque las financian la Unión Europea y la Fundación Howard G. Buffet. «Este año nuestro presupuesto es de unos nueve millones de dólares para todas las actividades relacionadas con el parque. El presupuesto ideal sería de once millones. Esperamos alcanzar esta cifra en los dos próximos años».

De Merode no es ingenuo sobre las dificultades del turismo en una zona tan conflictiva. «Estamos obligados a dejar claro que el este del Congo no es un destino seguro». De Merode confía en sus rangers y en «una importante red de inteligencia que facilita que podamos predecir e identificar los problemas antes de que aparezcan. No corremos riesgos innecesarios, lo que significa que a veces tenemos que suspender la llegada de turistas. Pero nuestro historial habla por sí solo. Hemos tenido casi 10.000 visitantes bajo nuestra responsabilidad sin un solo incidente de seguridad».

Trabajo en equipo

Pero mientras De Merode consigue poco a poco sus objetivos, la guerra por la conservación continúa. Y para luchar en ella cuenta con un excepcional equipo de 550 rangers dispuestos a jugarse la vida por el parque y sus animales. «Un ranger en el Parque Nacional Virunga tiene un 44% de posibilidades de sufrir una muerte violenta durante su trabajo, el porcentaje más alto de muertes en servicio de cualquier parque nacional del mundo», denuncia De Merode. En 20 años han muerto 160 rangers. Los tres últimos el pasado 14 de agosto.

El turismo solo es viable bajo estricto control. “No corremos riesgos. Hemos tenido casi 10.000 visitantes sin ningún incidente”

Para el director del parque, sus rangers son una prioridad. «Es importante recalcar que la mayoría de los rangers que han muerto lo han hecho protegiendo a la gente local, no la vida salvaje», aclara. Y con evidente pesar concluye: «La parte más dura de mi trabajo es enterrar a los hombres que me han sido confiados».

Los primeros avances

Los trabajos de De Merode y su gente van dando resultados. La población de gorilas de montaña, de los que apenas quedan 800 en el mundo, se ha cuadruplicado. Los elefantes e hipopótamos incrementan poco a poco sus poblaciones. Los habitantes de la periferia del parque van consiguiendo trabajos, y esos mismos trabajos se convierten en una alternativa para los rebeldes armados. En el último año, el parque ha creado alrededor de 3000 puestos de trabajo, de los que alrededor del 8% han sido para excombatientes. Poco a poco el milagro parece tomar forma.

El parque tiene un gran potencial hidroeléctrico. La energía podría crear hasta 80.000 empleos

«Tenemos el propósito de crear 100.000 puestos de trabajo en el seno de la comunidad hacia 2022. Aún nos queda mucho por hacer», dice De Merode, quien, además de en el turismo, trabaja en la energía. «La cuestión de la energía es interesante. Se trata del segundo pilar que sustenta nuestro crecimiento. Ahora mismo estamos construyendo pequeñas plantas hidroeléctricas independientes. Estas plantas, por sí solas, no crean tantos empleos: el máximo es de unos 50 o 60 empleos por planta. Pero cada megavatio de electricidad que producimos y enviamos a la comunidad supone la creación de entre 800 y 1000 puestos de trabajo porque permite crear negocios. El parque puede generar entre 100 y 120 megavatios en su conjunto, más del doble de la producción en toda Ruanda. Si es así, podemos crear 80.000 empleos».

conocer, naturaleza, rangers, asesinatos paque nacional virunga, africa, xlsemanal

En Rumangabo, la zona operativa del Parque de Virunga, está el orfanato de gorilas de Senkwekwe Mountain. Allí van a parar los gorilas cuando sus progenitores son asesinados por los furtivos

Un mes y medio después del atentado que casi acaba con su vida, De Merode volvió a ocupar su puesto en el parque. Su título nobiliario, del que nunca hace ostentación, ha sido retocado por los locales que ahora lo apodan El Príncipe de los Gorilas. Una fuerza interior parece empujarlo a seguir con esta interminable contienda por salvar el parque, como si sus paisajes, sus animales, su gente, sus rangers le hubieran hechizado para siempre. «Vine para estar tres meses como biólogo e investigador, pero sigo aquí. Esta región te hace su prisionero».