Los científicos estudian el comportamiento colectivo animal para mejorar el humano. Por Francisco J. Alonso

Las caravanas de hormigas no forman atascos, al contrario que nuestros coches en la carretera. La clave, según un estudio de la Universidad Paul Sabatier (Francia), radica en la coordinación simultánea de movimientos -cuando una gira, las de alrededor también lo hacen casi a la vez- y una capacidad de organización que les permite sobrevivir en circunstancias adversas.

Y menos mal que actúan así, ya que su importancia en el mundo es crucial. Hasta nuestra vida depende de ellas: si una plaga las extinguiera, el desequilibrio en los ecosistemas produciría un caos global como el provocado por el gran meteorito que extinguió los dinosaurios hace 65 millones de años. Comparar sus colonias con nuestras ciudades resulta aleccionador.

Orden y concierto

ORIENTACIÓN

Las hormigas, según un estudio de la Universidad de Princeton (EE.UU.), marcan la ruta que siguen mediante feromonas que segregan y dejan por donde pasan para reforzar la elección de esa trayectoria a sus congéneres. Los humanos apenas dejamos huellas.

PÁNICO

Científicos de las Universidades de La Habana (Cuba) y Oslo (Noruega) han averiguado que, en situaciones de pánico, las hormigas pueden escapar por dos puertas de manera simétrica y ordenada. Pero, si el miedo aumenta, todas van por la misma puerta, como las personas en las estampidas en estadios y conciertos.

 ARQUITECTURA

Especialistas de la Universidad de Nantes (Francia) ya saben cómo las hormigas, o sus “primas” las termitas, logran construir sus colonias, sin la menor conciencia global ni órgano director, levantándolas con el trabajo individual basado en información e interacciones locales. Algunos arquitectos copian ya hasta sus sistemas de ventilación.

ESPECIALIZACIÓN

El trabajo en equipo es la clave del éxito. Las hormigas se dividen en obreras, exploradoras, luchadoras, cuidadoras de larvas, etc. Funcionan como un único organismo, con una reina que hace de aparato reproductor, con larvas que serían como una casta digestiva; las recolectoras, el sistema circulatorio; las soldado, el sistema inmune, etc.