Parece un caballito responsable que retira el bastoncillo de los oídos para tirarlo a la basura. Por Fátima Uribarri

En realidad hace lo habitual: los caballitos de mar navegan en las corrientes marinas agarrando con su cola prensible objetos flotantes, normalmente algas. Pero los residuos invaden de tal manera el arrecife de la isla Sumbawa, en Indonesia, que los caballitos se aferran a lo que hay: plásticos. Los expertos auguran que en 2050 habrá en los océanos más plástico que peces. Esta imagen, finalista del Wildlife Photojournalist Award, da fe de la gravedad de la situación.