Si las sandías cuadradas ya le parecieron una rareza, espere a ver lo que le propone Fruit Mould… Por L. G. 

una empresa china que fabrica moldes para cultivar frutas y verduras con formas variopintas. Las de arriba son las peras baby buda, pero hay manzanas corazón, pepinos estrella y hasta calabazas con la forma de la cabeza de Trump. El ‘invento’ sigue el modelo del diseñador japonés Tomoyuki Ono, quien en 1978 patentó el dispositivo plástico (una especie de celdilla) que hace que las sandías adopten la forma cuadrada a medida que crecen. Aquella apuesta tenía que ver con el ahorro de espacio, algo que los japoneses valoran mucho. Lo de los chinos es por diversión.