No tiene músculos. Se compone de una masa gelatinosa de baja densidad que le permite flotar sobre el fondo del mar sin gastar energía. Por Fátima Uribarri

Cuando lo pescan, el pez gota (Psychrolutes marcidus) se desparrama y se le forma esa especie de nariz. Vive entre las costas de Australia y Tasmania. Y es todo un campeón: ha sido elegido el animal más feo del mundo por la Sociedad para la Conservación de Animales Feos, un organismo que vela por la salvación de las especies más repulsivas del planeta. La rata topo desnuda y el también narigudo elefante marino le siguen en la clasificación de animales poco agraciados.