Las temperaturas extremas han provocado situaciones insólitas también en el reino animal. Por Fátima Uribarri

El oleaje, las inundaciones, las nevadas y las bajas temperaturas han sido de tal calibre en la Costa Este de Estados Unidos y en Canadá que se ha acuñado un nuevo término: ‘ciclón bomba’. Este huracán glaciar ha congelado el mar, ha acabado con la vida de 22 personas, ha cerrado aeropuertos, ha colapsado ciudades y ha congelado tiburones y petrificado reptiles. ¡Incluso ha habido que rescatar a pingüinos! Se han batido récords: en el monte Washington, en Massachusetts, por ejemplo, se
han registrado -36 ºC, un frío solo superado, cuando se registró, por lo marcado en una remota estación meteorológica de la remota Siberia.

Pingüinos rescatados

pinguinos Calcary conocer naturaleza

Cuando la sensación térmica, agudizada del zoo de Calgary (Canadá) colocó a un grupo de pingüinos rey -entre ellos, una cría de cinco meses- en un recinto ‘calentado’ a -25 ºC.

Tiburones congelados en el Atlántico

Los habitantes de Cape Cod, en la Costa Este de Estados Unidos, han podido caminar por las aguas heladas del Atlántico. Han vivido días gélidos con temperaturas de hasta -22 ºC. Las han sufrido incluso los tiburones. se han encontrado hasta cuatro ejemplares congelados de la especie ‘azotador’; tan duros estaban que hubo que esperar para poder practicarles la autopsia.

‘Lluvia’ de iguanas en Miami

Caían de los árboles tiesas y pétreas. Los ciudadanos que las recogieron se llevaron un buen susto cuando las iguanas aparentemente muertas por congelación despertaron con el calorcito de la calefacción. estaban aletargadas. En su hábitat natural las temperaturas no bajan de los 15 ºC, no están habituadas a la ola de frío que llegó a Florida.