Pablo mueve la cabeza de un lado a otro. Acto seguido, alarga el brazo y coge un reloj. «¡Joder!», exclama. Se entiende su sorpresa. Pablo es ciego. Pero las gafas Eyesynth le permiten interpretar el espacio

No, no le devuelven la visión, pero sus dos cámaras 3D convierten la información espacial y visual en sonidos. no son palabras, sino un sonido abstracto que el córtex aprende a interpretar fácilmente y lo asocia a determinadas distancias.

Un invento nacido en Castellón, mucho más efectivo que un bastón.

PARA SABER MÁS

Más información en www.eyesynth.com.

Daniel Méndez