Ariel Rot. Buenos Aires, 1960. Soy guitarrista, cantante, compositor y productor. Cuando tenía 16 años, vine con mi familia a España. Formé parte del grupo Tequila y, luego, de Los Rodríguez. ‘La manada’ es mi último disco. Por Virgnia Drake. Fotografía: Javier Ocaña

XLSemanal. Aunque pasen mil años, siempre será recordado por Tequila.

Ariel Rot. Tequila y Los Rodríguez duraron poco -seis años cada uno-, pero fueron mis picos de popularidad, aunque debía compartirlos… [ríe].

XL. Cuentan que, en ambos grupos, terminaron como el rosario de la aurora.

A.R. Y cómo terminó ese rosario?

XL. ¡Pues fatal!

A.R. Entonces, tampoco fue para tanto; bueno, algunos sí. Si tienes amigos músicos, hacer un trabajo con ellos es lo ideal. Pero también es normal que los grupos acaben separándose.

XL. Qué le queda de los viejos rockeros?

A.R. Arrugas, achaques, dolores de espalda, muchos kilómetros recorridos… Los viejos rockeros están viejos.

XL. Sexo, droga y rock’n roll ya es historia?

A.R. ¡No! Pero cada cosa por separado. Las tres cosas a la vez ya es imposible.

XL. Se queja de lo poco que va la gente a los conciertos de rock.

A.R. Cuando es gratis, van muchos; cuando hay que pagar, van muy pocos.

XL. Y cuando Fito and; Fitipaldis llena hasta la bandera los llama «manada borreguil».

A.R. Con todos mis respetos, la crítica no es a Fito, sino a un público manipulado que consume lo que le dicen; y que, para sentirse cool, tiene que ir a uno o dos conciertos al año y contarlo luego en una barbacoa en su urbanización.

XL. Quiénes van a sus conciertos?

A.R. Los que son muy cool [ríe]. Lo digo con todo el respeto hacia mis colegas, que no tienen la culpa.

XL. Quién la tiene?

A.R. Los medios y la gente que come lo que les dan en la mano, en vez de ser un poco más gourmets y hacerse su menú.

XL. Por cierto, hace un par de años fue telonero de los Rolling Stones.

A.R. Lo era Leiva y me invitó a tocar un tema, pero fue una experiencia agridulce. te maltratan bastante. Siendo tan grandes, qué necesidad tienen?

XL. Los Rolling lo maltrataron?

A.R. Ellos directamente no. su equipo. No te dejan verlos ni presenciar la prueba de sonido; te echan del estadio hasta que acaban; luego, te dan dos minutos para que pruebes tú. Fue un poco frustrante.

XL. Y eso que usted aprendió a tocar la guitarra escuchando a Keith Richards.

A.R. Sí, y que me maltratase Keith personalmente me encantaría [ríe]. Yo me dediqué a esto el día que vi a los Rolling Stones en una película. Entonces decidí que quería ser un rolling. Y digamos que, de una manera más low cost, lo he conseguido.

Quién dijo resaca?

A bloody mary cocktail sitting on a rustic wooden bar.

A bloody mary cocktail sitting on a rustic wooden bar.

«Los domingos. un sándwich de huevo revuelto con cangrejo y aguacate y un Bloody Mary. Entre semana. un café con galletas integrales de fibra o de canela».