La actriz Aura Garrido nos guía por ‘El Ministerio del Tiempo’ en un recorrido privilegiado a lo largo del cual abrimos las puertas de tres décadas fascinantes en el mundo de la belleza. Una visita que hacemos para celebrar el 80 aniversario de Lancôme.

Cuando se sepa que hay un Ministerio del Tiempo, saldremos hasta en los dominicales , aseguraba durante un capítulo el responsable de la institución gubernamental secreta que da nombre a la serie más mordaz de TVE. Y aquí estamos. Aura Garrido, la actriz que interpreta a la jefa de la patrulla del Tiempo; y Roberto Siguero, national make up artist de Lancôme, una marca que ha perfeccionado la belleza femenina durante los últimos 80 años. Una mezcla perfecta de ingenio y arte con las brochas que nos llevará a recorrer los tres estilos que más han marcado el mundo del maquillaje durante el último siglo.

XLSemanal. Velar por que la historia de España no cambie y proteger así nuestro presente . ¿En serio? ¿Con la que está cayendo?Aura Garrido. Sí, pero había que evitar males mayores [ríe]. Si hubiéramos cambiado algo de otra época, podría haber sido peor. Nunca sabes cuáles van a ser las consecuencias. XL. Pero una escapadita al inicio de la crisis tampoco le hubiera costado tanto a su ministerio A.G. El problema es que no sabíamos exactamente en qué momento empezó todo [ríe].XL. ¿Cree, como dice Punset, que cualquier tiempo pasado fue peor ?A.G. Sin duda. Y, como mujer, ya ni te cuento. Rodando esta serie me he dado cuenta de lo mucho que aprieta un corsé. Ha habido épocas terribles para las mujeres y, por mucho que estudies o que leas, hasta que no sientes eso en tu propio cuerpo no entiendes muchas cosas. XL. Hay puertas que mejor no abrir A.G. Totalmente. De repente, te pones un corsé del siglo XVIII y te das cuenta de cómo vivían esas mujeres. Durante una prueba de vestuario se me cortó un estornudo. Es muy fuerte. No puedes correr ni agacharte. Se limita tu capacidad de acción. Solo puedes estarte quieta, intentado respirar, sonreír y pedir, por favor, que te acerquen lo que necesites. XL. Y usted, como mujer ‘viajada’ en el tiempo que es, ¿a qué época le gustaría trasladarse?A.G. Me divierten los ochenta, pero me quedo en el presente. Cuanto más grababa, más cómoda me sentía en mis vaqueros. Todavía nos queda mucho por hacer a las mujeres, pero esto para mí ha sido un aprendizaje. XL. Incluso ha habido un beso entre dos chicas y se habla de la regla En prime time

A.G. [Ríe]. Eso es precisamente lo que más me gustó de la serie cuando leí el guion. Generalmente, los papeles femeninos son muy limitados y dependen de una trama amorosa, pero en esta serie no. Mi personaje es la jefa de la brigada del ministerio y tiene trama propia, personal y profesional. Además, se tratan de manera natural temas como la sexualidad femenina. XL. ¿Será esta una de las claves para que haya tantos ‘ministéricos’ pidiendo ya una segunda temporada?A.G. Yo creo que sí. Además, para evolucionar hay que arriesgar. Es necesario que en la televisión se vayan introduciendo opciones diferentes. La gente estaba deseando que llegara una serie fresca, llena de referentes a otros productos de ciencia ficción como Terminator o Regreso al futuro. XL. ¿Lo mejor que ha leído sobre la serie en las redes sociales?A.G. Como los ministerios funcionan por oposiciones, en Twitter nos preguntaban si habíamos viajado al pasado para soplarnos a nosotros mismos las preguntas, porque nadie entendía que fuera tan fácil entrar. XL. Chistes referenciales, mucho guiño pop y poca crítica demoledora.A.G. Es verdad, no ha habido muchas. Lo duro viene cuando haces algo con todo tu esfuerzo y la respuesta es solo colmillo y machete sin ningún tipo de empatía y respeto por nuestro trabajo. XL. A usted incluso la han llegado a criticar por la elección de un vestido. A.G. Es que, a veces, es excesivo. Yo no soy modelo y me parece que se sobredimensiona el papel de las actrices en la moda. Entiendo que debo arreglarme para las alfombras rojas, pero mi trabajo es otro. En un mundo utópico, me gustaría que se me valorase por mi carrera, no por lo mona que voy.XL. Y eso que a usted le gusta mucho la moda A.G. Por supuesto, pero como forma de expresión de la personalidad. Me aburre ir igual que todo el mundo. Me fascinan los diseñadores que crean una performance en la pasarela, como las puestas en escena que hacían Alexander McQueen o Galliano. XL. ¿Le pasa lo mismo con el maquillaje?A.G. Ahí arriesgo menos. De todos los looks que he probado, el que más me gusta es el de los años cincuenta porque favorece las facciones de una mujer, pero en realidad yo me maquillo muy poco. Algún corrector de ojeras, rímel y algo de colorete. XL. ¿Cuál es el mejor truco que le han enseñado los maquilladores?A.G. Sobre todo a manejar los iluminadores, que son la clave para un rostro muy natural. Los utilizo en la cuenca del ojo hacia la nariz y en la zona ‘T’ hacia la frente. También en la barbilla y justo encima del labio.

‘Look retro’ Años 50Para conseguir este estilo, Roberto Siguero national make up artist de Lancôme recomienda empezar con un maquillaje mate para conseguir ese efecto aterciopelado tan propio de la época . Es importante también aplicar un iluminador en el lagrimal y en la parte alta de la ceja para conseguir mayor apertura en la mirada. Por último, Siguero aconseja dibujar los labios con un perfilador y rellenarlos con ese mismo lápiz antes de aplicar el labial .

Vestido, de Dolores Promesas; y PENDIENTES, de Teria Yabar.

‘Look pastel’ Años 60La llegada de la era pop impone una actitud mucho más juvenil y triunfa el estilo Twiggy. Roberto Siguero nos da las claves. Es una década de protagonismo de las pestañas, incluidas las postizas, y del eye-liner. Además, es la primera vez que aparecen los labiales rosas y naranjas . Para trazar la raya del ojo, el maquillador aconseja dibujarla primero con un lápiz negro como guía, ya que se puede borrar si nos equivocamos, y después aplicar el eye-liner líquido de larga duración por encima como si se tratara de seguir una línea de puntos.

vestido, de Miriam Ocariz; y PENDIENTES, de Teria Yabar.

‘Look rockero’ Años 80Expansión económica, consumismo y material girls. Los ochenta llegan cargados de volumen y exageración. La mirada se endurece con cejas gruesas, sombras muy fuertes y pómulos con ángulos muy rasgados. Es la década del triunfo del color asegura el make up artist de Lancôme. La banana del ojo (la sombra más oscura que se traza en el pliegue del párpado y la parte inferior y que tiene forma de uve) se traza de forma muy exagerada con colores morados, azules o rosas. Triunfa también el colorete en forma de cuchillo . Para conseguirlo, Siguero apunta. Hay que difuminar el blush hacia la frente y fundirlo con la sombra de ojos .

chaqueta, de María Escoté; y COLLAR de cadenas, de Teria Yabar.

Los básicos para cada estilo

‘Look retro’1. Perfilador del contorno de labios con pincel Contour Pro. Asegura una duración excepcional a la barra de labios. 24,60 . 2. Maquillaje fluido en esponja Miracle Cushion. Ofrece frescor, hidratación, cobertura modulable y protección solar. 38 . Todo es de Lancôme.

‘Look pastel’1. Máscara de pestañas Grandiôse. 35,50 . Consigue una curvatura espectacular. 2. Activador de juventud Advanced Génifique. Repara y activa 10 signos clínicamente medibles que caracterizan una piel joven. 82 . 3. Eye-liner líquido Artliner, para una mirada intensa. 37 . Todo es de Lancôme.

‘Look rockero’1. Blush en polvo de larga duración con efecto segunda piel Blush Subtil. Aporta un resplandor natural y duradero. 46,50 . 2. Sombra de ojos Hypnôse Star Eyes Palette, de tonos elegantes para alargar y delinear la mirada de manera sencilla. 57 . Todo es de Lancôme.

Estilista José Herrera. Asistente de estilista Virginia Balsera, peluquería Manu Fernández de Cool, para Lancôme

Maquillaje Roberto Siguero peluquería Manu Fernández