A punto de cumplir los 40, la modelo que deslumbró al mundo con sus espectaculares piernas cambia las pasarelas por el parqué. su empresa ADK acaba de salir a Bolsa. Mientras triunfa en los negocios, en lo personal trata de superar su divorcio del exmadridista Karembeu.

Desfiló para Victorias Secret, fue chica Wonderbra y estuvo entre las top model más consentidas de los años 90, pero ahora Adriana Karembeu se ha convertido en una gran empresaria. A punto de cumplir 40 años y separada del ex jugador de fútbol Christian Karembeu, la modelo eslovaca ha sabido aprovechar su experiencia para crear una línea de cosméticos y convertirse en mánager de una cadena de spas con sede en Francia. Y es que, aunque sus 1,26 metros de piernas la sitúan a una altura superior a la media, Adriana tiene los pies en el suelo y lo que mejor se le da es desfilar por el parqué. Mi empresa AKD ha entrado en Bolsa y nuestros productos se venden ya en 21 países , asegura, orgullosa, mientras se presenta como la nueva imagen de la depiladora Braun Silp-épil 7 en Madrid. Medidas perfectas, cerebro para los negocios y, por si todo esto fuera poco, a la mujer considerada como la más sexy del mundo en 2006 también le gusta el fútbol. Es madrina de la selección francesa de fútbol femenino y de vez en cuando se calza las botas y salta al terreno de juego. No es que se me dé muy bien, pero me divierto , confiesa. Y, aunque Adriana se emociona hablando de fútbol, el gesto cambia cuando escucha el nombre de Christian, el hombre con el que ha compartido los últimos 15 años de su vida y del que tomó el apellido. üXLSemanal. ¿Cómo debo dirigirme a usted tras su divorcio de Christian Karembeu? ¿Volverá a ser Adriana Sklenarikova?Adriana Karembeu. De momento prefiero que me llames solo Adriana. XL. Tiene usted a toda la prensa del corazón revolucionada tras el anuncio de la separación A.K. Lo sé, pero es algo inevitable. Éramos una pareja pública y estuvimos juntos 15 años. Yo intento quitarle toda la importancia que puedo, pero es complicado.XL. ¿Cree que alguna vez podrá hacer una entrevista sin que le preguntemos por Karembeu?A.K. Todavía no me siento preparada para hablar tranquilamente de mi relación, pero tampoco quiero que la gente lo olvide.XL. He leído que ha buscado refugio en Eslovaquia para pasar más tiempo con su madre. ¿Qué consejo le da ella para afrontar su nueva vida?A.K. En realidad la que le da consejos a ella soy yo [se ríe]. Tiene 62 años y, aunque no es muy mayor, yo soy bastante protectora. Últimamente he notado que han cambiado los papeles y ahora la que se comporta como una madre soy yo. Ella no está muy acostumbrada a viajar y, cuando hacemos alguna escapada, no paro de agobiarla con preguntas. ¿Has cogido el bolso? ¿Llevas el teléfono? .XL. ¿Y no está harta?A.K. Sí, me dice que lo que necesito es un bebé [se ríe]. XL. ¿Y usted qué opina?A.K. Tengo esa tendencia a proteger a todo el mundo que me rodea, no puedo evitarlo, así que entiendo que mi madre insista en que aproveche esa capacidad, tenga un niño y así deje en paz a los demás. Ese es el principal consejo que me da. XL. Después de triunfar como modelo, ahora la vemos convertida en empresaria. ¿Cómo va su negocio? ¿Ha notado mucho la crisis?A.K. Hemos tenido un gran éxito en el mercado. Creamos la línea de cosméticos hace seis años y ahora los productos están disponibles en centros de belleza de 21 países. Creo que era inteligente aprovechar mi experiencia en el mundo de la moda para crear una marca y que las mujeres pudieran asociar mi nombre a unos productos basados en principios activos muy eficaces. Además, estamos gestionando varios spas y en diciembre pensamos lanzar una línea de productos para bebés y otra deportiva. XL. Empresaria, modelo y, además, embajadora de la Cruz Roja en Francia. ¿Qué la mueve a la hora de elegir un proyecto solidario?A.K. Elegí la Cruz Roja porque estudié Medicina durante tres años y puedo comprender muy bien todo lo que rodea a esta organización. No me comprometo con actividades que no conozco. XL. ¿Han conseguido buenos resultados con su imagen?A.K. Sí. Es una pena, pero hoy en día los famosos tenemos un gran poder de comunicación, así que ¿por qué no utilizarlo para fines solidarios? La gente joven conecta mucho mejor con alguien que han visto en la tele. Se trata de captar la atención del público para una buena causa. XL. Ha sido usted jurado en la versión francesa del concurso Supermodelo. ¿Qué recomendaciones les daba a los jóvenes que participaban? A.K. Les decía que deben disfrutar con lo que hacen, porque a veces da la impresión de que están sufriendo. También es muy importante que vean la moda como una profesión, ya que puede parecer que esto no es un negocio serio y sí lo es. Deben creer en lo que hacen y estructurar sus propias carreras. XL. ¿Los advertía sobre los peligros de su profesión?A.K. Sí, y también hablábamos con sus padres, para que se dieran cuenta de dónde se están metiendo sus hijos. En la mayoría de los casos, los modelos están mucho tiempo fuera de casa y es bueno que sus padres sepan exactamente lo que hacen y cómo es la vida diaria en esta profesión. XL. Pero luego habrá una parte divertida, claro A.K. Sí, es un mundo estupendo. Viajas mucho, vas a los destinos más bonitos del mundo y, en realidad, te piden poco [se ríe]. En ocasiones pasas calor, frío o tienes que madrugar, pero hay otros trabajos muchísimo peores. Eres joven y lo único que puedo aconsejar es que se disfrute con lo que uno hace.XL. En el cine rodó un par de películas, pero no ha vuelto a aceptar ningún proyecto. ¿No le interesa?A.K. En verdad hice dos y media [se ríe]. La verdad es que me encantaría hacer más cine, pero no he tenido buenas propuestas. Siempre me han ofrecido papeles de niña bonita, que he tenido que rechazar. Trabajar en el cine es maravilloso, me encanta, es como un juego. Tienes 12 años de nuevo. Está muy bien, pero no va a ser mi segunda carrera. No quiero decir que se me diera mal, pero no me apasiona. XL. Y con una vida tan ajetreada, todavía le queda tiempo para ser embajadora del fútbol femenino en Francia. ¿Era forofa antes de conocer a Karembeu?A.K. No, realmente yo era la fan número uno de mi marido. Lo quería mucho y lo he seguido por todo el mundo por su trabajo como jugador. Luego, la afición desapareció un poco cuando dejó de jugar. Pero eso me ha servido para poder defender bien el fútbol femenino, porque conozco este mundo, sé cómo funciona. XL. ¿Qué cree que se puede hacer para que el fútbol femenino cobre más importancia?A.K. Comunicación y comunicación. Tenemos que hablar de ello para captar la atención del público. Por otra parte, hay muchos tabús sobre el fútbol femenino porque los padres piensan que las mujeres que juegan son muy masculinas y no es verdad. Otro de los problemas es que todavía no hay suficientes mujeres, ni como jugadoras ni como árbitras. Yo no soy una jugadora profesional, pero sí juego de vez en cuando como hobby.XL. ¿Y qué tal se le da?A.K. Me he hecho una herida en el dedo jugando al fútbol por culpa de un pelotazo. Pero no se me da bien, la verdad, mi hermana es mucho mejor. Aunque lo importante es participar, pasarlo bien. Corres mucho y gastas mucha energía. Es muy buen ejercicio . Cuando juego los sábados por la mañana, luego estoy muerta durante todo el día. XL. ¿Practica algún otro deporte?A.K. Lo intento, pero no me gusta. Bueno, no es que lo odie. Me encanta caminar y puedo hacerlo durante horas. Si voy al gimnasio, suelo hacer cinta, bici o máquinas para reforzar un poco los músculos, pero me gustaría hacer algo más. XL. Pero sabemos que también baila A.K. Sí, pero soy muy mala Lo dices porque participé en un concurso de baile en la televisión francesa. ¿Tenéis algo parecido en España?XL. Sí, se llama Mira quién baila, y en ese plató hemos visto de todo A.K. [Se ríe]. Pues yo era terrible. Fue una experiencia maravillosa y me encanta bailar, pero no sé hacerlo. Admiro muchísimo a la gente que baila, porque no me había dado cuenta de lo difícil que es hasta que me puse a practicarlo. Creo que ahora voy a hacer el mismo concurso en Eslovaquia, dentro de dos o tres meses. A ver qué tal se me da. Eso sí, luego se te queda un cuerpo estupendo. Me toco los abdominales y digo. ¡Qué maravilla! XL. ¿Contribuye el baile para lucir unas piernas como las suyas o hay algún truco mágico? A.K. Mi último secreto es Braun Silk-épil 7 Doble Acción. Es una depiladora maravillosa porque lleva a cabo dos acciones al mismo tiempo. depilar y exfoliar. Esto consigue que las piernas se queden muy sedosas y que la depilación dure más tiempo. Otra de sus ventajas es que se puede utilizar debajo del agua sin cables, así que te puedes depilar mientras te estás duchando. Es muy rápido. XL. ¿Y algún otro consejo para mantener esas piernas o es solo cuestión de genética?A.K. Bueno, es cierto que yo heredé las piernas de mi padre. Lo importante es estar activa, sobre todo con el paso de los años, porque antes era mucho más fácil. También me encantan los masajes, pero no planteados como un gran placer, sino para activar la circulación. n

Piernas a medida

n Adriana Karembeu ha sido elegida para presentar la nueva Braun Silk-épil 7 Doble Acción, que combina depilación y exfoliación. Además, está diseñada para poder utilizarla dentro del agua, lo que te permite eliminar el vello y obtener una piel más sedosa mientras te duchas. La nueva Silk-épil cuenta con una nueva tecnología Non-Slip, conun agarre antideslizante y con un nuevo soporte con base para dejarla cargando.

Vestido negro,

de Wolford. Camisa blanca, de Marella. Sandalias, de Jimmy Choo. Cinturón blanco, de Azzedine Alaia para Just One.

Mujer empresaria.

Adriana (de 1,80 metros de altura y con unas piernas que miden más de 126 centímetros), recién divorciada de Christian Karembeu, triunfa con sus negocios de belleza.

Vestido, de Maje. Sandalias, de Jimmy Choo. Pulseras, de Folli Follie.

Fotografía. David MatellanesEstilismo. José HerreraMaquillaje y peluquería. Juan Pacheco