Nací en Valencia hace 29 años. Allí estudié Químicas hasta que, en cuarto, decidí abandonar la carrera para jugar profesionalmente a las cartas. Acabo de publicar Poker on-line. los secretos del mejor jugador.

XLSemanal. ¿Es usted millonario? 

Raúl Mestre. [Sonríe]. No respondo a esta pregunta. Esta me la salto.

XL. Pero sí que ha ganado una ´pasta´.

R.M. Pues sí. No voy a negarlo. Me ha ido muy bien jugando al póker on-line.

XL. Va a trabajar en chándal y vive en un ático alquilado. ¿Qué es usted entonces, un milloneurista?

R.M. [Carcajada]. Me gusta la expresión. En realidad soy así. Tengo un coche normalito y no hago ostentación. No me hace feliz tener cosas de más.

XL. ¿Con qué cara le digo yo ahora a mi hijo que deje de jugar con el ordenador y se ponga a estudiar?

R.M. [Sonríe]. ¡Hombre, hará bien tu hijo en saber algo de informática!

XL. Y empezó con 80 euros. ¿Cuándo vio que el póker era un chollo?

R.M. En cuarto de carrera. Pero tanto como un chollo Me levantaba a jugar a las 5 de la mañana y me lo he tenido que tomar muy en serio.

XL. ¿Cómo se lo tomaron sus padres?

R.M. Mal, claro. Que tu hijo te diga que deja Químicas para jugar al póker on-line no creo que le guste a nadie.

XL. ¿Cualquiera puede hacer lo mismo si lee su libro y se aplica un poco? 

R.M. No, es difícil. Pero cualquiera que estudie y se lo tome en serio puede ganar mucho dinero.

XL. ¿Cuántos de los 60.000 alumnos de su academia on-line se han retirado? 

R.M. Todos los que llegan a los niveles más altos se podrían retirar en 5 años. Ahora, en esos niveles, hay 150.

XL. Va a resultar que en el póker on-line la suerte no tiene que ver.

R.M. Muy poquito, sí. Lo que tiene que ver es la disciplina, el estudio y tener siempre tu ego bajo control.

XL. Algo negativo habrá. ¿O no?

R.M. No socializas igual que en la mesa del casino. Pero las comunidades de póker son superactivas y puedes hablar con mucha gente interesada en esto.

XL. ¿Y cómo se le han dado las nosebleeds (´partidas de ricachones´)? 

R.M. Ahí me he divertido menos, por la tensión. Lo hice como promoción. Es donde descubres que algunos como Bill Gates, jugando al póker, no son más que unos pobres pardillos.

XL. ¿Le queda tiempo para hobbies?

R.M. Sí, para alguno que otro. Jugar al baloncesto o al fútbol, leer y la cocina.

XL. ¿Su secreto de la paella?

R.M. Coger el punto del arroz. Lo de hacerlas bien en Valencia y mal fuera es leyenda. Se hacen bien en cualquier sitio. Pero si hablamos de paella valenciana, prohibido el pimiento.

“Escalera” de color.   No desayuno mucho. A primera hora no me entra nada más allá de un poco de fruta. Eso sí, a mediodía soy capaz de comerme cualquier cosa .