El niño solo tenía cinco meses, pero su muerte marcó para siempre la vida del actor. a Robert Redford nunca le ha gustado hablar de sí mismo. Sin embargo, este año ha cumplido 75 y está dispuesto a echar la vista atrás. Lo demuestra en esta entrevista, donde rescata los mejores y peores recuerdos de su juventud. /

Su cabellera rojiza está despeinada; la sonrisa, brillante. Sus rasgos se le han suavizado con la edad ?su piel se ha curtido? ero el magnetismo de Robert Redford aún electrifica.Este año, Redford ha cumplido 75. ¡Gracias por recordármelo! , responde sarcásticamente cuando se lo menciono. Cuando Jane Fonda, que es muy amiga mía, cumplió 40, me mandó una nota. Por favor, ven a la celebración de mis 40 años. Le contesté diciendo. ¡Cuando cumplí 40, me escondí!. Vemos el tema de la edad de forma muy diferente . Sin embargo, Robert Redford está exultante. Cuando envejeces, aprendes ciertas lecciones de vida. Aplicas esa sabiduría y de repente dices. Oye, esto es un nuevo incentivo para vivir. ¡Adelante! .Nos sentamos en una de las mesas de un aula de la Universidad de Santa Fe. Redford pide ensalada, agua y café para almorzar. ¿Te importa si robo algo de tu plato? , pregunta. Sonríe y dice. ¿Qué puedo contarte? . Y empieza. Cuando entré en el mundo del espectáculo, tenía la inocente idea de que dejaría que mi trabajo hablara por mí. Nunca estuve interesado en hablar de mí mismo , dice Redford. Sin embargo, estamos en una época diferente, y los famosos están de moda. Yo también podría entrar en ese juego, pero poco a poco .Parece que Redford se siente más cómodo al hablar de su vida, aunque le espanta que se refieran a él como una leyenda viviente . ¡Eso realmente me molesta! dice. ¿Significa que me van a hacer una estatua de bronce? ¡Uf! ¡Aún no he terminado, amigos! .Charles Robert Redford, de ascendencia inglesa, escocesa e irlandesa, creció como hijo único en un vecindario hispano en Santa Mónica. Su padre, Charles, trabajaba como repartidor de leche. Uno de sus primeros recuerdos se remonta al colegio, a finales de la Segunda Guerra Mundial. Esta tenebrosa tendencia a cuestionar a los judíos comenzó a sentirse en nuestra escuela , evoca Redford. Yo no sabía qué era un judío. Pero de pronto la gente susurraba sobre quién lo era y quién no. Un día Lois Levinson, una amiga mía muy inteligente, se levantó durante la clase y dijo. Mi nombre es Lois Levinson. Soy judía y estoy muy orgullosa de serlo. La clase se quedó boquiabierta .Esa noche, a la hora de cenar, Redford le comentó a su padre lo que había pasado y le preguntó. ¿Qué soy yo? Si ella es judía, ¿yo qué soy? . Tú eres judío, y debes estar orgulloso , le dijo. El niño corrió a su cuarto, llorando. Pensé. Estoy perdido , se ríe ahora Redford. Escuché que mi madre le decía. Charlie, haz el favor de ir y explicarle. Mi padre entró en mi cuarto y me dio una lección. Me mostró lo injusto que era lo que estaba pasando. Dijo. Todos somos iguales . Esas palabras lo marcaron. Cada vez que veía gente tratada de forma injusta por cuestiones de raza, credo o cualquier otra razón, me irritaba , afirma Redford. Atleta nato, capitaneó los equipos de fútbol americano y béisbol de su escuela. Nunca fui un buen alumno. Me tuvieron que arrastrar para que entrara en preescolar. Me era difícil sentarme a atender. Yo quería salir, que me educaran la experiencia y la aventura, pero no sabía cómo expresarlo .Finalizó la escuela secundaria a trancas y barrancas, y coqueteó con los problemas. Meterme en líos con amigos, rozar el límite, robar tapacubos por 16 dólares era mi válvula de escape. Para mi familia y los profesores era un tipo que estaba perdiendo su vida. Tenía problemas con las normas de comportamiento. Me ponían nervioso .Sin embargo, gracias a su habilidad con los deportes obtuvo una beca de béisbol para la Universidad de Colorado, que perdió, según dicen, debido a la bebida. En parte fue así , admite. Después de un año, la dirección de la escuela le pidió que no regresara. Al mismo tiempo su madre, Martha, fallecía, a los 40 años. Tuvo una septicemia tras el parto de las dos mellizas, que murieron al nacer. Yo tenía diez años , dice en voz baja. Su propio nacimiento fue difícil, y los médicos le aconsejaron a su madre no tener más hijos. Ella quería tanto una familia que se volvió a quedar embarazada . Su muerte fue un duro golpe. Me parecía tan injusto. Pero, extrañamente, su muerte también me liberó, me permitió volar solo, algo que quería hacer desde hacía mucho tiempo .üCuando ahorró lo suficiente, Redford viajó a dedo hasta Nueva York y se fue a Francia. Siempre le había gustado dibujar y decidió ser artista. En Europa dibujaba con tiza sobre las aceras, y la gente le daba dinero , cuenta Duane Byrge, una crítica cinematográfica de Hollywood Reporter que ha seguido la trayectoria de Redford durante décadas. Redford pasó 18 meses en Europa, donde, asegura, logré madurar . Llegó a París en los 50, sin conocer el idioma ni la cultura, y vivió entre un grupo de estudiantes políticamente activos. Cuestionaban mis ideas políticas, ¡que no existían! Corrían por las calles para protestar, así que me uní a ellos. Eso amplió la visión de mi país. Cuando volví, me cuestioné algunas cosas y empecé cierto activismo .Con apenas 20 años, Redford volvió a Los Ángeles y conoció a Lola Van Wagenen, una estudiante de 17 años de Utah. Una reina de la belleza de origen mormón con la que se casó a los 21 años de edad. Él estaba pasando una mala racha cuando se conocieron. deprimido por la muerte de su madre, bebía más de la cuenta y lo mismo podía hacer trizas un decorado cinematográfico que ser detenido por allanamiento de morada en Beverly Hills. En 1958 se escaparon a Las Vegas, contrajeron matrimonio y se mudaron a Nueva York, donde se inscribieron en una escuela de arte. Al final comprendí que me estaba pasando muchísimo de vueltas , asegura ahora. Mi inclinación siempre fue la de pasarme de vueltas. Pero un día me dije que, de seguir así, iba a acabar muy mal. Y decidí cambiar de vida . Por recomendación de un profesor se cambió a la Academia de Arte Dramático. Nunca había imaginado ser actor. Mi idea era tener una formación integral en el mundo arte para volver a Europa y pintar . Pero en aquella academia su vida cambió drásticamente. Algo me hizo caer en la cuenta

dice. Comencé a ver todo con claridad .Empezó a interpretar papeles menores, todo parecía haberse encarrilado cuando, de pronto, se vino abajo. Él y Van Wagener tuvieron un hijo, en 1959, que falleció a los cinco meses del síndrome de muerte súbita. Fue muy duro comenta Redford. Éramos muy jóvenes. Yo tenía mi primer trabajo teatral, en el que no ganaba mucho. No sabíamos nada sobre ese síndrome. Lo único que piensas es que has hecho algo mal. Como padre, tiendes a culparte. Eso produce una herida que nunca se cura por completo .Él y Van Wagenen tuvieron dos hijos más. Shauna, que hoy tiene 50 años y es artista, y James, de 48, guionista y director. Ocho años más tarde la pareja tuvo a Amy, que se dedica a la actuación. üHoy, Redford es abuelo de siete nietos y considera que su familia es precisamente su mayor logro. De pequeño, me consideraban un irresponsable. Yo creo que eso me hizo desarrollar una fuerte necesidad de demostrar que sí era capaz, que tenía la cabeza en su sitio. Tenía arraigado ese anticuado concepto de que debes velar por tu familia .La carrera artística de Redford levantó vuelo en 1969 con el estreno de Dos hombres y un destino. Desde entonces hasta 1985 protagonizó unas 15 películas, incluidas El candidato, Todos los hombres del presidente y Memorias de África. A partir de los 80 comenzó a dirigir y producir. Con Gente corriente, su debut como director, ganó un Oscar. En la película exploraba crudamente la dinámica de una familia que está sobrellevando la muerte de un hijo.En 1985, él y Lola terminaron por separarse. Y entonces viví ocho años de de libertad , indica Redford. Nuestro hombre vivió dos relaciones consecutivas, con la actriz brasileña de telenovelas Sonia Braga y con la diseñadora de ropas Kathy ORear. Los amigos dicen que esta última relación fue importante, pero terminó en lágrimas. Para fomentar la producción cinematográfica independiente y cultivar el talento, Redford fundó el Instituto Sundance en 1981; que se ha hecho mundialmente famoso. Le pregunto a Redford cómo cree que ha llevado la fama. Lo hice de la manera que quise contesta. Sentí que si uno era lo suficientemente afortunado para tener éxito, debería atesorarlo, pero nunca creérselo, porque tiene un lado endemoniado .Redford ahora comparte su vida con la pintora alemana Sibylle Szaggars, de 53 años, a quien conoció en Sundance a finales de los 90 y con quien se casó en 2009. Es una persona muy especial dice tocándose el anillo de oro. Es más joven que yo y europea, lo que me agrada y me renueva la vida completamente . Monto a caballo, esquío, juego bastante al tenis continúa Redford. Todavía tengo energía. Cuando se empiece a apagar, puedo comenzar a pensar en la edad . Mientras tanto, le quedan muchas cosas por hacer. n

La familia, su mayor logroRedford con Lola, su primera esposa, con la que estuvo casado entre 1959 y 1985, y sus dos hijos mayores, Shauna y James.

Una infancia complicadaEl pequeño Bob, como lo llaman sus amigos,en una imagen escolar. Nunca fui un buen alumno. Me costaba sentarme a escuchar , recuerda.

Comienzos artísticosUn joven y atractivo Robert Redford, en 1977, a los 40 años, cuando había participado en la serie de televisión Predators.

Cinco claves para entender a Robert

1.LA FALTA DE PUNTUALIDADTiene fama de absoluto impuntual. Su amigo Paul Newman cierta vez se lo reprochó de forma indirecta regalándole un cojín con la leyenda bordada. La puntualidad es la más sana de las costumbres , pero Redford no le hizo caso. Y fue una suerte. el 11 de septiembre de 2001, Redford tenía billete reservado en el vuelo 93, pero al final perdió el avión.

2.EL COLOR DE SU PELOEl tono rojizo de su cabello nada tiene que ver con el rubio de su juventud. Todo el mundo da por sentado que se tiñe, pero él lo niega. No tengo la culpa de que mi pelo no se vuelva gris , protesta. Sus propios hijos le hacen bromas. El otro día íbamos en coche y Amy, mi hija menor, va y le suelta a Billy. ?Billy, ¿por qué no le dices a papá que deje de teñirse ya??. ?¿Cómo??, dije yo. Y ellos. ?Venga, papá, sabemos que te tiñes ?. ?Chavales, nada de eso?, contesté. He tenido que convencer hasta a mis hijos .

3.MEDIOAMBIENTE. UNA OBSESIÓN En su hogar de Utah hace un frío polar, pero Redford mantiene su casa a unas gélidas temperaturas interiores, y todo por su inquietud por el medioambiente. Redford gusta de llevar una vida dura, como un pionero de la frontera.

4.LA VIEJA RIVALIDADRedford siempre batallaba con sus coprotagonistas femeninas para disfrutar de la mejor iluminación y los mejores ángulos de cámara. Glenn Close, en su momento, se quejó de que durante el rodaje de El mejor las maquilladoras y peluqueras empleaban más tiempo en acicalarlo a él que a ella o a Kim Basinger, aunque el ejemplo más conocido es su disputa con Barbra Streisand durante la filmación de Tal como éramos. según se dice, ambos insistían por igual en ser fotografiados desde la derecha

5. SU ESPOSA Y SU BODABylle, de 54 años, su segunda esposa, es 20 años más joven que él. Se conocieron en Sundance en 1995 y se casaron en 2009. Según explica, la credibilidad de una mujer en mi país está en función de su estado civil. Empecé a darme cuenta de que, si salíamos juntos, la gente no le prestaba mucha atención ni le hacía mucho caso, lo que era molesto para los dos. Era una cuestión de dignidad personal. Me dije que, si nos casábamos, la gente la miraría con más respeto .

Un buen deportistaDe joven destacó en el deporte escolar, sobre todo jugando al béisbol. Ahora monto a caballo, esquío y practico tenis , afirma.