La fundadora de la firma de cosméticos que lleva su nombre recibe a “XLSemanal” en París para celebrar el vigésimo aniversario de su primer labial. Defensora del “look” natural, la empresaria estadounidense nos cuenta las claves de su éxito personal y profesional.

A pesar de llamarse Bobbi Brown, ser una de las maquilladoras profesionales más solicitadas del mundo y dar nombre a una firma de maquillaje, ella es la antidiva. Natural, divertida y sonriente, Bobbi Brown ha sabido trasladar su mejor arma, la naturalidad, a sus creaciones; lo cual nos gusta a la mayoría de las integrantes del sexo femenino. estar más guapas, sí, pero sin que se nos note mucho.La cita fue en París y el motivo, el vigésimo aniversario de la creación de su primeros labiales. El encuentro, en la tienda que Bobbi Brown tiene en Le Marais, una de las zonas más fashion de la capital gala. Nos espera en el piso de arriba. Besos, risas y a trabajar. Todo muy informal , como dice Bobbi. Empecé por culpa de mi madre , comenta entre risas. O mejor, gracias a ella. Cuando en mi primer año en la universidad le dije que pensaba abandonar porque no tenía claro qué hacer con mi vida, me preguntó qué quería hacer. Jugar con el maquillaje, le dije. Y así comencé la carrera de maquilladora profesional . Nada más graduarse se fue a Nueva York, y en esta ciudad comenzó a trabajar. Pronto lo hizo con los grandes fotógrafos y las mejores modelos. Hasta que un día decidió crear una barra de labios. La que no existía y ella quería, diferente a las que había tenido entre manos hasta ese momento. Estaba embarazada de su primer hijo. Tenía claro cómo la quería, y en una sesión de fotos se lo conté a un químico. sin olor, densa y cremosa, ni grasa ni seca y que al aplicarla parecieran los mismos labios, pero mejorados. Y fue así como nació la barra de labios Brown Lip Color n. 4 . Pero, siendo consciente de que no a todas las mujeres les gustan los tonos neutros, pensó en diez amigas suyas, en los colores que les iban bien y creó diez barras de labios. Con la idea de que pudieran mezclarse entre sí y así conseguir el color adecuado para cada una . Planeaban vender cien barras el primer mes; vendieron cien el primer día. Desde entonces hasta ahora esta mujer, felizmente casada y madre de tres hijos varones, ha sabido compaginar perfectamente su vida familiar con su gran empresa. Es cuestión de prioridad. Lo más importante para mí es mi familia, y todo lo demás lo adapto en torno a ella. Sin ningún tipo de duda .A la pregunta de cómo se siente en casa, rodeada de hombres y sin una mujer, contesta entre risas. Muy bien porque así no tengo que hablar de trabajo. A ellos no les interesa el maquillaje ni la ropa, solo una buena cena . Pero confiesa que se lo pasa fenomenal con Kim, la novia de su hijo Dylan, con la que sí comparte confidencias. Ella es la que opina cuando me visto y me dice. You are so good, you are so good. Adoro tener una chica a mi alrededor . Está claro. Además, Kim que trabaja en la oficina de Bobbi en Nueva York ha sido una de las modelos elegidas para realizar la sesión de fotos que el famoso fotógrafo americano Bruce Weber ha hecho para celebrar el vigésimo aniversario de la firma. Amigo y colega de Bobbi, entre los dos eligieron a amigas suyas que representaban a la sociedad actual. Desde modelos, con hijas incluidas, hasta una activista o una filántropa; adolescentes o mujeres maduras. En el universo de Bobbi no hay excepciones. Me encanta trabajar para todo el mundo, pasear por la calle para coger ideas. Analizo la piel de las mujeres con las que me cruzo y pienso lo que les iría bien. Mi mente no para .Y así es. Porque más tarde confiesa que a veces sueña con colores, con productos. Después cierra los ojos e imagina cómo hacerlos. Cuando por fin los ve, comienza un largo trabajo. Hay que hacerlos realidad, que sean interesantes y, sobre todo, que sirvan para que una mujer se pueda sentir mejor. Es un reto y a mí me encantan los retos . Apasionada, íntegra y muy trabajadora, Bobbi piensa que para triunfar hay que confiar en los instintos. Ella lo ha hecho y ha sabido mantener la integridad de su empresa. Nunca ha lanzado un producto por lo que marque el mercado. Lo hace pensando en lo que necesitan las mujeres. Y lo ha calcado. Los datos hablan por sí solos. Bobbi Brown Cosmetics vende a nivel mundial 200.000.000 productos al año, 550.000 al día y 40 por minuto. Entre ellos, su producto fetiche. el kit corrector de ojeras. Cada minuto se venden más de tres correctores y precorrectores. Corregir ojeras es uno de los problemas que más preocupan a las mujeres. El corrector es el secreto del universo, como yo lo llamo. Bastan dos pasos para cubrir las ojeras. el primero es aplicar el precorrector con el tono adecuado a la piel; a continuación, el corrector, formulado con pigmentación amarilla para dar claridad a la mirada y unificar el tono con el resto del rostro .¿Otro producto estrella? Long-Wear Gel Eyeliner, el más vendido a nivel mundial y del que se compra una unidad por minuto. Cifras increíbles que suman y siguen. Porque esta mujer ha sabido entender perfectamente el concepto de belleza que nos gusta a la mayoría. La belleza para ella es universal y no importa de qué lugar del mundo sea una mujer. Al final, todas buscan lo mismo. ser ellas mismas, solo que un poco más guapas y seguras de sí mismas. Entre sus trucos de maquillaje, además del imprescindible corrector, hay que tener una barra de labios natural que se pueda aplicar sin mirarse al espejo y un colorete, la manera más rápida de conseguir tener buena cara. Pero lo más importante es aceptarse y ser uno mismo. A determinada edad, todo menos convertirte en una barbie global. En vez de ver tus defectos y lo que no te gusta, mira lo bueno. Olvídate del tamaño o la forma de uno de tus rasgos. Y vive el presente. Perdemos mucha energía intentando volver a ser como éramos en el pasado . Cuenta, muerta de risa, que su madre la regaña por su aspecto demasiado natural para ella porque son totalmente opuestas, como suele ser entre madres e hijas. Ella es superglamurosa . Afirma que el estilo se aprende, no se nace con él, que jamás pensó llegar a ser una business woman y que ante la crisis hay que pensar rápido, hacer un esfuerzo, buscar la manera de afrontarla y trabajar duro. Por último, se confiesa fiel defensora de las líneas de expresión. Hay que usar la palabra vivir, en lugar de envejecer . Lo dice ella, que ya ha pasado los 50. Está espléndida.

Los imprescindibles de Bobbi

Entre los básicos que se encuentran en el kit de maquillaje de Bobbi Brown están. Foundation Brush, la brocha para base de maquillaje (37 ); el iluminador Shimmer Brick Compact (44 ); Blush, el colorete disponible en 19 tonos (27 ); el corrector en crema y los polvos Concelear Kit (33 ); la barra de labios Lip Color (25 ) de larga duración; y la base de maquillaje en barra Foundation Stick (38 ).